Viajar

El hombre que dio la vuelta al mundo en su velero en 1492 días

Enrique Fenollosa, de 47 años, cumplió su sueño de la infancia. Lo estará contando en Bogotá.

El hombre que recorrió el mundo en un velero

Enrique Fenollosa es ingeniero de telecomunicaciones de profesión, pero le apasiona el mar.

Foto:

aventuraoceanica.es

09 de junio 2018 , 12:36 a.m.

Con su velero blanco, unos cuantos amigos y poca comida, Enrique Fenollosa, a quien sus amigos llaman 'Kike', recorrió el mundo en 1492 días. Durante cuatro años anduvo por aguas de todas las latitudes, unas conocidas y otras misteriosas. A pesar de fuertes olas, vientos despiadados y varias dificultades con su barco, logró su gran sueño: navegar por el mundo en un velero.

Bahari, como se llama el barco de 14,3 metros de eslora (largo) y 4,6 metros de manga (ancho), tocó las aguas por primera vez en octubre de 2009. Tras cuatro años de reunir dinero y buscar patrocinadores, Kike zarpó aquel mes en Valencia, España, su ciudad natal.

Su recorrido comenzó por el mar Mediterráneo, luego por el océano Atlántico y después por el mar Caribe. Bajó por toda la franja oriental de Sudamérica hasta el Cabo de Hornos, luego siguió por varias islas del océano Pacífico, donde estuvo en Papúa Nueva Guinea, Micronesia, Filipinas, Indonesia, hasta llegar al océano Índico y bordear el sur de África, por el cabo Buena Esperanza, para después volver a Valencia.

'El Everest de los mares', como llaman los marineros a Cabo de Hornos, fue la zona más difícil de navegar, cuenta Kike. Aunque seleccionó las épocas del año en las que se dan las mejores condiciones para afrontar el desafío que supone bordear esta zona, el velero se enfrentó con vientos violentos que casi lo destruyen.

Junto con su tripulación, Enrique afrontó muchos más momentos difíciles que por poco echan a perder la travesía. "El mar te da momentos duros y otros placenteros",  dice este aventurero que afirma haber pasado por un incendio en el interior del velero, por el rompimiento del mástil y por el choque de su barco contra unas rocas en los arrecifes de Fiji.

Pese a las leyendas y mitos que rodean cada paraje del recorrido, Kike logró salir adelante. Según él, fueron más lo momentos buenos que los malos. Gracias a esta travesía, Enrique logró ver lugares que muy pocos han visto. Pudo ser el espectador de varias lluvias de estrellas que solamente se ven en cielos despejados, logró observar los arrecifes iluminando las aguas de colores extraños por las noches y todo tipo de animales. Dice que pudo ser testigo de sitios tan recónditos a los que la mano del ser humano todavía no ha llegado. 

Además de ver fenómenos naturales que solamente se pueden contemplar en alta mar y animales como medusas, corales, caballos de mar, tortugas y ballenas, Fenollosa también pudo compartir con tribus en lugares remotos que le dejaron varias lecciones de vida como la sencillez y la austeridad.

Fenollosa

Velero Bahari

Foto:

Instagram: @kikefenollosa

Fenollosa

Fotografía tomada por Fenollosa en su travesía.

Foto:

Instagram: @kikefenollosa

Fenollosa

Foto tomada desde el velero.

Foto:

Instagram: @kikefenollosa

Fenollosa

Foto tomada en Islas Hermit, Papúa Nueva Guinea.

Foto:

Instagram: @kikefenollosa

Fenollosa

Islas Wayag, Indonesia.

Foto:

Instagram: @kikefenollosa

Fenollosa

El delfín iluminado en las Islas Salomon.

Foto:

Instagram: @kikefenollosa

Kike, el ingeniero amante del mar

Enrique Fenollosa es ingeniero de telecomunicaciones y amante de los mares. Desde su infancia, este hombre de 47 años, ha sentido pasión por el mar y los deportes acuáticos.

Patrón de embarcaciones desde 1988 y buceador desde 1992, Kike participó durante muchos años en organismos de rescate y salvamento marítimo. Gran parte del tiempo que le permite su actividad profesional lo ha dedicado a la navegación a vela, una actividad inseparable de su vida.

A través de charlas motivacionales, 'coaching', redes sociales o la colaboración con ONGs, disfruta compartiendo las lecciones aprendidas en la travesía que terminó en diciembre de 2013, cuando volvió a tocar puerto en Valencia.

La travesía convertida en exposición

Fenollosa usa la experiencia de su travesía para animar a jóvenes de Bogotá a cumplir sus sueños. Por medio de la Fundación Laudes Infantis, Kike les enseña que si se trabaja con disciplina y pasión se pueden cumplir todo tipo de anhelo. 

Con el fin de recaudar fondos para apoyar los procesos educativos de jóvenes de los sectores de Ciudad Bolívar, Usme y San Cristóbal Sur, Kike estará presente en la exposición 'Sueños que inspiran', promovida por el centro comercial Palatino y la Fundación Laudes Infantis.

Este sábado 9 de junio, a las 5:00 de la tarde, el navegante estará en Palatino contando las aventuras y desventuras que ha vivido en el mundo marino, y en especial durante la expedición.

Además, los bogotanos podrán ver allí, del 8 al 11 de junio, 36 fotografías en distintos formatos alusivas a la expedición a bordo del velero Bahari.

La gente se puede llevar las imágenes que se exponen a cambio de una donación para la campaña. Cualquier persona puede donar desde $10.000 pesos por una postal, hasta $145.000 por un retablo de 70x50.

ANDREA HERNÁNDEZ BACCA
Redactora de ELTIEMPO.COM

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA