Viajar

El Corral de la Morería, 60 años de historias inolvidables y flamenco

Salvador Dalí, Los Beatles y Frank Sinatra son algunas de las figuras que han pasado por este lugar.

El Corral de la Morería, 60 años de historias inolvidables y flamenco

El tablao es considerado la 'catedral del flamenco'.

Foto:

Archivo particular

23 de febrero 2017 , 02:17 a.m.

El cantante Frank Sinatra sabía que allí podía encontrar a Ava Gardner, su amor, quien había caído prendada de más de un torero en España durante la temporada de rodajes, que la llevaron a un país que adoraba porque lo consideraba igual que ella: caprichoso, violento, pasional.

Así que el intérprete de 'A mi manera' se asomó por la puerta del famoso tablao El Corral de la Morería y, en efecto, la vio con Luis Miguel Dominguín, apuesto y encantador matador, que la tenía encantada. Sinatra la llamó hacia el vestíbulo. Discutieron. Y él terminó dándole una cachetada, que hoy en día habría sacudido a todas las organizaciones feministas.

La anécdota la cuenta Blanca del Rey, bailaora y esposa del fundador del tablao más famoso y antiguo del mundo, El Corral de la Morería, que ya alcanza los 60 años. Y es solo uno de centenares de episodios que han tenido lugar en un sitio visitado por actores, políticos, toreros… En fin, por famosos y anónimos de todo el mundo.

Salvador Dalí, genial y surrealista, llegó un día con una pantera viva. “Mi esposo le explicó que no podía entrar así, que la gente sentiría pánico”, dice Del Rey. Y él entendió. “Era su aparición teatral”, explica. Luego Dalí regresó solo. Era un cliente asiduo. Una noche una señora le pidió que le pintara un dibujo en una servilleta. Así lo hizo y cuando terminó le dijo: “Son treinta millones de pesetas”. La mujer le recriminó tan alto precio, dado que lo había realizado en segundos. “Sí, pero es toda una vida de trabajo”, contestó él.

La pantera de Dalí no ha sido el único animal en la historia de El Corral de la Morería. El escultor y pintor Francisco Otero Besteiro llevaba un mico vestido de frac, al que sentaba a la mesa con cubiertos y servilleta.

Los Beatles también eran asiduos del tablao. “John Lennon se enamoró de la guitarra española flamenca y uno de los músicos le enseñó a tocarla aquí”, cuenta Del Rey.

El tablao fue testigo del entusiasmo del expresidente norteamericano Ronald Reagan, que se lanzó a improvisar su propio zapateado.

En el tablao no solo ha habido coqueteos con el flamenco. Ha sido cuna de romances apasionados, como el del sha de Persia y Farah Diba. “El sha estaba sentado con Zoraya y llegó ella, que estaba de viaje de fin de carrera con algunos compañeros”, cuenta Del Rey. “Cuando lo vio, le pidió a mi marido que le presentara a su emperador y él lo hizo. Al año se casaron”.

La lista de los visitantes famosos es tan larga como variada: Rock Hudson, Tina Turner, Sandokán, Ursula Andress, Kim Basinger, Helena Rubisntein, Jacques Cousteau, Gina Lollobrigida, Federico Fellini, Jack Lemmon, Sofía Loren, Alfredo Kraus, Alain Delon, Pablo Picasso, María Callas, Óscar de la Renta, Omar Sharif, Robert y Edward Kennedy, Ingrid Bergman, Jimmy Carter, Nicole Kidman, Sigourney Weaver y Jessica Parker son algunos de ellos y lucen en fotos en las paredes.

El Corral de la Morería, 60 años de historias inolvidables y flamenco

El presidente de EE.UU. Ronald Reagan sucumbió en el Corral al encanto flamenco. Archivo particular

Foto:

El presidente de EE.UU. Ronald Reagan sucumbió en el Corral al encanto flamenco. Archivo particular

América Latina también ha estado presente. El paso de Carlos Menem, entonces presidente de Argentina, se recuerda porque invitó a los presentes a una ronda de champaña. Y Colombia está representada por Fernando Botero, que dejó el dibujo de un hombre; “El Corral de la Morería”, escribió arriba, a manera de título.

Catedral del flamenco

Los mejores bailaores y cantaores del mundo se han presentado aquí. De hecho, hacerlo constituye una especie de diploma, de confirmación de su valor.

Paco de Lucía lanzó en el Corral sus primeros discos. Isabel Pantoja dio tímidos pasos artísticos y entonó canciones cuando apenas comenzaba. Por aquí han pasado maestros como Antonio Gades, La Chunga, Los del Río, El Cigala y Mario Amaya. No se trata, pues, de un tablao más. Es, como se le conoce, ‘la catedral del flamenco’.
Blanca Del Rey es quien se encarga del baile y la música. “Mi madre es el corazón del tablao”, dice su hijo Armando.

“Mi hermano y yo, la cabeza”, agrega. “Tenerla a ella es como haberse ganado la lotería: viaja, habla, escoge, acuerda, crea…”. En diciembre pasado obtuvo la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, la más alta distinción española en la materia. Fue un reconocimiento a una vida al flamenco.

Historia de un amor

Blanca Ávila llegó a Madrid cuando tenía 14 años. “Era apenas una niña y no puedo decir que haya sentido un flechazo por el que sería mi marido”, cuenta sobre su aparición en el tablao de Manuel del Rey. “Más tarde, en mi cumpleaños, su padre me regaló un tocadiscos y él, un disco de tangos. Una de las canciones que contenía era El día que me quieras, de Carlos Gardel. Se trataba de un declaración encubierta, de la que no me di cuenta”, dice.

Don Manuel, como se le conoce, tuvo que hablar con la madre de la niña, en vista de que su indirecta no había surtido efecto. Ella le pidió que fuese despacio; le preocupaba la diferencia de edad. Todo se precipitó cuando Blanca recibió una oferta para irse a Hollywood. Tuvo que escoger y la vida alrededor del tablao tuvo más fuerza que las luces de cine de Los Angeles.

Se casaron en 1965, cuando él tenía 47 años y ella 19. Desde entonces Blanca se ha dedicado al Corral de la Morería. Don Manuel lo había fundado donde quedaba un viejo corral de vacas en la calle de la Morería (llamada así por ser el último reducto en Madrid de moros o árabes). Se lo compró a la familia del Duque de Alba y lo acondicionó con paredes blancas y baldosas rojas. Sencillo. Autóctono.

El principio no fue fácil. Al cabo de un par de años contrató a Pastora Imperio, la bailaora más famosa de la época. Con su arte y carisma conquistó al público y lo más selecto de la sociedad convirtió al Corral en su lugar predilecto.

Don Manuel murió en 2006, antes de las bodas de oro de su tablao. Blanca y sus dos hijos se encargan de seguir con el legado. “Toma muchas horas y dedicación, pero lo hacemos con gusto porque es nuestra vida”, dice Armando.

El Corral de la Morería, 60 años de historias inolvidables y flamenco

Hasta los integrantes de Kiss han cambiado el rock por el flamenco en el Corral de la Morería.

Foto:

Archivo particular

Conjugación en presente

El Tablao de la Morería brilla todavía con esplendor porque sus dueños se encargan de tenerlo al día. Los españoles siguen acudiendo y se mezclan con personas de todo el mundo.

Ahora hace parte también de la revolución gastronómica de la ciudad. Desde hace seis meses una estrella Michelin se suma a las estrellas del baile: se trata del chef David García, que tomó las riendas culinarias y ofrece unos platos maravillosos. Versiones contemporáneas con remolacha y bacalao, pastas de calamares, merluza, pichón en su mínima y concentrada versión, helado de ruibarbo con aire de champaña, pastel de manzana…

Para atender al público, que tiende a ser exigente, hay 80 empleados. Solo cierran en Nochebuena. Y por lo general hay que apuntarse con anticipación.

“Ofrecemos un espectáculo de máximo nivel con gastronomía de máximo nivel”, resume Armando del Rey. “Lo hacemos en el mundo actual sin perder la esencia, la identidad o el espíritu”, agrega Blanca.

Saben que tienen que estar a la altura de las circunstancias, pues el flamenco aún tiene futuro. “Mucho más de lo que estamos viviendo.”Hay mucha pasión entre los jóvenes y se ven personas de todo el mundo dedicadas. En los rincones más lejanos se abren escuelas de flamenco”, dice Blanca Del Rey.

Por eso El Corral de la Morería está preparado para lo que viene. Aunque ya no asistan personas vestidas de largo y frac, sigue siendo un lugar favorito entre españoles y turistas, de anónimos y famosos. Las fotos, anécdotas, firmas y recuerdos se apilan en cajas guardadas en un cuarto y están próximos a salir, porque serán material de un libro especial, editado con motivo del aniversario. Si las paredes de El Corral de la Morería pudieran hacerlo, se expresarían con puro cante jondo.

Si usted va...

El Corral de la Morería se encuentra en pleno centro histórico de Madrid, junto a la catedral de la Almudena.

Los espectáculos de flamenco con cena están disponibles desde las 6:30 y hasta las 9:55 p. m.
Cada media hora hacen un nuevo espectáculo.

Los comensales
encuentran platos a partir de 37,50 euros, aprox. La entrada tiene un costo extra de unos 50 euros.

Las entradas se venden de forma anticipada. Reserve a través de www.corraldelamoreria.com/

JUANITA SAMPER
Corresponsal de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA