Viajar

A 'puebliar' al estilo francés

Más allá de París, una guía para explorar Francia y su costa. Ruta medieval en el sur de la Bretaña.

Francia

Un lugar de hombres marineros y mujeres que gestionaban el territorio.

Foto:

Natalia Gómez

01 de marzo 2017 , 06:29 p.m.

Con más de 36.000 comunas (desde caseríos hasta ciudades), Francia es la meca de los pueblitos, las iglesias, los caminos empedrados y los castillos. Y recorrerlos es el plan perfecto para conocer la esencia de este país.Una de las regiones ideales para tomar el volante y empezar es el sur de la Bretaña, península al noroeste de Francia con una fuerte identidad cultural y de tradición pesquera. Josselin, Locronan, Concarneau y Pont Aven son algunos sitios de este recorrido, llenos de historia, gastronomía y arquitectura medieval.

La capital de la región, Rennes, se encuentra a solo cuatro horas de ruta de París o a dos horas en tren. De ahí se parte hacia Josselin, a 81 kilómetros. La vía de acceso pasa junto a un río, el canal de Nantes, que abraza un castillo de hace cerca de mil años y lleva el mismo nombre del pueblo. Erigido en el siglo XI, ha sido construido y reconstruido varias veces. Las guerras contra Inglaterra en el Medioevo, las religiosas y las de Secesión del pueblo bretón para liberarse de Francia lo moldearon hasta dejar una fortaleza de cuatro torres.

Hecho en piedra y granito, recoge varios estilos arquitectónicos: un costado de la fachada es medieval, mientras que el otro –esculpido en el siglo XVI– refleja el estilo gótico del Renacimiento bretón. Dentro, donde las fotos no son permitidas, se impone el neogótico de finales del siglo XIX. Aún habitado por los herederos de Rohan, la primera planta fue adaptada para recibir a los turistas. En el recorrido se conocen obras de arte y lujosos muebles. Fuera del castillo está el Museo de Muñecas y Juguetes, donde se exhiben más de 5.000 piezas. Pero es el mercado de los sábados el que se roba el protagonismo de Josselin. Entre las 7:30 de la mañana y el mediodía, los productores locales llenan las calles de carnes, frutas y legumbres, también pan, miel fresca, charcutería fina, quesos con varios niveles de maduración, vinos, ropa y hasta platos calientes.

La ‘cité’ de los pintores

A una hora está Pont-Aven, ‘la cité de los pintores’, con sus molinos de agua, sus flores silvestres y sus casas al borde del estuario del río Aven. Gracias al pintor posimpresionista Paul Gauguin, este pueblito de 3.000 habitantes se hizo conocido. Él retrató a los habitantes, en especial a las bretonas en su traje típico: un vestido negro con bordados de flores coloridas, delantal blanco y, en la cabeza, una cofia decorada con encajes.

El placer de Pont Aven está, además de las galerías de arte que inundan la ciudad, en recorrerla a pie y atravesar las cadenas de puentes de madera que atraviesan el río. No hay que dejar de probar las galettes, que no son otra cosa que crepes, su producto gastronómico más conocido.

Vivir la vida del marinero

Tomando de nuevo la ruta, hacia el occidente, está el puerto de Concarneau, ciudad pesquera de costas rocosas. Con más de 20.000 habitantes, está llena de rincones pintorescos para recorrer a pie. Sobresale Ville Close, isla medieval amurallada con caminos de piedra, casas antiguas, restaurantes y tiendas.

Ahí, el Museo de la Pesca exhibe antiguas y modernas herramientas de trabajo, barcos pesqueros a escala y en tamaño real, como el Hémérica, afirmado al muelle y abierto para acercar turistas al mundo de los marineros. En tierra firme hay rincones curiosos como El Marinarium, con su acuario de 120.000 litros, y la capilla de la Cruz, a 15 minutos de caminata por el borde del mar. Dentro hay un navío a escala para proteger a los marineros que se iban durante meses al mar. “Eso explica la sociedad matriarcal bretona. Ellas se quedaban en tierra firme y lidiaban con los problemas del pueblo”, dice una guía. Cuenta la leyenda que Luis XIV, en el siglo XVII, mandó a destruir los campanarios de varias iglesias porque los bretones se negaron a pagar un alza en los impuestos y que, como protesta, las mujeres elevaron a 30 centímetros la altura de sus cofias.La capital de la región, Rennes, se encuentra a solo cuatro horas de ruta de París o a dos horas en tren. De ahí se parte hacia Josselin, a 81 kilómetros. La vía de acceso pasa junto a un río, el canal de Nantes, que abraza un castillo de hace cerca de mil años y lleva el mismo nombre del pueblo. Erigido en el siglo XI, ha sido construido y reconstruido varias veces. Las guerras contra Inglaterra en el Medioevo, las religiosas y las de Secesión del pueblo bretón para liberarse de Francia lo moldearon hasta dejar una fortaleza de cuatro torres.

Hecho en piedra y granito, recoge varios estilos arquitectónicos: un costado de la fachada es medieval, mientras que el otro –esculpido en el siglo XVI– refleja el estilo gótico del Renacimiento bretón. Dentro, donde las fotos no son permitidas, se impone el neogótico de finales del siglo XIX. Aún habitado por los herederos de Rohan, la primera planta fue adaptada para recibir a los turistas. En el recorrido se conocen obras de arte y lujosos muebles. Fuera del castillo está el Museo de Muñecas y Juguetes, donde se exhiben más de 5.000 piezas. Pero es el mercado de los sábados el que se roba el protagonismo de Josselin. Entre las 7:30 de la mañana y el mediodía, los productores locales llenan las calles de carnes, frutas y legumbres, también pan, miel fresca, charcutería fina, quesos con varios niveles de maduración, vinos, ropa y hasta platos calientes.

Catedrales históricas

Quimper, 27 kilómetros al occidente de Concarneau y con 64.000 habitantes, es una de las ciudades emblema de Bretaña. En idioma bretón, único de esta región, su nombre significa “encuentro entre ríos”. Desde el río Odet se ve la catedral de San Corentín. Es una joya gótica del siglo XIII, cuya construcción duró seis siglos y se hizo sobre otros edificios prerromanos y romanos que datan del año 830.

Una de sus peculiaridades es su forma en cruz latina, un poco torcida. Según el guía de la oficina de turismo de Quimper, “algunos dicen que es para evocar la inclinación de la cabeza de Jesús en la cruz, pero la verdad es que el terreno era inestable y no hubo más remedio que desviar parte del edificio”. Su centro histórico, de calles angostas, está bien preservado. Hay cafés, un mercado, boutiques de ropa, joyerías y restaurantes por doquier. Y cerca está el jardín de Locmaria, que aunque es moderno, se creó para retratar el estilo medieval y cristiano de corredores de flores y plantas aromáticas.

El recorrido continúa a 20 minutos de carretera hacia el occidente, hasta el cinematográfico Locronan –Roman Polanski grabó ahí su película Tess–. Ahí se preservan intactas las fachadas medievales de granito gris que en primavera contrastan con las hortensias violetas, borgoña y azules. Su principal atractivo es la iglesia de San Ronan, a la cual se le atribuye el poder de la fertilidad. Fue uno de los templos preferidos de la duquesa Ana de Bretaña, quien, tras ver morir seis de sus bebés, oraba allí, desesperada por dar a luz un hijo sano.

Al ser la única heredera de Bretaña, la monarquía francesa buscó a toda costa sellar matrimonios que ataran el futuro de la península a su reino, todo en contra de la voluntad de la duquesa, que deseaba la independencia bretona. A los 21 años ya se había casado con un emperador y dos reyes que terminaron por anexar la península a Francia, en el siglo XVI.

Misterio neolítico

Una buena manera de terminar el recorrido es devolverse en el tiempo, 125 kilómetros hacia el oriente, o una hora y media de recorrido. Carnac y Locmariaquer, más que pueblos son cúmulos de rocas de todos los tamaños muy alineados. Son a Francia lo que Stonehenge a Inglaterra.

En Carnac hay cerca 4.000 megalitos dispuestos en 11 filas a lo largo de 5 kilómetros, que datan de entre los años 2.000 y 5.000 antes de Cristo, en el periodo neolítico.

Y en Locmariquer hay una enorme roca (Menhir o piedra de pie) de 21 metros y 300 toneladas. Nada explica cómo llegó hasta ahí, en plena Edad de Piedra, pues su composición no corresponde al suelo de la zona donde se encuentra, sino al de otra que está a 10 kilómetros de distancia. Por eso es la piedra más grande jamás desplazada por los humanos. Ahí hay una tumba (Tumulus) de 140 metros y una recámara con una roca horizontal –Dolmen– como techo.

Alianza sin precedentes

Francia está participando en la Vitrina Turística de Anato con una inusual y robusta presencia, gracias al ambicioso programa de cooperación que desarrolla junto con Colombia durante todo el año. En el evento que concluye mañana en Corferias, los visitantes podrán encontrar 12 de las compañías más cercanas a los colombianos, entre ellas Accor, Airbus, L'Oréal y Renault. También estarán delegados de Atout France, la oficina de turismo de Francia, quienes brindarán información sobre las ferias turísticas francesas Rendez Vous y Grand Ski, especializada en deportes de invierno. Francia es el país más visitado del mundo. Cada año llegan hasta allí 85 millones de turistas.

Si usted va...

Francia hace parte del territorio Schengen, y los colombianos no necesitan visa. Eso sí, deben cumplir con los requisitos: tiquete con fecha de regreso, reservas hoteleras, dinero en efectivo.
Informes en www.cancilleria.gov.co.
Air France opera un vuelo directo, diario, entre Bogotá y París.
www.airfrance.com/co.

NATALIA GÓMEZ CARVAJAL
Especial para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA