Salud

Un problema de conocimiento / Opinión

Nuestro sistema carece de información oficial, un hecho inaudito, inexplicable e injustificado.

Hospital en Kennedy

Corresponde a actores claves como el sector salud, las sociedades científicas y las organizaciones universitarias hacer un alto y reflexionar sobre el tema.

Foto:

Carlos Ortega / Archivo EL TIEMPO

29 de abril 2018 , 08:30 p.m.

En Colombia hay un problema de subregistro de cifras de la enfermedad laboral. Fasecolda, gremio de las aseguradoras, tiene la información más consolidada, pero allí no se cuentan todas las personas que no están en el sector formal y además se evidencia una falta de conocimiento de los médicos sobre las patologías ocupacionales. Si nos guiamos por esas cifras, podríamos pensar que estamos en mejores condiciones que Finlandia, Suecia o Estados Unidos en materia de prevención de riesgos del trabajo, pero la realidad es que tenemos una gigantesca ignorancia al respecto.

Es innegable que el sistema de riesgos laborales ha tenido un crecimiento permanente y que su cobertura de un poco más de diez millones de trabajadores es positiva, pero otros diez o doce millones no lo están y forman parte de la fuerza productiva nacional de la cual se desconocen datos concretos en materia de seguridad y salud. Nuestro sistema, de 24 años de existencia, carece de información oficial, un hecho inaudito, inexplicable e injustificado.

Al analizar la relación entre la letalidad entre accidentes de trabajo y la de enfermedades profesionales es de 1 a 6 en el mundo, según la OIT en el 2013. Pero en Colombia el año pasado se ubicó en 120 a una, proporción totalmente inversa en este indicador para nuestro país.

Está demostrado que el accidente de trabajo lleva a la muerte a un promedio de dos trabajadores cada día. Pero la relación con la letalidad de las enfermedades profesionales no puede ser exhibida como el resultado del control total de esta posibilidad, sino que representa la incapacidad nacional para identificar los casos de enfermedades profesionales precozmente, para controlar su avance, o más tardíamente en los casos de patologías de alto costo como es el cáncer ocupacional, que no está siendo detectado y por tal razón no aparece en las reiterada lista de casos de enfermedades profesionales reconocidas.

Esto demuestra la liviana y poco útil tarea desempeñada por colegas que no están en capacidad para detectar casos por inexperiencia, escasa formación o porque son inducidos a desconocerlos. Corresponde a actores claves como el sector salud, las sociedades científicas y las organizaciones universitarias hacer un alto y reflexionar sobre el tema, pues solo a ellos les compete modificar este precario y nada afortunado escenario. Los trabajadores con sus organizaciones sindicales y los empleadores con sus gremios son también responsables de estas situaciones por acción u omisión, al creer que escondiendo los casos ya no existirán.

Sus responsabilidades son enormes y sus compromisos no pueden ser inferiores.

JUAN VICENTE CONDE
Miembro Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA