Salud

90 días como mamá canguro de un bebé prematuro de 6 meses

Testimonio de Laura Vanegas y su hijo Juan Sebastián, quien sobrevivió a un nacimiento anticipado.

Juan Sebastián prematuro

Juan Sebastián en sus primeros meses de vida.

Foto:

Archivo particular

13 de mayo 2018 , 10:25 p.m.

El nacimiento de su bebé y el recuerdo de su primera imagen y su llanto prolongado representan para Laura Vanegas uno de los momentos más emocionantes y a la vez más angustiantes de toda su vida.

Laura tenía 27 años y estaba a tres meses de convertirse en madre primeriza, mientras que Juan Sebastián, su hijo, tenía apenas seis meses de gestación y estaba a 90 días de la fecha estipulada para llegar al mundo.

Pero algo pasó y la fecha se adelantó, enfrentándola con la realidad de ser mamá de un bebé prematuro de seis meses, con las complicaciones médicas que eso supone, particularmente por la posibilidad de que los pulmones de la criatura no estuvieran  suficientemente maduros o desarrollados.

“Cuando mi bebé nació, el doctor lo agarró de sus piecitos y me lo mostró de espaldas… Yo no tuve cabeza ni para preguntar si era niña o niño pues en mi mente solo rezaba y le pedía a Dios que por favor llorara y que lo hiciera muy fuerte para mostrarnos que sus pulmones estaban despegando”, recuerda Laura.

Efectivamente Juan Sebastián lloró y lo hizo tan fuerte que le dio tiempo al doctor de ponerlo por unos pocos segundos sobre el pecho de Laura mientras cortaba el cordón umbilical. “Yo aproveché para ver que era niño, que estaba completico y hasta le alcancé a contar sus deditos”, dice.

Enseguida se lo llevaron para la incubadora, en donde lo conectaron a una máquina de oxígeno y otros aparatos para crear las condiciones necesarias para terminar su desarrollo. Esa máquina en forma de cuna estaba destinada a convertirse en su hogar durante los tres próximos meses.

Pero el buen ojo de un médico pediatra y la determinación de esta madre cambiaron lo que parecía ser una única opción y convirtieron a Laura en una ‘mamá canguro’ que durante 90 días, con sus noches, estuvo literalmente pegada a su hijo terminando de hacer por él lo que la naturaleza no le había permitido.

Hoy Juan Sebastián está próximo a cumplir los 30 años, mide 1,75 de estatura, vive en Buenos Aires y se precia de nunca haber tenido un problema grave de salud. Laura, su mamá, entre tanto, cuenta con orgullo la experiencia que vivió al

lado de su pequeño hijo y que fortaleció aún más los lazos entre esta madre y su hijo.

Un bebé de seis meses está por nacer
Juan Sebastián prematuro

Laura y Juan Sebastián, en una foto reciente.

Foto:

Archivo particular

La historia de Laura como mamá anticipada comenzó en la mañana del domingo 22 de mayo de 1988 cuando un dolor en su vientre la despertó. “Sentí una punzada de un dolor intenso. Pensé que había comido mucho la noche anterior y cuando fui al baño noté que había roto fuente. Salí angustiada y le dije a mi esposo que el bebé iba a nacer".

“Inmediatamente llamé al doctor y aunque él dudó, pues me había revisado hacia tres días, me recibió en su casa y apenas me examinó me dijo que el bebé ya estaba con la cabeza hacia abajo y en posición de salir y que teníamos que irnos para la clínica”, recuerda Laura.

La principal preocupación del doctor era que los pulmones del bebé no estuvieran desarrollados por lo que en cuanto pudo le aplicó a ella una inyección que ayudaría al bebé a estar más preparado para el momento del nacimiento. “De ahí corrimos para el hospital y tras algunas vueltas terminamos en la Clínica Palermo, en donde mi hijo nació al día siguiente”, señaló Laura.

Juan Sebastián Matiz nació por parto natural (inducido) el lunes 23 de mayo de 1988 a las 5 de la tarde con un peso que ni siquiera alcanzaba los 1000 gramos.

“Yo lo vi lindo desde ese día -dice la mamá- pero la verdad es que estaba en posición fetal y no podía enderezarse; estaba cubierto de pelito no solo en su cabeza sino también en su espalda, sus piernas y brazos y no se le había formado el arco natural que tenemos sobre la nariz… Y era, sobre todo, muy pequeñito”.

Tan pequeñito que pasó la primera semana de su vida en una incubadora, en la unidad de neonatos de la clínica Palermo de Bogotá, rodeado de media docena de máquinas iguales pero ocupadas todas por niñas, pues el día de su nacimiento él fue el único varón que la necesitó.

“Durante esa semana solo me dejaban verlo dos horas en la mañana y dos horas en la tarde, y solo podía tocarlo a través de un hueco por el que apenas cabía mi mano. El tiempo se me pasaba muy rápido y yo me iba con el corazón destrozado de dejarlo”, dice Laura.

Laura mamá canguro

Laura, recordando su etapa de mamá canguro.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Mamá canguro y sin descanso

La situación cambió a los ocho días exactos de su nacimiento. “Me llamó un médico pediatra que había visto la evolución de Juan Sebastián y me preguntó si consideraría entrar al programa de ‘mamá canguro’”.

“Yo inmediatamente le dije que sí, pero él insistió en verme en su consultorio al día siguiente para explicarme el programa porque requería de unos compromisos muy demandantes y de un sacrificio tan grande que de pronto en un mes o 15 días ya estuviera cansada".

“Me explicó que tenía que permanecer con el bebé las 24 horas del día, darle de comer cada dos horas una leche especial, llevarle el ritmo de la respiración, darle masajes y estimularlo para que continuara su desarrollo”, cuenta Laura, quien dice que mientras más lo oía más se convencía de que esa era la mejor opción para ellos.

Me explicó que tenía que permanecer con el bebé las 24 horas del día, darle de comer cada dos horas una leche especial, llevarle el ritmo de la respiración, darle masajes y estimularlo

“Nunca lo dudé, pero me angustiaban varias cosas: que el bebé se me cayerá, o que al dormir tan cerquita yo le hiciera daño, o que alguna infección lo atacara al estar fuera del ambiente controlado de la incubadora”, señala.

El médico, sin embargo, le dio todas las indicaciones: el cuarto debía estar impecablemente aseado, con una temperatura ni muy caliente ni muy fría, nadie podía visitarlos, no podía bañarlo, no podía besarlo, no debía cubrirlo demasiado, debía mantenerlo en pañal y la mayor parte del tiempo arropado con sus brazos y en contacto con su piel.

Del consultorio del doctor, Laura salió con la orden para sacar a su bebé de la incubadora y llevarlo directo a la casa de su mamá en donde ya le habían adecuado el cuarto para recibirlo, con cama doble, cojines, pañales y la leche especial que le debían dar.

Así empezó una rutina que duró 90 días en los que Laura se conectó totalmente con Juan Sebastián, a quien ponía en su pecho para mecer en una silla o caminar de un lado a otro de su cuarto. “Dormía prácticamente sentada y le hablaba todo el tiempo. Le decía que yo era su mamá, que él iba a ser un hombre muy grande y que iba a ser mi orgullo”, recuerda.

Además de la mamá de Laura, quien la remplazaba una hora en la mañana, mientras ella se bañaba y desayunaba, una de sus cuñadas le prestó una valiosa e inesperada ayuda al alimentar con leche materna a Juan Sebastián durante algunas semanas, algo que al final también colaboró con su sano crecimiento.

Durante sus meses como ‘mamá canguro’, Laura siempre se mantuvo en comunicación con el médico a quien relataba los progresos de Juan Sebastián, que a los 8 meses ya se movía más, permanecía más tiempo despierto y reaccionaba cuando oía otras voces o escuchaba música.

“Siempre le preguntaba al médico que cómo iba a saber cuándo ya podía dejarlo en su cuna. El doctor me explicó que el bebé solito iba a tomar la decisión y que con sus actos me lo iba a mostrar”. Y así fue como Laura empezó a notar que a ratos el calor del cuerpo de la mamá ya lo cansaba y entonces lo iba dejando por periodos cada vez más largos en su propia cuna o en la cama. Hasta que comenzó a dormir solo en su cuna, a levantar a cabeza, a ganar peso y a empezar una nueva etapa en su vida.

“Lo bañamos por primera vez como a los tres meses de haber nacido y eso fue todo un ritual”, dice Laura. Lo mismo aconteció con la presentación oficial ante la familia y con su bautizo.

Al año de haber nacido, Juan Sebastián ya había alcanzado la curva de peso y estatura normal. A los 4 años su mamá le mostró fotos de sus días en la incubadora y le contó la experiencia por la que habían pasado juntos.

También por esos días se enteraron de una mamá que estaba pasando por una circunstancia similar y que vivía muy angustiada; entonces Laura y Juan Sebastián cogieron su álbum de fotos y se fueron a visitarla. “Yo le conté mi experiencia, pero Juan Sebastián fue el que más la ayudó al mostrarle que ya había crecido y que estaba bien; creo que le ayudamos mucho y tuvimos la oportunidad de compartir con alguien una experiencia que yo siempre recomendaría”, finaliza Laura.

Método Mamá Canguro en Colombia

Según cifras del Ministerio de Salud, en Colombia, el 12 por ciento de los nacimientos son prematuros, lo que significa alrededor de 100.000 niños al año en promedio. Un porcentaje de estos niños más frágiles requiere un cuidado especial que sigue siendo costoso. Una alternativa para ellos es el Método Madre Canguro (MMC) que está basado en:

* La Posición Canguro o contacto piel a piel directo entre el niño y su madre 24 horas al día una vez el niño se encuentre estable.

* La lactancia materna exclusiva si es posible.

* La salida temprana a casa en Posición Canguro con un seguimiento ambulatorio estricto al menos durante su primer año de vida.

El Método Mamá Canguro fue creado en 1978 en Colombia por el doctor Édgar Rey Sanabria, quien dirigía el Hospital Materno Infantil, e inspirado en los canguros desarrolló este método para que los bebés prematuros pudieran seguir desarrollándose con el contacto de la piel de sus mamás.

En el país existe una fundación llamada Mamá Canguro y según datos recuperados en 2014 y guardados en el Archivo General de la Nación, más de 3.000 bebés fueron beneficiados por el método.

TATIANA MUNÉVAR B.
Para EL TIEMPO
En Twitter: @tatimun

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA