Salud

Cascabel, las tortas que le apuestan al arte en Colombia

La pastelería es un sector que está creciendo y cambiando en el país. La empresa ya tiene 20 años.

Cascabel, las tortas que le apuestan al arte

Al éxito de Casacabel también ayudó el empaque: una lata ilustrada con tema navideño que les diseñó la artista Olga Cuéllar.

Foto:

Cortesía Cascabel

11 de julio 2018 , 11:38 p.m.

Tortas, galletas, bizcochos, merengues, cruasanes... De unos años para acá, la repostería, chocolatería y panadería saltaron de la cocina de la abuela y la vitrina de barrio a la televisión y las redes sociales, y se convirtieron en productos muy innovadores.

Este proceso de cambio en el país tuvo un grupo creativo que lo impulsó: Cascabel, la marca de tortas y postres que cumple por estos días 25 años. Para la chef Luisa Fernanda Gallego, creadora y directora del Salón de la Pastelería, “fueron pioneros en ofrecer nuevos sabores, productos de calidad, y en utilizar un empaque reutilizable con sus latas diseñadas por ilustradores”.

La empresa nació en vísperas de la temporada navideña, cuando las amigas Yamile Pérez y Cristina Merchán buscaban un negocio para montar juntas. “Se nos ocurrió hacer tortas de Navidad con una receta inglesa, llenas de frutas y nueces. Hicimos 1.500 y las vendimos puerta a puerta a los amigos”, recuerda Pérez.

Al éxito de Casacabel también ayudó el empaque: una lata ilustrada con tema navideño que les diseñó la artista Olga Cuéllar.

Cascabel, las tortas que le apuestan al arte

Así como Cascabel abrió camino para que la pastelería se renovara en Colombia, también ha impulsado el arte y la ilustración con sus cajas metálicas.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

“Queríamos que fuera un producto comestible que se pudiera regalar, con una presentación elegante, que tuviera duración y que fuera fácil de transportar”.

Al año siguiente, ya fueron 10.000 tortas y a los amigos se sumaron desconocidos y empresas. Una tercera Navidad exitosa las hizo pensar en nuevos productos y en un local.

Así nació oficialmente Cascabel, por los cascabeles que adornaban la torta navideña, pero que luego evolucionó a una simpática culebra en la selva.

“Empezamos a hacer recetas novedosas como el ponqué de agraz, una fruta silvestre colombiana, con semillas de amapola. Luego vino la torta de manzana y canela. Cada año íbamos metiendo un producto nuevo: desarrollamos galletas de pura mantequilla, merengues, cheesecakes, pie, helado... innovando es como nos hemos mantenido actualizados en un mercado que ya es muy competido, con gente muy creativa haciendo nuevas cosas”, puntualiza Pérez.

Además sacan cinco colecciones al año: para el día de la madre, del padre, amor y amistad, Navidad, pascua,
cuando desarrollan productos temáticos: de café, de avellanas y chocolate...

Hoy, la empresa tiene un portafolio de cerca de 150 productos, 34 tiendas en Bogotá, tres en Medellín, una página web con venta online, generan 250 puestos de trabajo y cuentan con un laboratorio de innovación para desarrollar nuevas recetas y así continuar siendo líderes.

Un delicioso pantallazo

El desarrollo de este sector en el país y el mundo, vio además como gran cantidad de pasteleros, chocolateros y panaderos, incluidas monjas de clausura, se convirtieron en rock stars de la culinaria gracias a las pantallas. Su presencia en ellas ha hecho que cada vez más jóvenes se antojen de esta modalidad de la gastronomía.

Para Gallego, las telecomunicaciones y el acceso a internet han sido factores claves para que en las dos últimas décadas la repostería y pastelería en Colombia hayan evolucionado.

“Durante mucho tiempo todos hacíamos las mismas tortas de nuestras abuelas y mamás. Pero con los programas de televisión, el internet y que la gente haya mejorado su poder adquisitivo para invertir en entretenimiento y viajes, los consumidores comenzaron a conocer nuevos sabores e ingredientes y a pedir nuevas cosas”, comenta.

Al tiempo, los profesionales empezaron a aprender técnicas de preparación, y de la cocina de la abuela pasaron al salón de clases. “Ahora estamos en un momento en que los pasteleros están pasando de copiar la técnica aprendida a evolucionarla y adaptarla a una oferta gastronómica propia”, agrega Gallego. Y el paso siguiente, al que hay que llegar pronto, es a lo que han hecho chefs como Leonor Espinosa, “recuperar nuestras raíces y retomar nuestros productos locales para reinterpretarlos y entregar nuestras propias versiones”.

Un empaque metálico para coleccionar

Así como Cascabel abrió camino para que la pastelería se renovara en Colombia, también ha impulsado el arte y la ilustración con sus cajas metálicas.

“Con las primeras latas supimos que el arte iba a ser parte importante de nuestro producto”, dice Yamile Pérez.

En el diseño de sus cajas han participado ilustradores, artistas plásticos, caricaturistas, tanto nacionales como extranjeros. “Tuvimos a Beatriz González, a Teyé, a Rodrigo Facundo, a Freda Sargent, entre otros, en la colección ‘Siete artistas, siete sabores’. También hemos contado con Matador y Vladdo. Y con el artista español David Pintor, que ha estado varias veces con nosotros y que diseñó las cajas con las que estamos celebrando los 25 años, inspirado en la música”.

NATALIA DÍAZ

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA