Salud

El arte de regalar con acierto

Dar el regalo indicado sin que se preste a malas interpretaciones no es tan sencillo como parece.

El arte de regalar con acierto

Si quiere agradar con un regalo a alguien a quien apenas empieza a conocer, averigüe sus gustos o preferencias con sus cercanos.

Foto:

123rf

07 de diciembre 2017 , 09:45 p.m.

Escoger un presente con el que se quiera mostrar aprecio, cariño o consideración a alguien y no enviar mensajes equívocos se puede convertir en un dolor de cabeza para muchas personas en esta época navideña. Y resulta todo un reto, especialmente cuando algunos factores se desconocen, o están en juego, y porque usted puede terminar revelando asuntos personales que no le competen.

Por eso, si quiere regalar con asertividad, hágalo con inteligencia emocional y tenga en cuenta estas claves:

Conocer a la persona

Si es cercana a usted, como un amigo o un familiar, lo más indicado es que utilice la cuarta competencia en inteligencia emocional, que es tener conocimiento del otro (ver recuadro). Saber a quién quiere halagar. Para esto necesita recordar e identificar qué le gusta y/o qué necesita. Por ejemplo, si es una persona que ama las actividades relacionadas con la playa, póngase en la tarea de pensar qué tiene y qué le hace falta para completar su felicidad en este lugar, posiblemente ahí encontrará el regalo perfecto para ella.Si, por el contrario, es una persona a la que no conoce muy bien, póngase en la tarea de averiguar con sus amigos o colegas sobre sus preferencias o pasatiempos para obtener la guía antes de hacer la compra y, así, decidirse por algo apropiado.

Tipo de relación

En una relación cercana de confianza y amplia comunicación, como la que se tiene con un muy buen amigo o un familiar, es permitido, y muchas veces esperado, un regalo más personal. Puede hasta llegar al del tipo ‘hecho en casa’, pues el objetivo es demostrar profundo cariño y gran confianza.

Claro, volvemos al primer punto: siempre y cuando ese regalo personal se encuentre dentro del gusto de la persona; por ejemplo, así sea yo la mejor astróloga y le quiera regalar a mi mejor amigo su carta astral, si sé que a él no gusta o no cree en la astrología, sería un error regalarle algo impuesto y desde mi óptica personal. Es personal, sí, pero no centrado en mi persona, es centrado en el otro; por ejemplo, le puedo comprar unos boxers de los Avengers a mi primo de 40 años, porque sé que le gustan y le van a encantar y, además, tal vez pocas personas sepan cuán fanático es de ellos, así que sería una sorpresa muy agradable para él.

Referirse a lo personal es al hecho de conocer el gusto de la persona y, también, dar un regalo más íntimo o personal, como unos boxers, algo que usted no le regalaría a su jefe, ni aunque fueran Armani.

Si, en el otro extremo, no se trata de una persona cercana, como un colega, jefe, cliente o hasta una nueva suegra, se deben considerar varias reglas.

En esos casos, lo más adecuado es optar por artículos que usted sepa que sí serán utilizados por la persona, por lo tanto valorados, que no se repitan constantemente y que ya haya averiguado que están entre sus preferencias (realmente, este sigue siendo el punto clave en una compra inteligente).

Por ejemplo, pensar en regalar una agenda o un bolígrafo a su jefe o a un cliente sería posiblemente repetir un regalo del cual realmente no necesitará más de uno; y probablemente, por ser tan general, le regalen varios.Sin embargo, si ya investigó y sabe usted que a él le gustan los vinos franceses, los quesos madurados o colecciona corbatas de cierto tipo, con que compre cualquiera de ellos, seguramente, cumplirá con el objetivo de agradar a esa persona con su regalo.

No pierda de vista el objetivo

Recuerde: es un regalo, y usted quiere dar el mensaje de aprecio, no deslumbrar o ganarse el premio/etiqueta de ‘el mejor’. Si la ansiedad personal y social le juegan una mala pasada y olvida que se trata de agradar al otro en lugar de enviar el mensaje de ‘con este regalo me ganaré tu aprecio’, puede tener varios efectos: ser considerado por el otro como ‘me quieres comprar’ y, en lugar de ser un regalo valorado, crearía el efecto contrario o daría el mensaje equivocado y adicionalmente demostraría ante el otro una gran inseguridad y bajo nivel de autoestima.

Recuerde que lo que usted significa para alguien no está reflejado en el costo o tamaño del regalo. Si a usted lo quieren, lo quieren por lo que es, ese afecto ya se lo ganó, y usted con su regalo está demostrando cariño y consideración, mas no esperando más o menos valor o estima de los que tiene.

Competencias en inteligencia emocional

A la hora de dar un regalo, la que más interviene es tener conocimiento del otro. Pero existen otras competencias que le conviene tener en cuenta en el momento de relacionarse con otras personas:

1. El conocimiento de sí mismo.
2. Control o regulación de las propias emociones.
3. La motivación.
4. Conocimiento del otro.
5. El manejo de las relaciones.

* Psicóloga certificada en Inteligencia Emocional, máster en Neurociencias y ‘online coach’. www.jasselarzuza.comwww.ifniec.com

JASSEL ARZUZA
Twitter: @jasselarzuza

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA