Salud

‘Kit’ de primeros auxilios emocionales / Opinión

La psicóloga de familia María Elena López hace estas recomendaciones para manejar las crisis. 

Crisis emocional

Cuando la crisis llega, nos pone en aprietos y nos deja con impotencia.

Foto:

123rf

02 de mayo 2017 , 09:49 p.m.

Las crisis hacen parte de la vida. Cuando llegan nos ponen en aprietos y nos dejan con impotencia y sin salida. Son situaciones que ponen a prueba nuestros recursos personales. Muchas son inevitables, pero la buena noticia es que de nuestra actitud y reacción depende buscar y encontrar la solución. 

Para manejar las crisis y recuperarse de su impacto debe saber qué:

Pueden ser reversibles. Uno cree literalmente que no hay luz al final del túnel y la verdad es que cambiar la visión de la situación implica reconocerla, identificar las causas y aceptarla. Entender que es un proceso de varias etapas. Ayuda darle un significado distinto a la tormenta por la cual se está transitando, mantener la perspectiva y visualizar lo que se quiere en vez de preocuparse por lo que teme. Enfóquese en lo que sí se puede cambiar y en cómo hacerlo.

No las alimente. Evite agrandar el evento fuera de su proporción. Las conversaciones pesimistas o estar siempre preocupados o negativos, lleva a que sea más difícil actuar y obtener mejores resultados. Una buena pregunta es ¿qué tan probable es que suceda, con la magnitud que lo estoy imaginando? Actuar con calma, enfrentar una cosa a la vez y ser proactivos es una estrategia efectiva.

Acepte constructivamente. Es el gran reto en las crisis. En muchos casos lo primero que hacemos es negarlas porque nos sacan de nuestra zona de confort. Las situaciones críticas se dan generalmente por cambios importantes e inesperados. Con frecuencia estos no dependen de nosotros y lo importante es entender que las cosas ya no son como estábamos acostumbrados. Es posible aprender a tolerar el estrés que una situación nueva genera.

Esfuércese. Gestionar los problemas desde el comienzo y no aguardar a que se resuelvan solos, requiere habilidades que creemos que no tenemos. Sin embargo, si se toman algunas decisiones,con disciplina, rigor y consistencia, poco a poco se convertirán en recursos internos para hacer afrontamientos más efectivos. Es cuestión cambiar hábitos y perseverar en las decisiones que se tomen, de manera planeada.

Reconozca las emociones. Las dificultades producen un torrente de sentimientos y estados de ánimo. Pero hay que salir lo más pronto posible de estas emociones y no dejarse invadir por ellas. Manejar de manera eficaz todos estos sentimientos es aprender a tomar conciencia de éstos, a expresarlos con precisión e identificar formas en las que uno se siente mejor, mientras se enfrenta la adversidad.

Cuídese. Es una condición básica en medio de las dificultades. Comer, dormir, hacer un poco de ejercicio y realizar algunas actividades que proporcionen bienestar. La meditación y las prácticas espirituales ayudan a ganar tranquilidad y esperanza.
Busque apoyo. Aceptar la ayuda oportuna de otras personas en lugar de encerrarse en sí mismo es una buena táctica. El apoyo de amigos o profesionales permite poder ver la situación desde “afuera”, con más objetividad y claridad y orienta a encontrar soluciones tranquilizadoras.

MARÍA ELENA LÓPEZ
Psicóloga de familia

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA