Salud

La gripe que mató a más de 40 millones de personas/ Viaje en EL TIEMPO

Hace 100 años el mundo vivió la peor pandemia: la gripe española, más mortal que la guerra.

GRIPA ESPAÑOLA

El cuerpo de salud de la Cruz Roja brinda asistencia médica durante la epidemia de gripe española en 1918. Las mujeres usan máscaras sosteniendo camillas en la parte trasera de las ambulancias.

Foto:

Getty Images

29 de mayo 2018 , 02:54 p.m.

A la Primera Guerra mundial, la crisis económica, la escasez de alimentos y la profunda desidia en las personas, se le sumó la gripe española, una pandemia que en pocos meses acabó con casi el 5 por ciento de la población mundial.

En mayo de 1918 las autoridades de salud del mundo entero, temerosos de que se repitiera la pandemia vivida entre 1830 y 1833, prendieron las alarmas ante el incremento de muertos a causa de un terrible caso de influenza que se propagó rápidamente y para la cual no se conocía una cura.

El primer caso de gripe española se dio a comienzos de marzo en Kansas (EE. UU.), cuando el cocinero del campamento de soldados Funston, Albert Gitchell, ingresó a la unidad médica con fiebre y dolor de cabeza. Esa misma noche, más de cien personas reportaron los mismos síntomas. A la semana se tuvo que habilitar un hangar para resguardar los cientos de casos que ya se registraban.


La guerra contribuyó a la proliferación de este virus. Se cree que fueron los soldados que desde Funston se enviaban a la guerra, los que llevaron la epidemia a Europa y que desde allí se propagó a los cinco continentes a través de los viajeros, el correo y las mismas tropas que constantemente cambiaban de frente de batalla.

La infección tuvo tres olas; durante la primavera de 1918, luego en otoño del mismo año, siendo la segunda la más letal, y regresó en 1920. Pese a que nunca se halló una cura para la enfermedad, esta se extinguió por sí misma. La selección natural generó que el virus matara a las personas más débiles, mientras que los demás desarrollaron inmunidad.

Debido a la crisis que se vivía en ese entonces, los gobiernos ocultaban la gravedad de la situación para evitar desanimar aún más a la población que por cuenta de la guerra, la crisis económica y la falta de alimento se encontraba muy decaída física y anímicamente. España, que era neutral, evidenció la crudeza de la enfermedad, por eso, a la pandemia que infectó a una de cada tres personas del planeta, se le denominó ‘gripe española‘.

GRIPE ESPAÑOLA

Los hospitales no daban a basto para atender a los miles de contagiados por la gripe española.

Foto:

Archivo histórico

Síntomas y tratamientos

Los pacientes manifestaban tener los síntomas de una gripa normal: irritación de garganta, dolor cabeza y malestar general. Rápidamente se les sumaban pérdida de audición, visión borrosa, mareos y hasta convulsiones. En seguida les aparecían unas manchas caoba en las mejillas, que se expandían por todo el cuerpo. En muchos casos se desarrollaba una mortal neumonía bacteriana que actuaba tan rápido que varios de los contagiados fallecían el mismo día.

Los médicos, pensando que se trataba de neumonía, atacaban la bacteria que la generaba, pero la neumonía era solo un resultado más de la gripe española, por lo que los tratamientos fueron infructuosos.

Los especialistas usaron altas dosis de aspirina, remedios con arsénico, mezcla de alcanfor con aceite de ricino y tónicos a base de quinina. Remedios que no fueron eficaces y en muchos casos y debido a las altas dosis, incrementaron las muertes.
Se prohibió escupir, se evitaron las aglomeraciones, se cerraron los lugares públicos como teatros, cines y algunas escuelas; y se estipuló el uso de la mascarilla, pero todo fue inútil.

La falta de conocimientos científicos y avances médicos retrasaron los tratamientos para enfrentar lo que rápidamente se convirtió en la pandemia más mortal de la historia, que cobró más vidas que la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Se estima que más de 40 millones de personas, es decir el 5 por ciento de la población mundial, fue víctima de esta enfermedad.

La gripe en Colombia

Todos andan con un titirimundi en la cabeza, un volcán en el pecho, los ojos como dulces de moras y la nariz como pimiento, pero feliz de sufrir una epidemia extranjera. Lo exótico nos chifla

Así describió el Dr. Mirabel, periodista de la revista Cromos, la llegada de la gripe española a Colombia.

Existen dos teorías sobre la llegada del virus al país: pudo arribar mediante un paquete postal proveniente de EE. UU., aunque otra versión afirma que entró por la Costa Atlántica, en un barco que venía desde Barcelona.

Colombia no estaba preparada para enfrentar una epidemia de este nivel por lo que su sistema de salud colapsó. Las autoridades de Salud no previeron la gravedad del virus y nunca declararon cuarentena, lo que contribuyó a su rápida propagación. Además, las pésimas condiciones de salubridad, la falta de agua y el hacinamiento empeoraron el panorama.

El Gobierno se vio obligado a crear la Junta de Socorro y a su vez fosas comunes para enterrar a los miles de muertos, ya que el Cementerio Central y el de Chapinero no dieron abasto.

Colombia tenía 5.855.077 habitantes, de los cuales murieron más de 140 mil personas. Solo en Bogotá, que contaba con una población de 141.639 habitantes, fallecieron más de 1.500 personas.

Para finales de 1919 se construyó el Hospital de La Hortúa, el cual sirvió para finalmente combatir la influenza.

Curiosidades
GRIPE ESPAÑOLA

Caricatura que refleja la lucha contra la epidemia.

Foto:

Archivo histórico

- Se creía que al inhalar el humo del cigarrillo se mataban los gérmenes, por esto se incentivaba el consumo de la nicotina.

- El Gobierno de Estados Unidos estableció una multa de 100 dólares de la época, para quienes no usaran una mascarilla de tela.

- Los únicos lugares a los que no llegó el virus fueron la Antártida, algunas islas remotas del Atlántico Sur y de la desembocadura del Amazonas.

- El país que más víctimas mortales tuvo por cuenta de la gripe española fue India, formado en aquel entonces por Pakistán y Bangladés. Allí murieron entre 13 y 18 millones de personas.

- Varias personalidades contrajeron esta gripe. Entre ellos los políticos Mustafá Kemal Atatürk y Franklin Delano Roosevelt; el escritor Franz Kafka, el músico Béla Bartók, la pionera de la aviación Amelia Earhart y el pintor Edvard Munch. Murieron a causa de ella los artistas Guillaume Apollinaire, Egon Schiele, Gustav Klimt; los príncipes Erik de Suecia y Humberto de Saboya.

- En noviembre de 1918 se firmó el acuerdo de paz que dio fin a la Primera Guerra Mundial. Las multitudes se aglomeraron para celebrar, dispararon nuevamente el virus que afectó a los negociadores del tratado de paz, incluido el presidente de Estados Unidos, Woodrow Wilson.

- En EE. UU. las empresas aseguradoras vincularon a los ricos del país. Los beneficiarios de éstas se llevaron hasta 100 millones de dólares –unos 20.000 millones de la actualidad– en indemnizaciones.

- Se cree que la familia Trump fue una de las beneficiadas de estas aseguradoras. La historia cuenta que luego de morir un inmigrante alemán, su viuda y su hijo recibieron una gran suma de dinero que invirtieron en bienes raíces. Ese alemán era el abuelo del hoy presidente de EE. UU. Donald Trump.

- Solo hasta 1938 se conoció el virus de la gripe humana y en 1943 se descubrió la cepa del virus A/H1N1.

- En el año 2009 el mundo volvió a temer por la reaparición del virus A/H1N1.

ÁNGELA FORERO Y ADRIANA RODRÍGUEZ VEGA
EL TIEMPO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA