Salud

Todo lo que hay que saber sobre la desesperante migraña

Considerado el dolor de cabeza más incapacitante, hoy tiene nuevas posibilidades de tratamiento.

Migraña

La migraña es un dolor de cabeza de tal intensidad que incapacita a quien la padece.

Foto:

123RF

05 de noviembre 2017 , 02:00 a.m.

Si hay un dolor de cabeza verdaderamente inquietante y hasta incapacitante, es la migraña. Esta palabra, que viene del griego hemicránea, es en realidad un dolor que al parecer ha acompañado a la humanidad desde siempre.

Fue Thomas Wills, ya entrado el siglo XVII, el que insinuó que este dolor era causado por la “hinchazón de los vasos sanguíneos de la cabeza”. Y hasta nuestros días, la migraña no ha dejado de estudiarse de manera continua y si ha habido avances grandes, al menos para entenderla, lo cierto es que continúa siendo uno de los mayores retos para los neurólogos e investigadores de los tiempos que corren.

¿De qué se trata?

De acuerdo con el neurólogo colombiano Jimmy Schiemann, uno de los investigadores más reconocidos en esta enfermedad, la migraña es un dolor de cabeza de tal intensidad que incapacita a quien la padece.

Es una molestia pulsátil –sigue– ubicada generalmente en un lado de la cabeza que se acompaña con una hipersensibilidad a la luz y al ruido, asociado a nauseas, vómito y dolor en el cuello. Según el experto, al terminar estos síntomas, se abre paso una fatiga extrema, confusión, amnesia, pérdida de apetito y dolores musculares. “A veces permanece por algunas horas, pero puede mantenerse por varios días, lo que obliga al paciente a aislarse lejos del ruido y de la luz para evitar que las cosas empeoren”, dice Schiemann.

Complicado mecanismo

Tres factores participan en la génesis del dolor migrañoso: los vasos sanguíneos, el nervio trigémino que inerva dichos vasos y las conexiones entre los sistemas trigémino y parasimpático. Según Schiemann, cuando el nervio trigémino se activa, libera unas sustancias neurotransmisoras de las cuales la más importante es una llamada CGRP (péptido relacionado genéticamente con la calcitonina), que hace que los vasos sanguíneos se dilaten y, con esto, también se inflamen las envolturas de dichos vasos que son tejido meníngeo.

Esta inflamación, dice el neurólogo, sensibiliza nuevamente al nervio trigémino que actúa produciendo un dolor pulsátil –de moderado a severo– que el paciente percibe de manera creciente. Pero esto no para ahí, porque al estar metidos estos nervios cerca de la corteza cerebral, logran activarla para que produzca ondas eléctricas que se propagan a través de ella.

Concomitantemente, se va concentrando potasio y glutamato, entre otras sustancias que causan una especie de depresión en algunas partes de la corteza cerebral, que se traducen en pérdida de actividad; según donde estén, pueden producir trastornos visuales, hormigueos o mareos, que son las que aparecen en el aura.

Desencadenantes

Algunas comidas con preservativos, las luces brillantes, algunos olores y sabores, los ruidos intensos, los cambios de clima, el estrés, el alcohol, los cambios en los hábitos del sueño y las frustraciones hormonales son relacionados frecuentemente como factores desencadenantes. Según Sergio Ramírez, neurólogo, subespecializado en dolor de cabeza, también existen síntomas premonitorios como depresión, alteraciones cognoscitivas, cansancio, dolor del cuello, pesadillas, dificultades para concentrarse, variaciones en el genio y hasta bostezos excesivos.

De acuerdo con su aparición y su duración, Schiemann manifiesta que la migraña puede ser: episódica, que se presenta entre seis y catorce días al mes; crónica, la que dura 15 o más días cada mes, y la refractaria, que si bien puede ser episódica o crónica, no presenta mejoría con tratamientos.

Tratamiento

El tratamiento de la migraña –de acuerdo con Schiemann– tiene como objetivos disminuir la duración, la severidad y la intensidad de los síntomas. Por ejemplo, dice el experto, la toxina butolínica tipo A ha demostrado beneficios en el tratamiento de la migraña crónica. Al saber que el CGRP es un factor determinante en la producción de este tipo de dolores, es claro que al bloquear esta sustancia hay mejoría.

“Recientes estudios con anticuerpos monoclonales contra el CGRP han demostrado eficacia en la prevención de la migraña”, dice Shiemann y sus resultados son bastantes promisorios en el tratamiento de la migraña episódica y crónica.

Ramírez, por su parte, insiste en que en los ensayos clínicos con bloqueadores de estas moléculas se encontró que reducían la frecuencia del dolor de cabeza y su severidad y eran bien tolerados por los pacientes.

Es una vía promisoria frente a este reto que tiene la medicina. Y a pesar de que aún no hay estudios a largo plazo para valorar su efecto en el organismo por su uso prolongado, es una esperanza para los miles de pacientes.

Un mal costoso

Se calcula que los costos directos de la migraña por paciente están entre 500 y 7.000 dólares al año. Las pérdidas en productividad en EE. UU. bordean US$ 13.000 millones en el mismo periodo. En Colombia se calcula que el 13,7 % de la población la padece.

Fuentes: Asociación Colombiana de Neurología; International Association for study of pain (Iasp); Sociedad Internacional de Dolor de Cabeza

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ RINCÓN
Asesor médico de EL TIEMPO
carfer@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA