Salud

Así opinan los expertos frente a los cambios del Sisbén

Para algunos expertos las reformas que se desarrollarán combate el fraude en el sistema

Sisbén

Son los administradores municipales quienes realizan las encuestas, las digitan y las remiten a Planeación Nacional para su validación.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

08 de mayo 2017 , 05:12 p.m.

El papel de las alcaldías

Quizá uno de los temas menos conocidos sobre la operación del Sisbén es el rol de los municipios y la responsabilidad de las alcaldías frente a la calidad de la información. Ya lo ha mencionado el director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Simón Gaviria Muñoz, en varias ocasiones: son los municipios quienes deben garantizar la calidad y veracidad de la información.

El DNP recibe permanentemente solicitudes de ciudadanos y órdenes de jueces en las cuales piden ajustar la información de una persona en el Sisbén. Sin embargo, son las alcaldías las responsables de administrar la base de datos y, por tanto, de incluir a una persona en el sistema o modificar su información.

Esto significa que el corazón de la operación del Sisbén está en las oficinas de los municipios. Son los administradores municipales quienes realizan las encuestas, las digitan y las remiten a Planeación Nacional para su validación.

Mes a mes, el DNP aplica controles de calidad, identifica colados (personas con puntaje que no corresponde a sus condiciones socioeconómicas) y certifica y publica una única base nacional.

La calidad de la información depende de la capacidad de estas oficinas para operar. Las alcaldías tienen el deber de asignar los recursos humanos, físicos y presupuestales que garanticen el funcionamiento del Sisbén en su municipio. El perfil y capacitación del administrador y de su equipo son elementos determinantes para la correcta aplicación de la encuesta.

Una encuesta con información correcta es garantía para los ciudadanos de quedar bien ubicados en la fila para la asignación de subsidios o cupos en los programas sociales.

Por ello, el DNP está desarrollando herramientas que permitan fortalecer la operación. No solo estamos recorriendo el país entrenando a los administradores, sino que creamos una plataforma de capacitación virtual para formar a todas las personas que operan el Sisbén, asegurando conceptos y lineamientos únicos, y acceso para todos sin necesidad de desplazarse.

Actualizamos la reglamentación del Sisbén para que cada uno de los niveles de gobierno tenga claridad sobre sus funciones y responsabilidades, así como sobre los procedimientos de inclusión, verificación y exclusión de personas.


El DNP se fortalece como veedor de la calidad de la información al otorgarle facultades para excluir directamente a los fallecidos y duplicados, y autorizándolo para realizar cruces de bases de datos que permitan detectar casos de posibles inconsistencias y mantener actualizada la información.

Con la nueva versión del Sisbén aprobada en diciembre del 2016, el país contará con una metodología más justa para el cálculo del puntaje y con mejores mecanismos de control. El sistema transitará de un esquema de bases locales a una única base centralizada en el DNP. Así, los municipios reportarán solo las nuevas encuestas o las actualizaciones diariamente, manteniendo sus competencias de operación.

Este proceso permitirá agilizar la entrega del puntaje a los ciudadanos, y los cambios en la información de la población serán más transparentes. El DNP acompañará a los municipios en este cambio, facilitando el software y la capacitación necesaria para su implementación.

Con el fortalecimiento de las oficinas municipales y estos cambios operativos, vamos a mejorar la ejecución del Sisbén en el país, reducir la desactualización y manipulación de la información, disminuir los colados, y así contribuir a que el Sisbén sea el instrumento óptimo que el país necesita para que los subsidios del Estado lleguen a quienes realmente los necesitan.

Por Alejandra Corchuelo
Directora de Desarrollo Social del DNP

Reforma combate el fraude

Carlos Sepúlveda, decano de la Facultad de Economía de la Universidad del Rosario.

¿Cuáles son las principales diferencias entre el actual modelo y el Sisbén IV?

Las diferencias se agrupan en cuatro tipos. Primero, metodológicas, donde el DNP hace una revisión de las variables que caracterizan mejor a las personas; por ejemplo, el ingreso –una de las diferencias más importantes–. Segundo, la coordinación institucional, porque se dan lineamientos para que el rol de cada uno, incluyendo al DNP, sea más responsable. Tercero, el proceso de depuración; ahora hay lineamientos claros para generar más cruces de información, los cuales permiten verificarla. Cuarto, que se establecen herramientas de sanción.

¿Con qué mecanismo se podría evitar el fraude?


Son especialmente dos: uno, combatir incentivos para no jugar con el sistema. Aquí, después de entrar al Sisbén hay un plazo fijo para estar dentro del registro. Por otro lado, la facultad al DNP para revisar. De esta manera se puede identificar quiénes son los colados, y ellos mismos pueden sancionar.

¿Cómo se garantiza que las personas actualicen la información sin el miedo a perder los beneficios?

Entre mayores registros de información tengamos, de manera que se complementen, es menos probable que alguien que le quiera jugar al sistema lo haga. No creo que haya un registro absolutamente perfecto, blindado a la posibilidad de que algunas personas puedan hacer trampas, pero entre más instrumentos de verificación tengamos, mucho mejor. Por otro lado, hay que generar conciencia de que las ayudas del Estado tienen que focalizarse en las personas que realmente lo necesitan.

¿Son suficientes el modelo rural y el urbano para categorizar a la población?

Esta es una de las principales diferencias entre el antiguo y el nuevo Sisbén, porque ahora se tiene en cuenta el contexto regional. Claramente, la calidad de vida de una persona es distinta entre la ciudad y el campo.

‘Un gran paso hacia la transparencia y eficiencia’

Adriana Camacho, profesora de Economía de la Universidad de los Andes, destaca la depuración del sistema de información del Sisbén como “un gran paso hacia la transparencia” y “la eficiencia” en la asignación de recursos del Estado para quienes en realidad los necesitan.

“Si tuviéramos sistemas depurados, con un menor número de personas que realmente necesitan ayudas, entonces los recursos podrían dejar de ser invertidos en ampliación de cobertura y empezar a ser utilizados para mejorar la calidad en la prestación de servicios sociales”, explica.

No obstante, la docente advierte que la depuración depende en gran medida de la honestidad y la educación de los hogares a la hora de entregar la información correcta al encuestador del Sisbén.

Camacho, igualmente, plantea que para cumplir con el objetivo de que los beneficios otorgados mediante la clasificación del Sisbén sean una herramienta para salir de la pobreza, es necesario generar consciencia sobre el uso temporal de este beneficio y que no se le puede quitar la oportunidad a quien sí lo necesita.

Incluso, la experta dice que los programas sociales no pueden ser “puramente asistencialistas” y propone que a través de un modelo de graduación se genere la transición de los hogares, con el fin de que los que vayan saliendo de la pobreza puedan iniciar otro ciclo de la vida con mejores condiciones.

“Se debe pensar en la graduación de la pobreza de forma general, como objetivo último de la política social”, reitera la docente.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA