Salud

Las mujeres y el mañanero / Sexo con Esther

Debemos dejar de alargar el tiempo del despertador y regalarnos, mutuamente, 10 minutos más.

Beneficios del sexo

Hay evidencia que dice que en la mañana el nivel de testosterona está en su punto más alto en hombre y mujeres.

Foto:

123RF

15 de abril 2018 , 11:58 a.m.

Es evidente que los hombres amanecen con erecciones que les facilitan las faenas matutinas. Tanto así que para ellos el sexo antes de levantarse muchas veces resulta un trámite. Sin embargo, pocas veces las mujeres hablamos del gusto o disgusto que nos dejan los polvos mañaneros: se da por sentado que sí a ellos les gusta por extensión a nosotras también. Y aquí tengo que ser clara porque, si bien soy una defensora a ultranza de la actividad bajo las sábanas, eso no quiere decir que siempre valga el afán.

No quiero decir que hay que sacar en estampida el sexo como entremés del desayuno. Se trata de sacarle el provecho para evitar que se convierta en rutina mientras la ducha se calienta.

Y esto empieza por dedicarle un poco más a los preámbulos (esto va para ellos), con el fin de que nuestra anatomía se ponga un poco a tono y abrir la puerta para el disfrute mutuo, no solo del que amanece con la dotación lista. En otras palabras: dejar de alargar el tiempo del despertador y regalarnos, mutuamente, 10 minutos más. Eso es un tobogán hacia la riqueza que encierra el polvo mañanero.

Se ha demostrado que la carga de oxitocina -conocida como la hormona del amor- que deja una buena faena, al despertar, es el mejor equipaje para empezar el día con emociones positivas y la mejor actitud. De hecho, está calificado como el mejor desestresante natural. Hay evidencia que dice que en la mañana el nivel de testosterona (la hormona de las ganas) está en su punto más alto en hombre y mujeres y que solo basta un empujón para que la calidad de los orgasmos y el placer se multipliquen. Algunos expertos consideran la madrugada como el mejor tiempo para estas tareas.

Pero hay más. Se dice que los polvos genuinos en la aurora son los que, verdaderamente, remplazan el ejercicio y favorecen la actividad cardiaca, además de mejorar la piel, disminuir los dolores y hacernos sentir más poderosas para enfrentarnos a lo que el día traiga. Eso sin contar, lo digo por experiencia, con esa sonrisita que nos adoba toda la jornada. Así que, señoras, el polvo mañanero no es para que lo acompañen, sino para que lo disfruten. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Especial para EL TIEMPO
En Twitter: @SaludET

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA