Salud

Esté atento y detecte a tiempo el cáncer de piel

Este miércoles es el día mundial del melanoma, un tipo de carcinoma que afecta el órgano más grande.

Cáncer de piel

Esta enfermedad se debe detectar en etapas tempranas, ya que puede afectar a otros órganos.

Foto:

123rf

22 de mayo 2018 , 10:38 p.m.

Las exposiciones constantes y prolongadas a los rayos ultravioleta y los componentes genéticos son los factores más relevantes ante el desarrollo del cáncer de piel. Pero, ¿qué es lo que pasa en el cuerpo? Según Nelson Belalcázar, integrante de la Junta Directiva de Oncólogos del Occidente S.A. y oncólogo clínico del área de consulta especializada, “se presenta un crecimiento no controlado y anormal de células en el que el organismo no puede reparar el daño en el ADN, dando paso a mutaciones en las que se forman acumulaciones de piel en forma de tumores malignos”.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Cancerología, en Colombia la tasa de incidencia de melanoma es de tres hombres y 2,7 mujeres por cada 100.000 habitantes. Aunque no se tiene un registro exacto de pacientes, el último reporte expone un total de 1.203 casos nuevos anuales con 226 personas que mueren.

En ocasiones, el no reconocimiento de los síntomas que causan estas células cancerígenas influye en que se descubra la enfermedad en etapas avanzadas.

Según la Liga Colombiana Contra el Cáncer, lo que se debe identificar son aparición de lunares extraños o cambios en los ya existentes. Aquí una guía práctica para identificar un posible indicador.

Asimetría: la mitad del lunar no corresponde con la otra mitad.

Bordes irregulares: los extremos del lunar son irregulares.

Color: la pigmentación no es uniforme sus tonalidades varían.

Diámetro: el lunar tiene más de 6 milímetros de ancho.

Otras señales de advertencia son: llagas que no cicatrizan, propagación del pigmento del borde de una mancha hasta la piel circundante; enrojecimiento o una nueva inflamación más allá del borde; cambio en la sensación (comezón, sensibilidad o dolor); variación en la superficie de un lunar (descamación, exudación, sangrado, o la apariencia de una protuberancia o nódulo).

Cabe aclarar que esta afección tiene varios tipos, según la Sociedad Americana de Cáncer dentro de los más comunes están:

Carcinoma de células basales: alrededor de ocho de cada diez casos de cáncer de piel son de esta clase (también llamados cánceres de células basales). Por lo general surgen en las zonas expuestas al sol especialmente la cabeza y el cuello. Para tratarlo se debe retirar el lunar anormal, si no se extrae completamente, el carcinoma de células basales puede reaparecer en el mismo lugar de la piel.

Las personas que han tenido cánceres de piel de células basales también tienen una probabilidad mayor de padecer nuevos cánceres en otros lugares.

Carcinoma de células escamosas:
unos dos de cada diez casos de tumores malignos de piel son de este tipo. Las células en estos cánceres lucen como versiones anormales de las células escamosas vistas en las capas externas de la piel. Comúnmente estas anomalías tienen más probabilidad de crecer hacia las capas más profundas de la piel y propagarse a otras partes del cuerpo que los cánceres de células basales, aunque esto sigue siendo poco común.

Melanoma: se originan a partir de los melanocitos (células de la piel que producen los pigmentos). El melanoma es mucho menos común que los cánceres de piel de células basales o de células escamosas, pero es más propenso a crecer y propagarse si no se trata.

Por último, el melanoma es un cáncer que aparece más frecuentemente en las personas de piel blanca. Aunque el tener piel oscura disminuye el riesgo de melanoma, esto no significa que una persona de piel oscura nunca lo contraerá. Este cáncer es casi siempre curable en sus primeras etapas, pero también tiende a propagarse a otras partes del cuerpo.

Ahora bien, este padecimiento se debe detectar lo más rápido posible debido a su vertiginosa expansión que puede afectar a otros órganos, también se debe tener en cuenta que el tratamiento casi siempre requiere una cirugía que compromete una gran zona y en el caso de tumores grandes se debe extraer el lugar que compromete, asegura Andrés Neira, coordinador de Cirugía Plástica de la Clínica del Occidente.

Además, el experto aclara que según estudios recientes en Australia, el uso del bloqueador no es suficiente para prevenir esta enfermedad, sino que lo más efectivo es la protección con barreras físicas como la ropa y sombreros.

Por ello es importante protegerse aplicándose bloqueador y nunca está de más usar sombreros y sombrillas a las horas más altas de rayos ultravioleta, que son a las 12:00 p.m. hasta las 4:00 p.m. , explica Neira.

EL TIEMPO

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA