Salud

Cuente polvos, no calorías / Sexo con Esther

Si sus propósitos de año nuevo incluyen ponerse en forma, tome el sexo como una valiosa herramienta.

Prohibiciones absurdas en EE. UU. ¡Las armas sí están permitidas!

La mejor manera de quemar los excesos de calorías, sin duda, está en la cama.

Foto:

123RF

13 de enero 2018 , 10:40 p.m.

No pretendo descubrir el agua tibia ni, menos, llover sobre mojado, pero lo cierto es que los kilos de más en el cuerpo son una preocupación que campea a todo nivel, sobre todo en estos días con los que despunta el año.

Y, como es natural, lo mandado es comer menos y, por supuesto, moverse más. En eso no hay discusión, y menos cuando –más allá de las recomendaciones que aparecen por doquier en bocas de recién graduados de expertos– la ciencia dice que las calorías ingeridas hay que gastarlas o de lo contrario se convierten en grasa. Nada que hacer.

Sin embargo, en lo que sí me atrevo a opinar y a sugerir es en la mejor manera de quemar esos excesos, que, sin duda, está en la cama y en la forma como se goza sobre este mueble. Mejor dicho, dedicarse al aquello, a la par que se come menos, es el método más divertido para limar barrigas, bananos y pistoleras, al igual en hombres y mujeres.

Y el asunto está más que cuantificado, al punto de que se ha demostrado que 20 minutos de buen catre se llevan por delante, al menos, 250 calorías en medio de disfrute y no del tedio de un gimnasio que exige hasta ropa adecuada, cuando aquí eso es lo que sobra.

Y, para que la tarea tenga sentido, me permito retomar lo que dice Alberto Gooding, un experto que de la mano de una empresa de juguetes eróticos se dio a la tarea de clasificar las posturas sexuales que más ayudan a la hora de bajar de peso y que ubicó el polvo de pie en la cabeza de este escalafón.

Dice este mago que en esa posición –la de pie– trabajan todos los músculos, y más cuando el hombre carga a la pareja, lo que le exige una ligera flexión de las rodillas y las caderas, mientras que ella contrae el abdomen, los glúteos y las piernas, en una coreografía que requiere 550 calorías, con todo y orgasmo. Algo así como la tercera parte de las que requiere el organismo cada día. Vamos bien.

Le sigue la carretilla, que diluye 450 calorías, a la vez que tonifica hombros, brazos y abdomen en ella, y le fortalece los brazos al carretillero que –valga decir– se ejercita un poco menos, pero la pasa igual de bien.

Ahora sí se trata de que las señoras enreden más calorías a punta de sexo. Para eso está ‘el puente’, una posición en la que además de poner a prueba la flexibilidad y la resistencia, puede quemar hasta 450 calorías, un poco más del doble de las que los tipos ponen en juego en esta puesta en escena, pero vale.

La ‘verótica’ –la del borde de la mesa y las piernas de ella sobre los hombros de la pareja– arrebata 400 calorías; los socorridos ‘misionero’ y el ‘perrito’ exigen 250 calorías. Y, para los más avezados, la ‘araña’ –que, por si no la conocen, se las dejo de tarea– les puede quitar hasta 600 calorías.

Pero hay más. Un beso apasionado se lleva 50 calorías, los juegos previos, otras 50 y con imaginación –roles, juguetes, etc.–, la rebaja calórica pude ser mayor, menos aburrida y sin tanta preocupación. Así que si sus propósitos de año nuevo incluyen ponerse en forma, tome el sexo como una valiosa herramienta. La recomendación es clara: cuente polvos, no calorías.

Hasta luego.

ESTHER BALAC
Especial para EL TIEMPO
En Twitter: @SaludET

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA