Salud

‘K-beauty’: la belleza coreana que traspasa fronteras

Esta tendencia se caracteriza por rutinas de limpieza inspiradas en la apariencia coreana.

María Teresa Márquez

María Teresa Márquez, publicista de 31 años que vive en Bogotá, es fiel exponente de esta tendencia.

Foto:

María Teresa Márquez

16 de abril 2018 , 10:17 p.m.

La cultura coreana está de moda, y no solo en la música y el baile, con el conocido k-pop, también en materia de belleza con una tendencia llamada k-beauty, a la que se están sumando muchas mujeres en el mundo.

El término apareció en el glosario de la industria hace unos años, y bajo él se agrupan productos para el cuidado de la piel y cosméticos coreanos, así como rutinas de limpieza y maquillaje inspiradas en la apariencia sana, hidratada y juvenil de las mujeres de ese país.

Ellas, con su tez clara, su piel de porcelana y su brillo natural, se han convertido en el nuevo referente de belleza que persiguen las mujeres occidentales, hasta hace poco obsesionadas con el bronceado permanente y el maquillaje tipo contouring heredado de las Kardashian.

La tendencia está caracterizada por el uso de productos naturales y enfocados en cuidar la piel para aclararla y dejarla más tersa, así como en la aplicación de estos a través de capas (o layering), lo que aporta beneficios a la piel desde el interior y hasta el exterior.

Es decir, no se trata solo de limpiarla, hidratarla y tonificarla, como nos han enseñado, sino que la k-beauty agrega pasos (como la doble limpieza y la exfoliación) y productos (como esencias y sueros) que trabajan capas interiores de la piel y la preparan para recibir de forma efectiva los tratamientos posteriores.

Juanita Marín, maquilladora, artista plástica y educadora de las marcas Prestige y Blind, explica que “más que una rutina de belleza, la k-beauty supone un ritual retomado de los ancestros de esa cultura, en donde más que la vanidad se busca cuidar la piel desde su interior, para mantenerla bella y saludable”.

Éxito en ventas

Por su parte, Claudia Lloreda, fundadora y directora general de las tiendas Blush-Bar, llama la atención sobre la sofisticación de la consumidora de Corea del Sur y su disciplina para cuidarse a través de una rutina facial que puede tener entre 7 y 14 pasos. “La aspiración de belleza en el caso coreano es tener la piel luminosa, hidratada y jugosa, lo que llamamos glowing skin”, explica.

Según cifras de la firma Suiskin, citadas por el portal español 'Vanitatis', la belleza coreana mueve anualmente más de 46 billones de euros de ventas en el mundo, principalmente en los mercados de Estados Unidos y algunos países de Europa, como España.

En solo Corea del Sur está representada en más de 750 fabricantes de cosméticos y productos de cuidado de la piel, un mercado local muy fuerte sostenido por las coreanas, que consumen el doble en productos de belleza que las mujeres occidentales.

Aunque las marcas que promueven esta tendencia también ofrecen maquillaje, sus productos estrella son los sueros (serums), las cremas con tratamientos para aclarar, los contornos de ojos, los bálsamos para el cuidado de los labios y, muy especialmente, las mascarillas de todo tipo que se usan para aclarar, tersar e iluminar la piel, entre otros beneficios.

La mayoría de estos productos son elaborados a base de ingredientes naturales como el té verde, negro y blanco, proteínas de arroz, tierras volcánicas mineralizadas,
aloe vera, vitamina C y otros que por años han hecho de la cosmética coreana una de las más exitosas del mundo.

“¿A qué mujer no le gustaría lucir esa piel de porcelana que tienen las chicas orientales?”, se pregunta Marín, quien considera que esta tendencia es muy fuerte entre las millennials, porque es amigable con el medioambiente y combina lo mejor de la ciencia y la naturaleza.

Claudia Lloreda explica que la estética k-beauty es muy femenina, “de labios rosados, con blush rosadito en los pómulos y sombras naranjas livianas. Una coreana no usaría un black smokey eye o unos labios rojos”.

Fue la BB Cream, o crema hidratante con un toque de color, el primer producto de maquillaje que se conoció y ayudó a darle fama y reconocimiento a la cosmética coreana en el resto del mundo.

Lloreda destaca la textura de estos productos como su principal característica y cualidad. “Hay polvos ultrafinos que tienen un pressing en la fabricación totalmente diferente. La cosmética coreana exige que el polvo, al tocarlo, sea como una seda en los dedos, y ese mismo efecto es el que da a la piel”.

Así que no se trata de que no se maquillen, pues, por el contrario, van muy bien maquilladas, solo que con productos más livianos y colores más claros.

‘K-beauty’ en Colombia

Con su piel de porcelana, sus facciones delicadas, su corte de pelo pixie y sus ojos expresivos, María Teresa Márquez, publicista de 31 años que vive en Bogotá, es fiel exponente de esta tendencia.

“Comencé a usar productos coreanos para el cuidado y maquillaje más que todo por cuestiones de salud, ya que mi piel es bastante delicada”, dice esta joven conocida por sus amigos como Roux y quien tiene como inspiración a la cantante coreana Son Gain.

Ella explica así su rutina diaria: “Lo primero que hago es lavarme la cara (con productos a base de cítricos y aclarantes), la exfolio dos veces por semana con bicarbonato (ayuda a mantener la piel con un tono más parejo), y uso como tónico agua de rosas. Antes de maquillarme aplico una crema de colágeno que ayuda a que la piel se vea reluciente y luego, un balm para que no se vean poros abiertos”.

Roux compra sus productos y cosméticos en una tienda pequeña que encontró a la vuelta de su casa llamada Love AF (www.lovelyafcol.com) y que vende toda suerte de productos coreanos que ella necesita para su rutina de belleza.

En Colombia, sin embargo, la opción más completa la ofrece la marca Tony Moly, una de las más reconocidas de la k-beauty que llegó al país hace unos años y tiene tres tiendas en Medellín y una en Bogotá, con precios que arrancan en los 9.000 pesos para una mascarilla de una sola dosis y superan los 200.000 pesos para un kit de cremas y sueros.

Diez pasos rápidos y efectivos

El éxito de esta tendencia está en elegir los productos adecuados para cada tipo de piel y en la aplicación por capas de los mismos, empezando siempre desde el más ligero hasta el más espeso.

1. Desmaquillarse, usando un producto adecuado y a través de un masaje suave. Después se debe lavar la cara con agua.

2.Limpiar de nuevo, con un limpiador a base de agua (tipo jabón) que haga espuma en el rostro y ayude a retirar por completo rastros de suciedad.

3.Exfoliar para ayudar a eliminar residuos de maquillaje y células muertas, dejando la piel lista para recibir otros productos.

4.Tonificar para equilibrar su pH y recuperar el nivel de hidratación adecuada, bien sea que se trata de una piel grasa, seca o mixta.

5.Esencias, de consistencia especial que es más pesada que un tónico pero más ligera que un suero y que empieza a dar el efecto de tersura deseado.

6.Suero, se aplica en el rostro y gracias a sus potentes ingredientes ayudará a dar la anhelada firmeza a la piel del rostro.

7.Hidratante, ayuda a sellar los pasos anteriores. Se debe aplicar con un masaje ligero y ascendente.

8.Contorno de ojos, se debe aplicar siempre sobre el hueso orbital y con el dedo anular.

9.Protector solar siempre. Es un paso infaltable para las coreanas.

10.Mascarillas, son parte importante de la rutina de belleza coreana y la experta sugiere por lo menos una a la semana.

TATIANA MUNÉVAR B.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA