Salud

Tenga cuidado con sus ojos estas vacaciones

Son diversas situaciones las que ponen en peligro la vista mientras usted disfruta.

Gafas de sol

Los ojos pueden verse afectados por exposiciones intensas al sol.

Foto:

123RF

20 de diciembre 2017 , 05:21 p.m.

En verano, estamos más expuestos a la radiación solar que puede acarrear problemas oculares tan graves como los que suceden en la piel. Pero además del sol, las actividades propias de las vacaciones y el calor, como ir a la piscina o a la playa, también son situaciones en las que los ojos pueden verse afectados.

¿Cuáles son los peligros de exponer los ojos a los rayos solares?

Como advierte el Dr. Matías Iglicki, médico oftalmólogo, docente adscrito de Oftalmología, Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires: "El hecho de no usar la debida protección puede conducir al desarrollo de numerosas afecciones oculares". Cabe citar, entre ellas: cataratas, maculopatía, pterigion (conocido como ojo del surfista, que es el crecimiento del tejido conjuntivo en la superficie del ojo), fotoqueratitis (inflamación de la córnea), conjuntivitis, tumores oculares y otras patologías.

Por eso mismo, el especialista subraya que "Nunca se debe exponer la visión a la luz solar directa sin la protección adecuada de anteojos certificados contra los rayos ultravioletas (UV)". En ese sentido, es preciso tomar una precaución extra: la de la calidad de los anteojos de sol. "Con frecuencia, en los comercios se venden anteojos que dicen ser aptos contra la radiación ultravioleta, pero no siempre esto es cierto", alerta. Para una certeza mayor es preciso tener una garantía profesional. "Un técnico óptico puede, de manera sencilla, determinar si es correcto o no. Por lo pronto, hay que desconfiar de los productos económicos o que no tengan certificado", advierte.

¿Qué riesgos para los ojos hay en las piscinas?

Como se señaló, el sol no es el único riesgo para los ojos durante el verano. El agua, especialmente la de las piscinas es otro factor que puede generar afecciones. El cloro que se añade al agua para desinfectarla puede producir irritación en ciertos ojos.
La irritación predispone a su vez al ingreso de bacterias con el riesgo de provocar una infección. Además, la piscina es un hábitat favorable para el desarrollo de la queratitis por acanthamoeba, un organismo microscópico que normalmente se encuentra en aguas dulces y en el suelo pero que puede proliferar en piscinas, jacuzzis e incluso en el agua potable.

Usar caretas que eviten el ingreso de agua a los ojos es una medida preventiva útil para evitar esta afección.

Y en caso de conjuntivitis se deberá acudir al oftalmólogo inmediatamente para tratar la infección.

Los aires acondicionados y la sequedad ocular

Los ojos son mucosas expuestas al medioambiente durante todo el tiempo, razón por la cual una de las afecciones que pueden sufrir son las conjuntivitis alérgicas. Afectan a los niños de entre 4 y 12 años y a los mayores de 60 años. El verano es también una época de alergias por polinización que, si bien es más común en primavera, continúa por el uso de aires acondicionados que resecan los ojos tanto o más que la calefacción.

Según alerta el Dr. Rogelio Ribes Escudero, médico oftalmólogo, especialista en córnea y superficie ocular, miembro de la Sociedad Argentina de Superficie Ocular, la conjuntivitis alérgica es una inflamación de la conjuntiva producida por alérgenos, partículas presentes en el ambiente y que a la mayoría de las personas no le generan problemas. Sin embargo, en pacientes alérgicos producen una respuesta inflamatoria.

El principal síntoma es picazón, acompañada por ojos rojos y edema palpebral. Tiene mayor prevalencia en los meses de primavera por la mayor cantidad de alérgenos derivados de la floración de las plantas. Es importante su correcto diagnóstico mediante estudios de sangre, de laboratorio ocular y un correcto examen oftalmológico.

Su problema habitual es que es muy difícil evitar la exposición frente al alérgeno ambiental. Por lo tanto, la terapia se basa en inmunoterapia, es decir, en tratar de disminuir la respuesta inflamatoria del propio cuerpo frente a la exposición del alérgeno.

Los aviones y lugares cerrados donde el aire no se renueva exponen a los ojos a la sequedad ocular. Para tratarla y prevenirla se recomienda el uso frecuente de lágrimas artificiales indicadas por el oftalmólogo.


¿Cómo elegir los lentes adecuados para protegerse del sol?

Como indica la doctora María Pilar Nano, médica oftalmóloga, coordinadora de Investigación del Instituto de Ojos NANO, es importante consultar con el médico antes de comprar lentes de sol; el especialista es quien recomendará la protección solar adecuada.

Además, según indica el doctor Iglicki, la protección es necesaria tanto para los adultos como para los niños: todos deben cuidarse. Posiblemente, los más pequeños no estén tan expuestos si se encuentran bajo la supervisión de un mayor que pueda controlarlos, mientras que los adolescentes y adultos deberían usar anteojos ahumados, con filtros que bloqueen los rayos UVA y UVB.

Se aconseja que las gafas cubran toda el área de los ojos de manera tal de que los rayos tampoco puedan penetrar de costado. Además, se recomienda el uso de sombrero de ala ancha.

En días nublados, también hay que protegerse dado que la radiación UV puede atravesar las nubes. Hay que recordar que, habitualmente, nos quemamos incluso durante esos días, subraya el doctor Iglicki.

Del otro lado del espectro electromagnético, en tanto, también está la amenaza de la radiación infrarroja cuyo daño es por acumulación. Si bien casi no se habla de estos rayos, la mitad de la luz solar que impacta en la piel es infrarroja y, sin protección, daña los párpados y los tejidos del ojo. Está claro, entonces, que nunca hay que mirar directamente al sol, incluso, durante un eclipse, porque el riesgo de desarrollar una retinopatía es muy alto.

En general, la regla número uno para prevenir los efectos nocivos del sol en los ojos usar gafas de sol homologadas con filtros anti rayos UV. Esa primera protección, además, puede reforzarse, con gorras con visera, ya sea en la playa, la piscina o en la montaña. En los niños, que tal vez no están acostumbrados a usar lentes de sol, la gorra es imprescindible ya que constituye su única protección.

También es importante preservar los ojos usando lentes si se utilizan camas solares dado que el riesgo es el mismo que el de exponerse directamente al sol.

LA NACIÓN (ARGENTINA)/GDA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA