Salud

Señores, sepan si estamos teniendo sexo / Sexo con Esther

Si una mujer se ve más bonita y segura, a lo mejor está disfrutando de sus orgasmos.

Sexo con Esther

Al practicar sexo se liberan tensiones musculares y se mejora la circulación en la piel.

Foto:

123RF

12 de marzo 2017 , 12:36 a.m.

Estoy de acuerdo con aquellos que relacionan la amargura, el mal genio y la mala disposición ante la vida con la austeridad en el catre y la escasez de orgasmos, sobre la premisa de que la sexualidad plena es un buen insumo para sobrellevar la cotidianidad.

Aunque sería una ligereza decir que los malos polvos –o su ausencia– se notan en la cara, lo cierto es que quienes no truncan sus ganas y le dan al goce en la cama un lugar de privilegio en sus agendas parecen ser más felices y darles a las cosas y a sus problemas su verdadera dimensión.

Dejan ver tanto las encamadas que incluso algunos –como el diario ‘Perú21’–, se atreven a describir las supuestas señales que revelan si una mujer se ha dedicado recientemente al aquello.

(También: La penetración nos deja insatisfechas / Sexo con Esther)

Con la salvedad de que me parecen unas generalizaciones en algunos puntos vagas, el ejercicio no deja de ser llamativo.

Según el autor, el sexo juicioso vuelve a las mujeres más atractivas para los hombres porque, de acuerdo con un estudio publicado en ‘Journal Advance Research’, liberan mayor cantidad de feromonas, que los hace caer rendidos con el primer gesto.

Ahora, como los buenos polvos liberan tensiones musculares, mejoran la circulación en la piel, promueven el brillo en los ojos y a más de la mitad de ellas les ayudan a olvidar los problemas; entonces, la ecuación es simple: si una mujer se ve más bonita y segura, y además dice que es feliz, a lo mejor está disfrutando de sus orgasmos que no deben ser escasos.

(Además: El aburrido polvo por compromiso / Sexo con Esther)

También, si ella duerme bien y a plenitud, y además no reclama tanta atención de terceros. Esto, en virtud de que las tareas frecuentes sobre el catre aumentan las endorfinas y la oxitocina, dos hormonas amigables que promueven bienestar y mejor relación con el entorno. ¿Cómo la ven?

En síntesis, si nos perciben contentas, bonitas, atractivas y, además, los ignoramos y no les reclamamos, no se preocupen porque en la cama estamos disfrutando como debe ser. O, si prefieren, preocúpense, mis amigos. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA