Salud

Lo que la ciencia le dice a Trump sobre la lactancia materna

En EE. UU. surgió una polémica por supuestas presiones a una iniciativa que fomenta esta actividad.

Lo que la ciencia le dice a Trump sobre la lactancia materna

Los recién nacidos deben recibir leche materna de manera exclusiva durante sus primeros seis meses.

Foto:

123rf

10 de julio 2018 , 10:30 p.m.

La lactancia materna exclusiva –un tema más que definido por la ciencia, que ha documentado ampliamente sus beneficios en el desarrollo del cerebro de los recién nacidos y en los vínculos con la madre– es motivo de debate internacional por estos días.

Puntualmente, por una polémica que involucra a Estados Unidos, a Ecuador y a la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha generado reacciones de todo tipo y concluye, entre otras cosas, que no hay nada mejor que la leche materna para los bebés y que la leche en polvo solo debe ser una opción, en algunos casos.

Pero antes hay que explicar la polémica. El domingo pasado, el diario estadounidense The New York Times reveló que una delegación de EE. UU. en una reunión de la OMS, en mayo, había entorpecido la aprobación de una resolución de apoyo a la lactancia materna, abrazando de esta manera los intereses de los fabricantes de la leche de fórmula.

El diario revela –según información recogida por la agencia de noticias Efe– que los responsables estadounidenses llegaron, incluso, a amenazar a Ecuador, país que presentó la propuesta, con aplicar medidas comerciales de castigo y con la retirada de ayuda militar si rechazaba retractarse de su iniciativa, ante lo cual los ecuatorianos se habrían sometido.

EE. UU. en una reunión de la OMS había entorpecido la aprobación de una resolución de apoyo a la lactancia materna, abrazando de esta manera los intereses de los fabricantes de la leche de fórmula

El periódico, que cita decenas de participantes en la asamblea que solicitaron el anonimato por temor a represalias, señaló que al final Estados Unidos fracasó, ya que Rusia finalmente intervino para presentar la resolución.

“La historia fallida de noticias falsas de The NY Times hoy sobre la lactancia materna debe ser desafiada”, dijo Trump en Twitter en respuesta al prestigioso rotativo neoyorquino, y más tarde aseguró que su gobierno “respalda fuertemente la lactancia materna”. Sin embargo, consideró que no debe negarse el acceso a las madres a la leche de fórmula: “Muchas mujeres necesitan esta opción debido a la malnutrición y la pobreza”, dijo el mandatario estadounidense en una respuesta que fue interpretada por algunos sectores como una defensa a la industria de la leche en polvo.

Ecuador, por su parte, negó haberse dejado influir para cambiar su política de promoción de la lactancia materna. “A lo largo de los años de defensa de los intereses de la salud pública, nos hemos enfrentado a posiciones antagónicas que defienden intereses comerciales, corporativos y económicos que han buscado derrumbar estos esfuerzos, y no hemos sucumbido jamás a los intereses particulares o comerciales ni a ningún tipo de presión”, afirmó la ministra de Salud ecuatoriana, Verónica Espinosa, en Twitter.

Airadas respuestas

La Asociación Americana de Salud Pública reaccionó airadamente en un comunicado que tituló ‘La oposición de Estados Unidos a la resolución de lactancia materna de la ONU desafía la evidencia y la práctica de la salud pública’.

“Afortunadamente, la resolución fue adoptada con pocos cambios, pero es inconcebible que Estados Unidos u otro gobierno se oponga a los esfuerzos que promueven la lactancia materna. Las consecuencias de las bajas tasas de lactancia son aún mayores para la salud de los niños en países con pocos recursos”, afirma el documento, e insiste en que la lactancia materna es una de las intervenciones más rentables para mejorar la salud materna e infantil. Y, reiterando la amplia evidencia científica sobre los beneficios de la lactancia materna tanto para el niño como para la madre, destaca que es la mejor fuente de nutrición infantil y protección inmunológica.

“Los bebés amamantados tienen menos probabilidades de tener sobrepeso y obesidad, y tienen menos infecciones y una mejor supervivencia”.

Y recuerda que durante su primer año de vida, los bebés que amamantan a menudo necesitan menos visitas de atención médica, recetas y hospitalizaciones.

“La Academia Americana de Pediatría se sumó al debate y reiteró todas las bondades que la leche materna representa en la salud del niño –sobre todo en el fortalecimiento del sistema inmunológico– y en los fuertes vínculos emocionales que desarrolla entre madre e hijo.

La leche humana proporciona prácticamente todas las proteínas, el azúcar y la grasa que su bebé necesita para estar saludable, y también contiene muchas sustancias que benefician el sistema inmune de su bebé, incluidos anticuerpos, factores inmunes, enzimas y glóbulos blancos”, agrega.

Leche en polvo, solo...

Vladimir Muñoz, médico pediatra y docente de las universidades colombianas del Rosario, El Bosque y La Sabana, es otro defensor a ultranza de la lactancia materna exclusiva. No obstante, aclara que la leche en polvo es una opción para amamantar al recién nacido cuando a la madre se le han suministrado medicamentos para combatir el cáncer o enfermedades reumáticas severas. O cuando el bebé nace con galactosemia, una eficiencia congénita que convierte la leche materna en un elemento tóxico por la ausencia de una encima.

También es una opción cuando la madre es VIH positiva. Esto en el caso de Colombia, pues en algunos países no hay una contraindicación.

Muñoz, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría, insiste en que toda mujer tiene la capacidad biológica para amamantar.

Sin embargo, deben tener preparación y asesoría para que el proceso fluya sin traumatismos, pues a algunas se les suele dificultar, y entonces terminan acudiendo a la leche de tarro.

En Colombia hay que mejorar

Según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (Ensin 2015) más reciente (presentada en diciembre pasado), solo el 36 por ciento de los bebés recibieron leche materna como alimento exclusivo; en el estudio anterior (del año 2010), el porcentaje estaba en 42 puntos. Y el dato es mucho más preocupante comparado con el de 2005. En otras palabras, ese dato muestra que hoy son menos (al menos seis de cada diez) los recién nacidos que no están aprovechando los beneficios en salud que otorga la leche materna, el mejor y único alimento que una madre puede ofrecer a su hijo tan pronto nace.

La Ensin 2015 también reveló que la recomendación de que la lactancia materna esté presente en la dieta del bebé junto con la alimentación complementaria hasta los 2 años de edad solo se cumple en el 50 por ciento de los casos.

SALUD​@SaludET

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA