Religión

El Papa pide a Celam dar papel central a las mujeres en la Iglesia

También habló de los jóvenes y del papel de la Iglesia católica en el continente.

Papa con la Celam

El papa Francisco se reunión con los prelados de la Conferencia Latinoamericana en la Nunciatura Apostólica.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

07 de septiembre 2017 , 04:38 p.m.

El papa Francisco se reunió este jueves en la Nunciatura de Bogotá con el comité directivo del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), a cuyos miembros invitó a "educar al perdón y a la reconciliación".

El Papa aprovechó la ocasión de su visita a Colombia, que comenzó este miércoles y terminará el domingo, para reunirse con el Celam, que tiene su sede en Bogotá, aunque por motivos de tiempo lo hizo en la Nunciatura.

Frente a los altas jerarcas latinoamericanos, el sumo pontífice se refirió a asuntos medulares dentro del mensaje apostólico que ha traído a Colombia. Uno de estos, dedicado a los jóvenes.

“Algunos ofrecen noticias sobre su presunta decadencia”, dijo, pero llamó a los prelados a no dejarse “capturar por tales caricaturas sobre sus jóvenes. Míren a los jóvenes, busquen en ellos el coraje de la esperanza. Abran espacios concretos en sus iglesias”.

Dijo estar seguro de que los jóvenes guardan “un terreno que se puede recorrer para conducirlos a un futuro que solo Dios conoce y a él le pertenece”.

A los obispos, les pidió que la Iglesia en Latinoamérica sea "respetuosa del rostro multiforme del continente" y que "debe continuar prestando el humilde servicio al verdadero bien del hombre latinoamericano".

"Debe trabajar sin cansarse para construir puentes, abatir muros, integrar la diversidad, promover la cultura del encuentro y del diálogo, educar al perdón y a la reconciliación, al sentido de justicia, al rechazo de la violencia y al coraje de la paz", les indicó.

Y agregó: "Ninguna construcción duradera en América Latina puede prescindir de este fundamento invisible pero esencial".

En ese mensaje de diversidad, el Papa dedicó algunas de sus palabras a las mujeres: “La esperanza en América Latina tiene rostro femenino”, aseguró, mientras resaltaba el rol de estas en la Iglesia y el continente, así como varios episodios bíblicos en los que han sido centrales.

“De sus labios hemos aprendido la fe. Casi con la leche en sus senos hemos adquirido los rasgos de nuestra alma mestiza y la inmunidad frente a cualquier desesperación. Pienso en las madres indígenas o morenas. Pienso en las mujeres de la ciudad, con su triple turno de trabajo. Pienso en las abuelas catequistas, pienso en las consagradas y en las tan discretas cortesanas del bien”, dijo frente a la Celam.

Y agregó: “Sin las mujeres, la Iglesia del continente perdería la fuerza de renacer continuamente (...). Si queremos una nueva y vasta etapa de la fe en el continente, no la vamos a obtener sin las mujeres. Por favor, no pueden ser reducidas a siervas de nuestro recalcitrante clericalismo”, sentenció.

El Papa también indicó a los obispos de América Latina que "no se puede, por tanto, reducir el Evangelio a un programa al servicio de un gnosticismo de moda, a un proyecto de ascenso social o a una concepción de la Iglesia como una burocracia que se autobeneficia". Y agregó que "no se puede reducir a una organización dirigida, con modernos criterios empresariales, por una casta clerical".

Invocando el espíritu del documento de Aparecida de 2007, Francisco volvió a decir que hay que "reencontrar el corazón de la misión de la Iglesia en América Latina".

"Se trata de que se metan día a día en el trabajo de campo, allí donde vive el Pueblo de Dios que les ha sido confiado. No nos es lícito dejarnos paralizar por el aire acondicionado de las oficinas, por las estadísticas y las estrategias abstractas", aseveró.

Advirtió a la Iglesia no comportarse como "si tuviera las maletas en la mano, lista para partir después de haberla saqueado, como han hecho tantos a lo largo del tiempo".

"No podemos perder el contacto con este sustrato moral, con este humus vital que reside en el corazón de nuestra gente, en el que se percibe la mezcla casi indistinta, pero al mismo tiempo elocuente, de su rostro mestizo: no únicamente indígena, ni hispánico ni lusitano ni afroamericano, sino mestizo, ¡latinoamericano!".

Para Francisco, la esperanza de en América Latina "tiene un rostro joven", "un rostro femenino", y "la mente y los brazos de los laicos".

ELTIEMPO.COM con información de EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA