Vida

'Regalar' ideas, la forma más efectiva de perder amigos

Si te robaron una idea en el trabajo o la universidad, respira: hay formas de que no vuelva a pasar.

'¿Qué podría salir mal?' Desktop

¿Qué puede hacer si se da cuenta de que otra persona se apropia de una idea suya? Le damos unos consejos en este capítulo.

Foto:

CEET

30 de abril 2018 , 07:27 p.m.

¡Hola de nuevo! En este capítulo de '¿Qué podría salir mal?', Margarita, una oyente que nos contó que un amigo de la universidad le quitó una idea para un cortometraje, recuerda cómo fue ese caso y cuáles fueron sus consecuencias. 

Con recomendaciones de Laura Alba, business partner ('socio de negocios', en español, gracias) de recursos humanos de la compañía Michael Page, te contamos qué se pudo haber hecho en una situación así y qué medidas deberían tomarse para evitar que te quiten una idea y que el ladrón se vuelva el próximo invitado a Cannes (no, eso no le pasó a Margarita y toca madera; tampoco te pasará a ti).

¿Tienes recomendaciones de libros, películas o cualquier producto que tenga que ver con el robo de ideas? ¡Compártelo en tus redes con el hashtag #QuéPodríaSalirMal!

'Me pedía pruebas de que estaba durmiendo, no engañándolo'

En el primer capítulo de este '¿Qué podría salir mal?' hablamos sobre el manejo de los celos y cuándo estos se vuelven demasiado perjudiciales para el bienestar propio y el de una pareja. Pueden escuchar ese episodio acá. 

Después de haber publicado ese episodio, recibimos el testimonio de Mónica*, quien durante más de cuatro años estuvo en una relación violenta. Esta es su historia:

"Al principio, él era el hombre perfecto: detallista, pendiente, amable con todo el mundo", cuenta en el correo electrónico que nos envió. Dice que, cuatro meses entrada la relación, la actitud de su pareja empezó a cambiar. Él empezó a llegar de sorpresa donde ella estaba, le pedía fotos de lo que estaba haciendo en su casa o en la calle.... Mónica pensaba: "Claro, es que quiere estar pendiente de mí". Le daba ternura.

En ese momento ella estudiaba en la universidad y se demoraba poco más de diez minutos en ir a su casa. Su novio lo sabía y le llamaba la atención si ella se demoraba más tiempo de lo usual en llegar. De diez a quince minutos había una gran diferencia para él. 

"Tenía que enviarle fotos, videos, hacer videollamadas para que él comprobará que sí estaba haciendo lo que yo le decía. Tenía que dormir con videollamada puesta y que él comprobara si dormía, que no me escapa en las noches a 'engañarlo'", cuenta Mónica. "Si no hacía algo de lo que mencioné anteriormente, me insultaba y trataba mal". Ella llegó al punto de dejar a sus amigos de lado porque pensaba que tenía que dedicarse de lleno a la relación con su novio en la que ella, según él, "estaba haciendo todo mal". 

"Yo intentaba decirle que ese comportamiento estaba mal pero no, él decía que eso no era así". Y afirma que, aunque intentó dejarlo varias veces, no podía. "Llegué a creer que yo era una mala mujer, que mi forma de vestir estaba mal y descuidé totalmente lo que era yo. La verdad, no me reconocía", dice.

Empezaron a pelear. Él la agredía físicamente, también. "Y uno llega a permitir eso porque está totalmente ciego", explica.

La historia continuó, sin ceder, durante cuatro años. "Cuando entré a trabajar, tenía que escribirle si me movía de mi puesto de trabajo y tenía que enviarle fotos comprobando que sí estaba con mi jefe o con la persona que con la que estuviera", recuerda. Recuerda, también, que él buscó ayuda profesional después de haber reconocido que tenía un grave problema de celos pero dejó de ir al mes de empezar el tratamiento. Mónica no está segura de qué pensaba en ese momento: "Tal vez estaba enamorada y por eso permitía que esto pasara porque pensaba que él, teniendo ayuda, podía cambiar".

Cuatro años y un mes después, llegó la vuelta de tuerca: "Él conoció a otra persona estando conmigo", dice, "y ahí si perdió el interés en mí". Dejó de controlarla. Se fue de su vida. "Le agradezco a Dios que me ayudara a salir de algo así. Me hizo coger fuerzas para nunca permitir algo así, así como tampoco dejar que otras personas me traten o me hablen mal". 

Mónica espera que este testimonio ayude a otras personas a darse cuenta de que tienen que abandonar a sus parejas controladoras y celosas.*El nombre fue cambiado por petición de la fuente.

¡Tu historia podría estar acá!

Si quieres enviarnos un problema del día a día que no sabes cómo resolver o que en algún momento no supiste cómo enfrentar, escríbenos un correo a especialesmultimedia@eltiempo.com con un resumen de tu anécdota y nos pondremos en contacto contigo para que hablemos de tu testimonio. ¡Podrías ser nuestro próximo episodio!

Agradecemos cualquier comentario constructivo para mejorar este podcast. ¡Queremos hacerlo contigo! No dudes en dejarnos un comentario en redes sociales con el hashtag #QuéPodríaSalirMal.

Puedes escuchar este podcast cuando quieras: mientras vas de camino a algún lugar, en tu casa, a la hora del almuerzo o mientras piensas por qué dejaste esa brillante idea tuya escaparse de tus manos. Puedes descargar este episodio en la plataforma Spreaker.

'¿Qué podría salir mal?' es dirigido y editado por Maru Lombardo. Puedes seguirla en su Twitter, @puntoyseacabo.

Simón Granja, periodista de Educación de EL TIEMPO, también conduce el programa. Puedes seguirlo en su Twitter, @simongrma.

Mira más especiales multimedia de EL TIEMPO aquí. 

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA