Vida

Oda al amor / De tu lado con Alex

Hoy los jóvenes dicen “te amo” para saludarse, para despedirse y para todo lo que venga en la mitad.

Amor

"Amar de verdad asusta hasta los huesos. En momentos es difícil, requiere esfuerzos, paciencia y demasiada generosidad", Alexandra Pumarejo. 

Foto:

123rf

08 de mayo 2018 , 11:57 p.m.

Hoy los jóvenes dicen “te amo” para saludarse, para despedirse y para todo lo que venga en la mitad.

Ellos convirtieron esta frase en una muletilla que realmente no tiene mucho peso, y, como no le ‘ponen cabeza’ a la hora de utilizarla, no creo que entiendan muy bien sus verdaderas implicaciones. Se volvió paisaje.

El problema no solo es que dicen estas dos palabras con ligereza, sino que sus actos son coherentes con la noción de que estar enamorado es como en las películas: casi siempre hay un final feliz, acompañado por una banda sonora linda y pegajosa. Parecería que el amor es de fácil acceso y de aún más fácil deshecho.

Amar de verdad asusta hasta los huesos. En momentos es difícil, requiere esfuerzos, paciencia y demasiada generosidad. Implica un acto heroico sin precedentes, en el cual uno le entrega completamente el corazón y el alma a otra persona, confiando en que los cuidará, incluso, mejor que uno mismo.

Conlleva compartir con ese otro los secretos más profundos, con la esperanza de que usará esa información para querer y entender más, pero nunca para usarla en contra. Amar requiere valentía para desnudarse y mostrarse tal y como se es y esperar con ansias a que la persona amada lo acepte, lo respete y lo valore.

Y, además, incluye una generosidad infinita para también aceptar al otro y dejar ser. Exige entender que las diferencias no son para separar, sino para engrandecer. No es un acto de un día, sino un compromiso consciente de todos los días.

Es tener la certeza de que aunque se cometan errores y haya tropiezos en el camino, cualquier tema se puede dialogar con empatía y compasión. Es estar dispuesto a escuchar, cuando lo único que se quiere es gritar. Es ceder la necesidad de siempre tener la razón a favor de la felicidad y la armonía.

Implica mirar a la persona y ver más allá de su físico. Acompañarla cuando se halla en la cúspide del éxito y de la salud, y aún más cuando no lo está.

El amor no son dos palabras y un corazón dibujado en un papel. No dejemos morir la noción de que el amor es el sentimiento más puro que existe y que cuando se logra compartir con la persona adecuada es magia... ¡no por lo irreal, sino por lo extraordinario!

ALEXANDRA PUMAREJO@detuladoconalex

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA