Medio Ambiente

‘La ausencia del Estado aumenta la deforestación’

Thelma Krug, vicepresidenta del IPCC, alerta sobre la vulnerabilidad de los bosques.

Thelma Krug, experta en cambio climático

La brasileña Thelma Krug es miembro del Instituto Nacional de Investigación Espacial de São Paulo.

Foto:

Tatiana Pardo / EL TIEMPO

08 de diciembre 2017 , 11:25 p.m.

Aumento en el nivel del mar, mayores flujos migratorios y conflictos, eventos climáticos extremos, propagación de enfermedades, cosechas menos abundantes que pondrían en riesgo la seguridad alimentaria de miles de personas y el derretimiento irreversible de los glaciares son tan solo algunos de los escenarios que se desprenden del aumento de la temperatura del planeta y que el Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC), que reúne a científicos de todos los continentes, viene advirtiendo desde hace años.

En su último estudio, del 2014, los investigadores aseguraron que es “extremadamente probable” que el cambio climático sea producto de las actividades humanas y que, para que la temperatura del planeta no aumente más de dos 2 °C respecto de los niveles preindustriales (umbral después del cual se rompería el ya frágil equilibrio ambiental del planeta), debemos reducir las emisiones contaminantes entre un 40 y un 70 por ciento entre el 2010 y el 2050, y llevarlas a cero o, incluso, a un nivel negativo en el 2100.

EL TIEMPO habló con Thelma Krug, vicepresidenta del IPCC, miembro del Instituto Nacional de Investigación Espacial de São Paulo y una de las encargadas de implementar el sistema de monitoreo por satélite de la deforestación en la Amazonia.

Hay estudios que sugieren que cumplir con los Acuerdos de París es casi una “utopía”. ¿Usted cómo lo ve?


Sin esfuerzos adicionales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), se espera que sigan aumentando debido al crecimiento de la población mundial y las actividades económicas. Los escenarios de línea base, aquellos sin proyectos de mitigación, dicen que en el 20100 habrá un aumento de la temperatura de la superficie media global de entre 3,7 °C y 4,8 °C en comparación con los niveles preindustriales. Existen múltiples vías de mitigación que probablemente limiten el calentamiento a menos de 2 °C, pero requieren importantes desafíos tecnológicos, económicos, sociales e institucionales.

¿Qué pasa con el tema de adaptación, sigue siendo muy abstracto?

La adaptación es mucho más compleja, porque es anticiparnos a algo que podría o no ocurrir, y no sabemos su dimensión. Siempre ha sido un punto complicado, pero para algunos países, como las pequeñas islas del Pacífico, es un hecho que ya está sucediendo, no es un escenario lejano, por lo que las acciones deben ser claras y urgentes. Este es un problema, incluso, para el financiamiento. Los países en desarrollo están más interesados en financiar mitigación, pero también es porque los gobiernos no tienen planes de adaptación claros, o no son lo suficientemente interesantes como para estimular el pago. Ahí está el reto.

En el 2016, la tasa de deforestación en Colombia aumentó 44 por ciento, casi 179.000 hectáreas de bosque arrasadas. ¿La Amazonia podría perder su capacidad de captar CO2?


Este es un tema muy complejo. Los científicos en Brasil dicen que la Amazonia ya no cumple con sus funciones de absorción de CO2 como antes. Esa es una de las preguntas que tenemos: no sabemos qué tan resilientes serán los bosques a estos cambios, que suceden tan rápido, de sequías intensas más prolongadas, incendios forestales o eventos de precipitación extrema. ¿Cómo van a reaccionar los bosques a estos cambios en el tiempo? Yo no lo sé, es muy difícil darte una respuesta ahora, pues tienen unas dinámicas propias.

Lo que sí debemos entender es que la Amazonia se debe ver como todo un sistema; por eso, las deforestaciones que ocurren en los países vecinos importan, y mucho.

¿Qué está haciendo Brasil para reducir la deforestación?

El sector forestal tiene el potencial para atraer recursos internacionales. Es una motivación muy grande para los países mostrar que su tasa de deforestación se ha reducido, pues hay dinero de por medio. Pero a veces no es falta de voluntad política, es que es muy difícil lograr esas metas.

Si los países no tuvieran ese incentivo económico, puedes estar segura de que la deforestación subiría. En Brasil, por ejemplo, la tasa de deforestación disminuye en la medida en que se aplica la ley como corresponde. Es lo más eficiente que existe. Aunque me gustaría ver los cambios estructurales, aquellos que son realmente sostenibles en el tiempo y se relacionan con la educación, la toma de conciencia y la voluntad política.

Creo que Colombia y Brasil tienen claras las posibles formas de combatir la deforestación y un muy buen conocimiento sobre el tema, pero se necesita plata. Las comunidades también deben verse beneficiadas para mantener en pie los bosques. Pero no puedes pagar por ello el resto de tu vida.

¿Y qué pasa con aquellas comunidades que no deforestan y no reciben incentivos económicos? Les puede parecer más rentable deforestar, ¿no?


Así es. Este es un punto muy interesante, el de la distribución de los recursos económicos. La responsabilidad no es solamente a escala nacional; los departamentos y municipios también deben aportar, pues estas personas son protectoras también. Pero entiendo que, por ejemplo, en los resguardos indígenas la tasa de deforestación es mínima, entonces no sería una prioridad poner la plata allí cuando hay unos focos muy fuertes ya determinados.

Con el posconflicto, nuevas zonas empiezan a ser deforestadas...

Claro. Ustedes en Colombia tienen un problema adicional que en Brasil no tenemos. Hay que tener mucha sensibilidad. Yo creo que es una situación muy delicada, pues se trata de áreas que estuvieron aisladas en muchos escenarios y ahora se integran a todo un país. Es difícil; habrá una transición, y el Gobierno tiene que ser muy cauteloso.

Si ves los mapas de Brasil, hay lugares que no tienen nada de deforestación, y es porque están aislados, no hay carreteras, así que es muy difícil acceder a ellos. Tenemos que frenar el avance hacia esas áreas. Las imágenes satelitales son extremadamente importantes, pues identifican esos puntos críticos para tomar acciones policiales y judiciales que ayuden a frenar la deforestación. La percepción de la ausencia del Estado es grave, y este es el punto central para el aumento de la deforestación.

Durante la conferencia COP23, en Bonn (Alemania), se discutió mucho sobre los modelos económicos. ¿Cómo dejar de depender del extractivismo?

Es muy difícil, pero cuando se habla de cambio climático se deben tener proyectos a largo plazo, sostenibles en el tiempo. Entonces hay que preguntarse qué tipo de economía se quiere ser. Las tecnologías de energías renovables son cada vez más rentables, han disminuido dramáticamente sus costos y son competitivas con otros modelos. ¿Por qué no usarlas?

La cooperación norte-sur es muy importante, pero es mucho más relevante la sur-sur. Tenemos que avanzar en compartir nuestras experiencias y conocimientos, fortalecernos y apoyarnos para tener una estrategia clara, de región.

¿Por qué usted siempre hace énfasis en la necesidad de cambiar el modelo energético?

Con una alta confiabilidad, el IPCC indica en su último informe de evaluación que las emisiones de CO2 producto de la quema de combustibles fósiles y los procesos industriales contribuyeron con alrededor del 78 por ciento del aumento total de las emisiones de GEI entre 1970 y el 2010. El crecimiento económico y demográfico es el motor más importante en los aumentos de las emisiones de CO2 derivados de combustibles fósiles.

Queda claro que la mayor contribución a las emisiones globales de CO2, el gas de efecto invernadero más abundante en la atmósfera, proviene de la quema de energía.

Por lo tanto, es necesario reducir considerablemente las emisiones del sector energético para alcanzar los objetivos planteados en el Acuerdo de París, particularmente el de mantener la temperatura del planeta por debajo de 2 °C con respecto a los niveles preindustriales.

TATIANA PARDO IBARRA
tatpar@eltiempo.com
En Twitter: @Tatipardo2

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA