Medio Ambiente

‘Cambio climático y lluvias, entre las causas del desastre’ de Mocoa

El científico Germán Vargas Cuervo explica cómo y por qué sucedió la tragedia en Putumayo.

Tragedia de Mocoa

En la actualidad y con el cambio climático, las poblaciones ubicadas en zonas similares deberán mejorar considerablemente sus sistemas de alerta.

Foto:

Santiago Saldarriaga / EL TIEMPO

09 de abril 2017 , 01:50 a.m.

El número de muertos por la tragedia de Mocoa asciende a más de 300 y, de acuerdo con las autoridades, este número seguirá aumentando en los últimos días, conforme avanzan las labores de búsqueda de los desaparecidos y la remoción de los escombros que quedaron en la capital del Putumayo tras la ‘avenida torrencial’ ocurrida el pasado sábado.

Ese es el término científico que se usa para designar este tipo de acontecimientos, al que la gente se refiere como avalanchas. La diferencia está en que, como lo explica el geólogo Germán Vargas Cuervo, la palabra avalancha se utiliza para designar los deslizamientos de material en zonas nevadas, mientras que las avenidas torrenciales son los crecimientos en los niveles de las aguas de un río, las cuales no pueden ser contenidas y generan una gran destrucción en las poblaciones cercanas.

Vargas Cuervo, profesor del Departamento de Geografía de la Universidad Nacional, asegura que, si bien no hay registros humanos de fenómenos como este en la historia reciente del río Mocoa, la información geológica sí ha demostrado que esta no es la primera vez que algo parecido ocurre. Según el científico, en la actualidad y con el cambio climático, las poblaciones ubicadas en zonas similares deberán mejorar considerablemente sus sistemas de alerta.

¿Cuál es la explicación científica de lo que pasó en Mocoa?


Mocoa está situada en un lugar que la hace altamente vulnerable a fenómenos asociados al cauce del río Mocoa, donde convergen otras tres corrientes principales: los ríos Taruca, Sangoyaco y Mulato. Es una zona de la cordillera con una morfología compleja y abrupta, en donde los bosques primarios han sido afectados por la deforestación. Con la situación actual del cambio climático y la presencia de lluvias intensas y de alta duración, se descargó mucha agua sobre las cuencas y todas las rocas del fondo empezaron a empujarse unas a otras con mucha energía, como si se tratara de un dominó. Cuando el río llega donde hay un cambio de pendiente, como el valle en el que se encuentra Mocoa, el material se sale de su cauce y ahí es donde se forman las avenidas torrenciales. La acción de ese lodo, arena, piedras y árboles afecta con su energía cualquier cosa que exista a su paso.

La mejor forma de evitar una tragedia como esta habría sido algo tan sencillo como tener una red de personas capacitadas

Se ha mencionado a la deforestación como un factor determinante. ¿Cómo influye lo que ocurre en la tierra sobre lo que pasa con un río cercano?

La cobertura vegetal es la primera variable de la superficie que recibe el impacto de la lluvia. Si hay una zona de bosques, el agua impacta sobre esta y la capacidad de retención y amortiguación es mucho mayor que cuando se deja descubierto el suelo.

¿Qué otros factores causados por el hombre influyeron?


Cualquier actividad que las personas hagan sobre las quebradas influye, porque le quita espacio al río para amortiguación de las aguas; cuando las poblaciones ocupan las zonas de influencia de los ríos siempre se ven afectadas.

El Ministro de Ambiente dijo que este era un evento extremadamente inusual. ¿Qué tan cierta es esta afirmación?

Eso depende de cómo lo miremos dentro de nuestra visión humana. A veces, nuestros registros humanos son muy cortos en el tiempo, de unos 100 años. Pero desde la geología vemos que esto no es un hecho de primera vez, sino que hay registros geológicos de avenidas torrenciales que dicen lo contrario. Armero fue destruida en su historia como tres veces.

¿Las instituciones de investigación cuentan con herramientas para monitorear lugares como Mocoa y lanzar alertas?

Instituciones como Colciencias incentivan las investigaciones sobre estos fenómenos. En este momento hay un muro entre la política y la academia, que cuenta con herramientas como las imágenes satelitales para saber cuándo la deforestación humana puede llegar a causar problemas y con otros sistemas como las estaciones hidrometeorológicas, aunque no alcanzan a cubrir el 10 por ciento de los cauces del país. La mejor forma de evitar una tragedia como esta habría sido algo tan sencillo como tener una red de personas capacitadas para comunicar de las situaciones anómalas y generar alertas tempranas y tomar medidas como las evacuaciones.

¿En qué otros sitios de Colombia podría pasar algo similar?

Si se vive al borde de la ladera, la probabilidad de que haya un deslizamiento es alta. Nosotros hicimos el análisis espacial de estos procesos y determinamos que hay cerca de 385 poblaciones sobre cauces de ríos de llanura y ladera que están en riesgo. Cada población debe evaluar si está ubicada en un lugar en el que necesita tomar medidas de prevención.

NICOLÁS BUSTAMANTE HERNÁNDEZ
Redactor EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA