Medio Ambiente

Malpelo amanece con 2'700.000 hectáreas de área protegida

El Santuario de Fauna y Flora es considerado Patrimonio Natural de la Humanidad. 

Santuario de Fauna y Flora de Malpelo

Esta distinción resalta la importancia del área marina como sitio de conservación y supervivencia de ecosistemas y especies marinas endémicas y en estado de amenaza.

Foto:

Cortesía: Thomas Kotouc

14 de septiembre 2017 , 03:55 p.m.

Este jueves, el Santuario de Fauna y Flora de Malpelo amaneció con una gran noticia. En la Base Naval de Bahía Málaga, en el Valle del Cauca, el presidente Juan Manuel Santos anunció que este importante ecosistema contará con cerca de 1’700.000 hectáreas más y pasará de ser un área protegida de 950.000 hectáreas a una de 2’700.000 hectáreas. 

El santuario, considerado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), también es catalogado como Área de Importancia para la Conservación de las Aves (Aica) y recientemente considerado como parte del Sistema Global de Refugios Marinos (Glores).

A partir del trabajo conjunto con la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap), se delimitó un área estratégica para el desarrollo de actividades de pesca sostenible y responsable que derivó en la declaración del Distrito Nacional de Manejo Integrado (DNMI) Yuruparí - Malpelo.

El DNMI tiene como objetivo primordial el uso responsable y sostenible de los recursos pesqueros, y constituye un modelo de gestión para realizar una pesca sostenible en el Pacífico por parte de los habitantes del litoral y, especialmente, de las ciudades como Buenaventura y Tumaco. Para ello, el Gobierno Nacional debe implementar con el sector pesquero las acciones enfocadas a la generación de información, al ordenamiento del recurso y al control adecuado de su aprovechamiento por nacionales y extranjeros.

“La conservación de estas nuevas hectáreas nos permite cumplir anticipadamente la megameta del sector ambiental establecida para este cuatrienio; cumplimos también una de las acciones de adaptación al cambio climático en el marco del Acuerdo de París; superamos la meta 11 de Aichi para la protección de la biodiversidad al pasar de 8,59 por ciento al 13,31 por ciento del territorio marino y costero protegido; y cumplimos también nuestra meta orientada a conservar y utilizar en forma sostenible nuestros mares en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, manifestó el presidente Juan Manuel Santos.

La declaratoria del Distrito Nacional de Manejo Integrado y la ampliación del Santuario Fauna y Flora Malpelo contribuyen a la consolidación del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Sinap) que en adelante contará con más de 28.400.000 hectáreas, en las que están representadas y protegidas diferentes especies y ecosistemas continentales y marinos que constituyen nuestro patrimonio natural.

Este fue un resultado articulado entre el Ministerio de Ambiente y el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (Invemar); la Fundación Malpelo; Conservación Internacional y la alianza público-privada para la Conservación de la Biodiversidad, el Territorio y la Cultura, integrada por: World Wildlife Fund (WWF), Wildlife Conservation Society (WCS), la Fundación Julio Mario Santo Domingo y Parques Nacionales Naturales de Colombia. Finalmente, la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales emitió el concepto favorable que permite formalizar la declaratoria.

Los manglares también serán protegidos 

A esta meta se suman las 311.565 hectáreas declaradas recientemente por Codechocó en el Distrito Regional de Manejo Integrado (DRMI) Bajo Baudó-Encanto de los Manglares, en el municipio de Bajo Baudó, que protege playas, manglares, corales, bancos de arena, acantilados, entre otros ecosistemas clave para el país.

El lugar cuenta con una gran diversidad biológica que incluye peces, crustáceos, moluscos, mamíferos, reptiles, anfibios y aves. Además, hace parte de la ruta migratoria de la ballena jorobada y allí ponen sus huevos tortugas como la carey, la verde y la golfina.

Carlos Mauricio Herrera, especialista en planeación de áreas protegidas de WWF-Colombia, quien participó en estos procesos de declaratoria, explica que la importancia de esta zona radica en los ecosistemas interconectados que se están protegiendo, donde convergen numerosas especies, algunas amenazadas como el tiburón martillo. “Esperamos que esta área sea un ejemplo de conservación de los manglares, teniendo en cuenta que el Bajo Baudó es el municipio con mayor cobertura en el departamento del Chocó de este tipo de vegetación”, añadió.

MEDIOAMBIENTE
@ElTiempoVerde

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA