Medio Ambiente

El Escudo Guayanés, las rocas más antiguas de Colombia

Científicos y fotógrafos se embarcaron en una travesía por uno de los ecosistemas más inexplorados.

Escudo Guayanés

Panorámica aérea de un sector del Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete.

Foto:

Archivo Im Editores

24 de noviembre 2017 , 11:59 p.m.

En el corazón de las selvas de la Amazonia y de las planicies de la Orinoquia colombiana se encuentran algunas de las formaciones geológicas más antiguas del planeta, pertenecientes al Escudo Guayanés.

Así empieza el último libro sobre naturaleza publicado por el Banco de Occidente, Escudo Guayanés en Colombia, un mundo perdido, en el que tres fotógrafos y varios investigadores –expertos en fauna y flora, geología, antropología y geografía– se adentraron en un misterioso y biodiverso paisaje conformado por rocas de dimensiones colosales y altas mesetas que miden hasta 600 metros de altura, cobijadas por un bosque húmedo tropical tupido y bañadas por caños de aguas cristalinas y ríos caudalosos.

Los cerros de Mavecure, los ríos Inírida, Atabapo y Orinoco (en Guainía), junto a la serranía de La Macarena (Meta), la serranía de La Lindosa (Guaviare), la serranía de Chiribiquete (Guaviare, Caquetá) y el parque nacional El Tuparro (Vichada) fueron los escenarios plasmados en este libro. Se trata de lugares poco explorados, testimonios de un pasado que aún desconocemos pero que sabemos existió.

Flor de Inírida

La flor de Inírida de verano es endémica de las sabanas arboladas del departamento del Guainía y se caracteriza por tolerar la acidez y la toxicidad del suelo.

Foto:

Angélica Montes Arango

El Escudo Guayanés, con sus 2,5 millones de kilómetros cuadrados –aproximadamente el 13 por ciento de Suramérica–, constituye, con la cuenca del Amazonas, una de las tres principales áreas vírgenes tropicales del mundo, además de la cuenca del Congo y de las islas Nueva Guinea y Melanesia.

EL TIEMPO habló con Juan Manuel Díaz Merlano, biólogo de la Universidad de los Andes y principal autor del libro. Aquí empieza un recorrido sobre la tierra del agua.
Si retrocedemos varios años, ¿cuál sería el momento que pudiese explicar la formación del Escudo Guayanés y su particularidad?

Las rocas que hoy día constituyen el Escudo Guayanés se formaron o solidificaron hace entre 2.400 y 570 millones de años, pero la mayoría de ellas, incluyendo las que se encuentran en la porción colombiana del Escudo (Guainía, Vaupés, Vichada), se formaron hace unos 1.800 millones de años. Son, por lo tanto, las más antiguas existentes en el país.

¿Cuáles son las características que tiene la biodiversidad de este ecosistema?

Sobre los afloramientos rocosos del Escudo Guayanés se originaron y evolucionaron muchas plantas y animales especializados en el transcurso de los últimos 500 millones de años. Esos afloramientos han permanecido aislados por períodos de tiempo muy prolongados, favoreciendo la desconexión genética y la diferenciación de las especies de flora y fauna (especiación geográfica). Eso se manifiesta actualmente en la gran cantidad de endemismos (especies de plantas y animales que se encuentran exclusivamente en estos lugares). En cada una de esas ‘islas’ hay una o más especies que no existen en ningún otro lugar del mundo.

Escudo Guayanés

Debido a la poca pendiente de los terrenos, durante las crecientes, los ríos se desbordan e inundan las sabanas y bosques aledaños.

Foto:

Archivo Im Editores

¿Cuáles son las condiciones ecológicas que resaltan en estos afloramientos rocosos y no se ven en ninguna otra parte?

Se trata de afloramientos rocosos aislados entre sí por extensas llanuras selváticas o de sabana. El sustrato rocoso crea condiciones particulares de relieve, altitud, luz, temperatura y retención de humedad. Los suelos alrededor son muy pobres en nutrientes y contienen metales tóxicos. En esas condiciones solo pueden prosperar plantas especialmente adaptadas que no están presentes en las llanuras de selva.
¿Qué condiciones climáticas extremas se observan allí?

Los afloramientos rocosos, donde la vegetación arbórea es escasa, crean condiciones extremas de insolación, temperatura (muy frío en la noche y muy caliente en el día) y humedad (poca retención de agua y evaporación muy alta). Además, los afloramientos de mayor elevación (mesetas) son lugares más fríos que las llanuras circundantes.

El Escudo Guayanés hace referencia a la abundancia de agua en estas tierras. ¿Cómo está conformada esta red hidrológica y qué importancia tiene para la economía de quienes la habitan?

En efecto, Guayana, Guyana y Guainía, entre otros, son vocablos indígenas que significan tierra de mucha agua. Gran parte de la región del Escudo Guayanés permanece inundada buena parte del año.
La región del Escudo Guayanés se divide en tres sistemas de drenaje, conformados por cuencas cuyos ríos vierten sus aguas al Amazonas por el sur, al Orinoco por el norte o al Atlántico por el oriente. Varios ríos fluyen en sentidos divergentes o incluso opuestos a otros, debido a que están sutilmente separados por una franja de terrenos elevados.

Esta región vierte al océano Atlántico cerca de 113.557 metros cúbicos de agua dulce por segundo. El intrincado sistema fluvial ha sido determinante en la accesibilidad a los recursos forestales y un factor decisivo en la configuración del paisaje socioeconómico de la región.

Tucán pechiamarillo

El tucán pechiamarillo se puede observar en las serranías de La Macarena y La Lindosa.

Foto:

Francisco Rojas Heredia

Desde el aire se observa que esta región tiene ríos blancos, negros y claros. ¿En qué se caracteriza cada uno de ellos?

Así es. Una de las particularidades de la red hidrográfica del Escudo son las tonalidades de los ríos cuando se observan desde el cielo. Ello se relaciona con el lugar de nacimiento y con las características de las áreas por donde discurren. Así, los ríos claros, de aguas transparentes, nacen en los terrenos elevados de los afloramientos rocosos del Escudo y pasan a través de formaciones rocosas antiguas o de sabanas arenosas. Los llamados ríos blancos son turbios, sus aguas son marrón amarillento y provienen de la cordillera de los Andes. Los ríos negros nacen en las llanuras selváticas; aunque sus aguas son traslúcidas, presentan una tonalidad marrón oscuro similar a la de una infusión concentrada de té.

¿Qué información nos pueden dar sobre estas primeras civilizaciones con las pinturas rupestres que observaron? ¿Cómo vivían y convivían con su entorno?

El arte rupestre está lleno de misterios. Dado que son pinturas realizadas con ocre (óxidos de hierro), sin componente orgánico, no es posible conocer la fecha en que fueron hechas ni tampoco quiénes las hicieron. Lo que sí es claro es que los motivos reflejan una gran riqueza en el relacionamiento de esas culturas con la flora y la fauna de su entorno y unas refinadas representaciones simbólicas de la naturaleza. Sin embargo, dado que es imposible conocer el contexto en que fueron realizadas las pictografías, no tiene sentido tratar de interpretar sus significados ni hacer conjeturas sobre el modus vivendi de esas culturas.

Rupestre

Algunas evidencias arqueológicas sugieren que la Amazonia ha estado habitada por seres humanos desde hace cerca de 20.000 años.

Foto:

Archivo Im Editores

¿Cuáles son las principales amenazas que evidenciaron que aquejan a esta zona del país?
La deforestación de vastas extensiones de selva, especialmente en Guaviare y Caquetá, debido al avance de la ganadería extensiva y los cultivos ilícitos, amenaza seriamente con alterar la conectividad de poblaciones de fauna y flora y la calidad del hábitat acuático en los ríos.

La minería de aluvión y en los cauces (oro y coltán), que implica el uso de dragas y el empleo de mercurio y cianuro. Con ello se está alterando el hábitat y, más grave aún, se están acumulando grandes cantidades de mercurio en peces como el bagre, que son consumidos por comunidades indígenas.

Escudo Guayanés

Los Macuna, Kubeo, Tucano, Tanimuka y otros grupos indígenas del Vaupés celebran cada verano el comienzo de la cosecha de chontaduro con un baile del muñeco.

Foto:

Diego Miguel Garcés

¿Qué le significaría el posconflicto al Escudo? Irónicamente, su aislamiento le ha permitido también su conservación...

El conflicto mantuvo gran parte de la región del Escudo Guayanés colombiano aislada y blindada a los grandes proyectos de desarrollo (agroindustria, minería a gran escala, exploración y explotación de hidrocarburos, turismo, etc.) y mantuvo la frontera de colonización agrícola y ganadera con poca variación durante muchos años. Con el posconflicto se espera una apertura del turismo a zonas con mucho potencial, pero que deben ser preparadas previamente para que la actividad se haga con unos criterios claros de sostenibilidad y bajo impacto.

Como en otras partes del país, los territorios dejados por las Farc pasan a ser dominados rápidamente por otros grupos al margen de la ley que propician la actividad minera descontrolada (contaminación) y los cultivos ilícitos (deforestación). Los grupos indígenas pasan ahora a ser particularmente vulnerables si no se controla e impide la invasión de sus resguardos.

TATIANA PARDO IBARRA
tatpar@eltiempo.com
@Tatipardo2

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA