Vida

‘Estoy en un año sabático, pensando y revisando mi vida’: padre Linero

El padre Alberto Linero publicó recientemente su décimo libro, ‘Dios es mujer’.

Padre Linero

El padre Alberto Linero tiene varios proyectos editoriales entre el tintero.

Foto:

César Malgarejo.

22 de junio 2018 , 07:44 p.m.

El padre Alberto Linero, el de ‘el man está vivo’, el barranquillero próximo a cumplir los 50, el boquisucio –como él mismo lo dice– al que le encanta hablar por radio, televisión y redes sociales; el autor de libros como Si estás enamorado no te cases o ¿Qué tiene ella que no tenga yo?, está de año sabático.

Sigue siendo sacerdote, pero no vive en comunidad, no lo mantiene su comunidad –los padres Eudistas–, no trabaja para su comunidad. Está dedicado a la lectura, a la oración, a su celebración privada, a dar una que otra conferencia y a hablar en las mañanas en Blu Radio. “Se me abrió esa oportunidad, y ahí estamos”. Un trabajo que le sirve montones, ahora que se tiene que mantener por sí mismo.
Está pensando y revisando cosas. Sabe que es polémico, que ha casado muchas peleas, que se ha ‘salido de los chiros’.

¿Lo regañaron? ¿Ser tan polémico lo está haciendo replantearse su forma de ser?

No, estoy acostumbrado a que me regañen. He sido regañado desde niño, porque siempre he sido inquieto y poco dócil. Mi mamá era ‘chancletoterapeuta’. En realidad, lo que quiero es saber cómo estoy ejerciendo mi vida, y es lo que estoy revisando. Me da miedo jugar en un equipo de fútbol y que no me quieran dar el balón; eso me golpea. Tengo el cuero duro, me acostumbré a que me critiquen, a que me digan cosas feas. Y si tomo una decisión no es por eso, es porque Dios me llama a hacer otras cosas.

Me gusta ser un líder que inspire a la acción. Me gusta tender puentes, ser punto de encuentro, y todo lo que me permita hacer eso me encanta.

Suena a que podría dejar el sacerdocio.

Estoy abierto a esa posibilidad, a ver la vida de otra manera. Si descubro que mi camino no es este, no tengo problema en cambiar. Que no se escandalicen. He vivido feliz con lo que he hecho, y si sigo siendo sacerdote lo decidiré desde lo profundo de mi corazón, pero es posible decir ‘no más’. ¡Estoy en el seminario desde los 16 años, y cumplo 50 en octubre! (A los 15 años se enamoró de Jesús de Nazaret, en un retiro en el que se encontró con un predicador que hablaba de él como una persona cotidiana. “Me tocó, me sentí atraído por ese proyecto de vida y comencé a vivir esa experiencia con los padres Eudistas”).

Debe de estar encantado hablando en radio, a usted le gusta eso: el púlpito, los medios, las redes sociales.

Me gusta ser un líder que inspire a la acción. Me gusta tender puentes, ser punto de encuentro, y todo lo que me permita hacer eso me encanta, sea el púlpito, las redes... Siempre seré un predicador de la palabra de Jesús, yo estoy enamorado de ese man. Puede que deje de ser sacerdote, pero no de llevar su palabra.

¿Le atrae la política?

Como digo, me gusta ser un líder. No soy un hombre de derecha, ni de izquierda ni de centro, quiero convivir en la diferencia. Tengo buenos amigos ateos, conversos, protestantes, de condiciones sexuales distintas, y los respeto y valoro.
Pero el padre Linero no quiere hablar de política ni de su futuro, sino de su reciente libro, Dios es mujer, el número diez.

¿Cómo así que Dios es mujer?

Es evidente que Dios es espíritu, y al ser espíritu no tiene sexo. El papa Juan Pablo II, en un texto hermoso, nos deja claro que podemos acceder y comprender a Dios desde lo masculino y lo femenino. Dios nos creó a imagen y semejanza suya, hombre y mujer, dice el relato del Génesis. Allí está expresado él en lo femenino y en lo masculino.

Padre Linero

El padre Linero es autor del libro 'Dios es Mujer'.

Foto:

César Malgarejo

¿Es un libro feminista?

Aunque el mundo ha cambiado mucho, hay una actitud que no y que es muy dañina: el machismo. Seguimos oyendo casos de feminicidios, chistes sexistas, manifestaciones de desprecio contra ellas. Entonces, este libro es una reflexión que busca generar conciencia en mujeres y hombres sobre la necesidad de relacionarnos de igual a igual, con respeto.

Cómo hablar contra el machismo desde una iglesia machista.

No creo que la Iglesia sea machista, es patriarcal, dos elementos distintos. La Iglesia accede a la experiencia de Dios desde el mundo cultural en el que está. Y ahí hay prácticas patriarcales muy claras. Pero cuando uno se acera a los textos bíblicos encuentra a Dios expresado en situaciones de mujer. Dios como mamá, como mamá que amamanta, Dios como mujer que pare. El Antiguo Testamento, desde figuras femeninas, entiende el amor de Dios.

En el Nuevo Testamento, los textos ya no son tan claros como yo quisiera. En algunos textos se lo compara con un papá misericordioso que tiene más rasgos de mamá que otra cosa.

Usted hace un defensa de la mujer completa, que no necesita una media naranja...

Porque las mujeres son hechura de Dios, y Él no hace nada incompleto. Ellas no necesitan a nadie que las complete, Dios las ha creado capaces de ser felices por ellas mismas. Muchos podrán citarme la carta de Pablo que dice: “Mujer, sométete a tu marido; marido, ama a tu esposa como a ti mismo y como Jesús amó a su Iglesia”. Hay que entender que esto se escribió en un contexto cultural distinto al nuestro, donde la mujer sí tiene una situación de sometimiento.

Pero el contexto general es el de la igualdad. No creo que los textos bíblicos sostengan una postura machista en conjunto. Si tú entiendes la propuesta existencial de Jesús, no puedes discriminar a nadie. Toda interpretación bíblica que sostenga actitudes machistas está equivocada y errada, y para esto está el magisterio de la Iglesia. Hay muchos relatos mitológicos que no se pueden interpretar de manera literal.

También invita a las mujeres a empoderarse, un término que está muy de moda...

En el mundo de la posmodernidad, de las redes sociales, de lo digital, sigue habiendo un machismo exagerado, siguen golpeando a las mujeres, hay maltrato emocional, todavía les pagan menos a las mujeres que ocupan el mismo cargo. Todavía los hombres creen que ellas se visten para nosotros y que si se ponen una falda pequeña, estoy autorizado a... Todavía creemos que cuando una mujer dice no, el cuerpo le está diciendo sí. En este mundo todavía existe esto.

Son estructuras mentales, sociales, religiosas muy fuertes, un muro ancho al que hay que pegarle martillazos; lo hemos ido tumbando, pero todavía falta mucho. Los cuentos de hadas están montados sobre el machismo: una princesa que debe esperar su príncipe azul, eso está ahí.

Las mujeres son hechura de Dios, y Él no hace nada incompleto. Ellas no necesitan a nadie que las complete, Dios las ha creado capaces de ser felices por ellas mismas.

¿Cómo ve los movimientos como Me Too, Cuéntalo...?

Son necesarios porque nos comenzamos a enterar de lo que realmente no sabíamos. Es importante la divulgación, pero hay que ir más allá y generar comportamientos para que haya equidad. Después de esa campaña quedé aterrorizado de las cosas que me contaban mis amigas: los piropos tan agresivos que les toca oír, el manoseo en los buses, las insinuaciones en el trabajo... Esta sociedad tiene que ver el grado de enfermedad que tiene y cómo las hace víctimas. Ellas están peleando solas contra toda una estructura machista, y hay que apoyarlas.

¿Y cómo deben actuar los hombres en todo esto?

Por eso, como varón, escribo. Tenemos que comenzar a actuar, a comportarnos. Espero que el libro también lo lean muchos hombres, que se puedan cuestionar. Tenemos que construir relaciones más equitativas de pareja, en las que la mujer sea autónoma y dueña de sus proyectos. No creo en un Dios que justifique a una mujer sometida, maltratada.

Usted plantea que tener un proyecto de vida les ayuda a defenderse...

Sí, que tengan sueños, convicciones, propósitos. Si no saben para qué existen, si no tienen una misión clara en la vida, van a depender de las circunstancias alrededor, y eso las hace vulnerables. Hay que entender el ser humano como algo que se va haciendo todos los días.

¿Y ese proyecto de vida da la posibilidad de no ser madres?

Creo en la maternidad y en la procreación, tenemos que ser dadores de vida, pero también creo que una mujer que no es fértil por cualquier circunstancia de la vida o porque ha decidido no tener hijos, no hay por qué llamarla fracasada. Tenemos que ser respetuosos y valorar la libertad a las personas.

Padre Linero

"Creo y defiendo lo que dice la Iglesia hoy; creo en la doctrina católica, pero también creo que en algún momento esos temas se van a discutir y a analizar", padre Linero. 

Foto:

César Malgarejo

Otro proyecto de vida puede ser que haya mujeres que quieran ser sacerdotes, ejercer de la misma forma que los hombres el servicio religioso...

Ahí me metes en una discusión teológica. Creo y defiendo lo que dice la Iglesia hoy; creo en la doctrina católica, pero también creo que en algún momento esos temas se van a discutir y a analizar. A mi manera de entender, pertenecen a la disciplina y se pueden cambiar. En el Nuevo Testamento se hace mención de una diaconisa. Hoy, la Iglesia dice que no, pero no significa que esté cerrada la puerta.

Pero llevamos casi 20 siglos, y nada que cambia...

Las instituciones son muy lentas. Llegará el momento.

Así como la maternidad, el matrimonio también está siendo muy cuestionado. ¿Estamos frente a una crisis del matrimonio tradicional?

El sacramento del matrimonio sigue siendo válido, es un regalo de Dios, hay que tenerlo presente. Lo que necesitamos es generar dinámicas y prácticas que correspondan al mundo de hoy. Tengo miedo de por qué se casa la gente, se casan si saber en lo que realmente se van a meter.

Llegan a la iglesia en una traba natural de hormonas, de endorfinas, y luego aterrizan ¿y...? Tenemos que preparar más a las parejas, generar un mejor ambiente de comunicación en la relación, de buen trato, de expectativas. La razón del matrimonio es el amor, una decisión de ser feliz con el otro tal cual es, pero conscientes de que va a cambiar a lo largo de la vida, lo cual implica que habrá cambios en la relación.

NATALIA DÍAZ BROCHET
EDITORA DE EL TIEMPO
Twitter: @ndbrochet
Correo: natdia@eltiempo.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA