Vida
PRESENTADO POR:
Logo Air Canada4

El corazón francés de Canadá

Montreal se consolida como un destino cuyo legado europeo atrae a visitantes de todo el mundo.

Montreal
Foto:
10 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

Caminar por las calles empedradas del centro de la ciudad de habla francesa más grande del continente americano es apenas una de muchas experiencias que Montreal les ofrece a sus visitantes.

Al andar por Montreal se oye hablar francés, el idioma oficial de la ciudad debido al legado de los colonizadores provenientes de Francia, que en el siglo XVII se establecieron en ese punto de Norteamérica. Por esta razón, la multiculturalidad es una de las riquezas de esta metrópoli, pero no es la única.

Allí, en el suroriente de la provincia de Quebec y a orillas del río San Lorenzo, mientras los turistas se detienen frente a vitrinas de tiendas boutique, entran a galerías de arte y descansan en cafés y restaurantes para dedicarse a pensar en los muchos planes que pueden realizar.

La oferta es muy amplia: va desde los espectáculos del prestigioso Circo del Sol, orgullo de los montrealeses, hasta rutas de avistamiento de ballenas y recorridos por viñedos de la región. A continuación algunos planes que cautivan a los visitantes.

La magia del Circo del Sol

Uno de los productos más reconocidos de Montreal, de la provincia de Quebec y de Canadá es el Circo del Sol. No importa de cuál espectáculo se trate porque cualquiera de los que ponen en el escenario a decenas de acróbatas, gimnastas, payasos y artistas de diversas disciplinas, deja recuerdos imborrables. Uno de los más recientes es ‘Luzia’, inspirado en la cultura mexicana. Si ver cualquiera de los shows del Circo del Sol en ciudades como Las Vegas, Nueva York y Orlando ya es inolvidable, imagínese lo que significa ser un espectador en el país donde nació este circo.

Pasear por la calle Saint-Paul

Casi cualquier evento importante que sucede en Montreal está relacionado con la calle Saint-Paul. Esta vía, que mide apenas más de un kilómetro y medio, atraviesa con su piso empedrado el corazón de la ciudad vieja. Salpicada de tiendas, galerías de arte y restaurantes, entre otros locales, Saint-Paul data de la década de 1670 y era un punto clave en el desarrollo del comercio porque en varias de sus casas se acumulaban las pieles antes de ser enviadas por barco a Francia. Varios edificios históricos se han conservado, así que para los aficionados a la arquitectura, es un placer recorrerla.

El encanto de la Plaza de Armas

A pocos metros de la calle Saint-Paul se encuentra la Plaza de Armas, un muy buen lugar en el que es ideal observar a los transeúntes y las obras de arte público. En ese sentido es infaltable pasar al lado de dos esculturas divertidas: la de una mujer con su perro french poodle y la de un hombre que carga a su bulldog. La plaza suele albergar el Festival de Jazz de Montreal, que este año llegará a su edición 39 y se celebrará entre el 28 de junio y el 7 de julio. La arquitectura de los alrededores es un atractivo, así como la Basílica de Notre-Dame, que da frente a la plaza.

La belleza del río San Lorenzo

La parte sur de la provincia de Quebec es atravesada por el río San Lorenzo, la puerta de entrada a los Grandes Lagos y al corazón de Norteamérica. Navegado por Jacques Cartier en el siglo XVI, San Lorenzo representa una línea de tiempo en la que se muestra la historia de Quebec y de Montreal. Uno de los productos turísticos que más disfrutan los visitantes de la zona es el de los recorridos que se organizan por el río en barcos que cuentan con todas las comodidades para los pasajeros. El paisaje y la sensación de libertad son inolvidables.

Una ciudad para peatones

Montreal es una ciudad que invita a los peatones a explorarla. Su parte vieja es la esencia con sus calles empedradas y el placer que produce caminar por ellas hacia el oriente. Aunque las principales atracciones históricas se encuentran a distancias cortas, también es posible recorrer otras partes de la ciudad en el metro y en las líneas de bus que llegan a puntos más alejados del centro. Igualmente, es útil el sistema de alquiler de bicicletas que cuenta con más de 400 estaciones donde se puede tomar una de ellas y andar por cuenta propia.

Los caminos del vino

Si Francia es reconocida por sus vinos de calidad mundial, Montreal y la provincia de Quebec, donde se encuentra el legado de ese país europeo, no decepciona a los amantes del enoturismo. Basta seguir los letreros azules a lo largo de las rutas de los viñedos en los pueblos del oriente para descubrir la cuna vitivinícola de Quebec. Allí, además de escenarios ideales para disfrutar de un picnic, los turistas aprenden detalles como la manera en que se pisan las uvas mediante el método tradicional. Hay 22 viñedos que se pueden recorrer en carro y en bicicleta.

Ver las ballenas

Tomar un auto en alquiler y manejar por las carreteras de Quebec es un plan perfecto para quienes no están de afán y se animan a ver un espectáculo natural memorable: el de las ballenas que visitan la costa norte de la provincia. Son 880 kilómetros los que se pueden recorrer, siempre con la mirada atenta para descubrir los letreros azules que señalan los puntos de la vía en los que es posible detenerse para ver los grupos de estos gigantescos mamíferos en sus viajes por las aguas frías de esta parte de Canadá. Algunas empresas también ofrecen cruceros para ver a las ballenas.

En contacto con la naturaleza

Además del estilo francés de Montreal y de Quebec, uno de los atractivos de la provincia es el de visitar alguno de sus 24 Parques Nacionales. En ellos, especialmente durante el verano, es posible apreciar la geografía variada y su flora y fauna diversas; aunque el invierno también ofrece paisajes nevados dignos de recordar. Los parques se pueden visitar en recorridos a pie, en canoa o en kayak. Se trata de territorios protegidos que ofrecen la posibilidad de conectarse con la naturaleza. Algunos de ellos son Forillon, La Maurice y Mingan Archipelago National Park Reserve.

Saint-Denis, infaltable

La columna vertebral del distrito de compras de Montreal, la calle Saint-Denis, encanta a los peatones con almacenes de sombreros y de ropa; con tiendas de discos y con cafés ubicados en terrazas desde donde se ve pasar la vida sin apuros. Durante el verano es grande la afluencia de visitantes a los bistrós y a los restaurantes en los que se prueban delicias locales como el poutine, un plato sencillo elaborado con papas fritas, queso cheddar y salsa de carne. Junto con la avenida del Mont-Royal, Saint-Denis es una de las principales vías comerciales de la ciudad.

¡Participe por dos tiquetes ida y regreso a Canadá!

Los días 26 de abril, 3, 10 y 17 de mayo, encontrará en eltiempo.com 4 contenidos acerca de los destinos más atractivos de CANADÁ. Para poder participar, los usuarios deberán responder correctamente las 4 trivias que estarán dentro de los artículos, dejar sus datos completos y aceptar los términos y condiciones de la actividad.

La persona que complete las 4 trivias con el mejor puntaje, será el beneficiado con este regalo de Air Canada y El Tiempo que consiste en dos tiquetes en la ruta Bogotá - Canadá - Bogotá. Vea términos y condiciones aquí.

¡Mucha suerte!

Quiz Maker - powered by Riddle

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA