Educación

'Ahora el reto es sacar la guerra de los niños’

CEO de ONG War Child asegura que tras la firma de la paz aún queda mucho por hacer por los menores.

El CEO de la ONG War Child, Tjipke Bergsma

El CEO de la ONG War Child, Tjipke Bergsma, habló sobre la situación de los niños en Colombia y en otros países en conflicto.

Foto:

Cortesía War Child.

21 de abril 2017 , 10:36 a.m.

“En el futuro quiero ser una maestra, que la escuela esté construida en concreto y que haya energía. Y que nunca dejan entrar a los que nos vienen a hacer daños en nuestro territorio”, plasmó Elena Amalfi Piamba, una niña de 13 años oriunda del municipio Villagarzón (Putumayo) en un dibujo que hizo durante una actividad de la ONG War Child, en el que representa lo que ha sido su vida en la comunidad donde vive.

El dibujo de Elena es uno de los tantos de más de 350 niños -en su gran mayoría campesinos, afrocolombianos e indígenas- que viven en contextos de alta vulnerabilidad y que participaron en el Festival de Dibujo de la ONG holandesa War Child, que se dedica a trabajar por el bienestar de niños que han sido víctimas del conflicto armado.

Cuando War Child llegó a Colombia, en el 2007, el gran reto que se propuso fue rescatar a niños, como Elena, de la guerra que vivía en ese entonces el país; una cifra que nunca ha sido oficial porque no ha sido posible contar a los menores de edad reclutados por los grupos armados.

(Le puede interesar: CICR recibe un primer grupo de 13 menores entregados por las Farc). 

Sin embargo, con la disminución del conflicto y la firma de paz entre las Farc y el Gobierno nacional, el objetivo de esta organización ha cambiado un poco.

Según Tjipke Bergsma, CEO de War Child, el reclutamiento infantil ha disminuido en los últimos años y más ahora, en la coyuntura que vive el país. Pero advierte que el reto ahora es distinto: “no solo es sacar a los niños de la guerra sino sacar la guerra de los niños”.

Esto lo busca War Child generando un impacto duradero a través del apoyo psicosocial, la educación y la protección de niños, niñas y adolescentes de todas las formas de violencia.

(Para recordar: Niños en las Farc, capítulo de la guerra que empieza su fin el sábado).

Su principal estrategia es empoderarlos para que creen su propio futuro por medio del desarrollo de la creatividad como una herramienta para hacer frente a los efectos del conflicto, para que así superen sus temores y desarrollen confianza en sí mismos.

En Colombia, War Child busca mejorar el bienestar psicosocial de los niños, niñas y adolescentes fortaleciendo su capacidad de resiliencia para que así afronten la violencia que viven. El trabajo lo hacen en escuelas con niños, niñas y adolescentes, sus cuidadores, parientes, maestros y otros actores sociales envueltos en su protección.

En la actualidad, la ONG de origen holandés opera en 12 países entre los que están Afganistán, Siria, Sudán del Sur, Uganda, Israel y Territorios Palestinos ocupados, entre otros. Colombia es el único de América en el que hacen presencia y está en Chocó, Putumayo, Cauca y Valle del Cauca y En Bogotá, y está explorando Meta, Vaupéz, Arauca y Guaviare.

EL TIEMPO habló con Tjipke Bergsma, el CEO de la organización.

¿Cómo queda la niñez en Colombia después del proceso de paz?

La verdad es que en las zonas rurales no vemos muchos cambios. Las Farc dejaron de reclutar, pero la injusticia social, el tráfico de la droga y la minería ilegal siguen. El gran desafío después de la firma de la paz es trabajar en esas problemáticas, especialmente con los niños y los jóvenes para hacer un cambio total. Lo positivo es que casi todos los sectores de la sociedad son conscientes de que es necesario hacer algo, pero de largo aliento, no de seis meses.

¿Cómo ha cambiado la niñez respecto al conflicto?


En Colombia es más difícil que en otros países porque tiene un conflicto de generaciones. En la mayoría de países, como por ejemplo Siria, la cuestión a resolver es ‘cómo sacamos al niño de la guerra’, pero lo que pasa en Colombia es ‘cómo sacamos la guerra del niño y de los adultos’. La guerra de Siria es relativamente joven, allí los padres todavía tienen valores, referencias sobre lo que puede ser una sociedad en paz. Sin embargo, acá lo que se debe hacer es revertir la espiral. Cuando estamos en las regiones, los mismos padres, los docentes, toman cosas por normal que no son normales: pegarle a un niño, a un adulto, violencia sexual. Normalizan actitudes violentas. Eso es más complejo de resolver.


¿Qué les preocupa sobre la situación de los niños y jóvenes en los conflictos del mundo?

En War Child hemos trabajado siempre con niños y jóvenes afectados por conflictos, durante 20 años, en varios países. Los primeros años fueron en Bosnia y Kosovo, luego en Afganistán, Siria, y demás, y desde hace 10 años en Colombia. Pero ahora las cifras de conflicto armado convencional son más pequeñas que los conflictos urbanos. Por ejemplo, en Siria, durante los últimos 6 años, ha habido 300 mil muertos (aproximadamente 50.000 por año), pero cuando se miran las cifras de conflicto urbano en Brasil, el último año fueron 58 mil muertos. Es decir, hubo más muertos en este último en un año por conflicto urbano que en un año en Siria. Esto se debe a las guerras de la droga y entre pandillas. Nosotros estamos cambiando nuestra forma de trabajar, ya no solo tratamos niños de conflicto tradicional sino también en zonas urbanas.

Los jóvenes son la carne de cañón de las bandas criminales, del narcotráfico, de las pandillas ¿qué se debe hacer para protegerlos?

Crear posibilidades de futuro. Hay que atender mucho las zonas rurales y de conflicto porque la firma de la paz puede ser una realidad, pero las causas siguen existiendo. Por ejemplo, hace más de 20 años surgieron las maras después de la guerra en El Salvador y no debemos permitir que eso ocurra en Colombia. La solución es educar. Hay que desarrollar un modelo ‘sexy’ para los jóvenes. Ellos son el futuro del país. Hay que hacerlos parte de la sociedad. Ese es el desafío. Si no se logra, tanto a nivel urbano como rural, se genera un problema muy grande porque así nunca se podrá desarrollar el país integralmente. Simón Granja Matías 
Redactor de Vida/Educación
@simongrma

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA