Educación

La economía circular en las nuevas generaciones / Opinión

Este modelo se convierte en una nueva alternativa para generar energía con innovación social.

Por qué un profesor debe estudiar innovación social

La economía circular se convierte en una nueva alternativa para generar energía con innovación social.

Foto:

123RF

18 de diciembre 2017 , 12:45 a.m.

Cada vez más, la optimización del uso de los recursos se está convirtiendo en una necesidad imperante en la sociedad mundial. Utilizar recursos no renovables no está en la agenda de las nuevas generaciones y producir más desechos y desperdicios no hace sostenible ni viable el desarrollo natural del ser humano.

Solo el relleno sanitario de Doña Juana, en Bogotá, recibe 7.000 toneladas de residuos diarios y ya llegó a su máxima capacidad.

El impacto social es demasiado negativo. Países como Corea del sur, se han puesto como objetivo que al 2030 no existan rellenos sanitarios y que los desechos sean reutilizados en tres usos genéricos: reciclaje, generación de energía o uso biológico.

Este concepto se viene definiendo como la ‘economía circular’, el cual persigue el cambio de una economía lineal (producir, usar y tirar) hacia un modelo circular, tal y como ocurre en la naturaleza (producir, usar y reutilizar) generando un equilibrio sostenible de los recursos.

Esta semana, 10 grupos de jóvenes emprendedores presentaron propuestas en la Universidad de Los Andes, ante el reto mundial de la Fundación Bill Clinton de transformar, con energía, las vidas de diez millones de personas en pobreza.

Marco Osorio, Cristian Marín, Gina Salazar y Ayrton Alfaro presentaron el proyecto Biotor-Natural Sinergy, un biodigestor que utiliza energía solar para producir biogás y fertilizantes para los agricultores, a través del uso de los desperdicios orgánicos naturales y de los animales.

Estos son recursos que ofrece el campo para mejorar y tecnificar la productividad de más de cuatro millones de campesinos que viven en pobreza extrema y que en el posconflicto tendrían la oportunidad de aumentar sus ingresos en un 300 por ciento.

Otro grupo, conformado por Ricardo Franklin, Jaime Gutiérrez, Catalina Reyes y Natalia Suárez presentó SV-power, un sistema llamado bio-pila, que utiliza las micro algas y bacterias como baterías que generan energía básica para dos bombillos, una estufa de inducción y un refrigerador pequeño. Este usa como materia prima el agua no tratada y las heces de las personas. El sistema le permite a la población vulnerable acceder a un servicio básico de energía en los lugares más apartados del planeta.

Así las cosas, la economía circular se convierte en una nueva alternativa para generar energía con innovación social.

JORGE HERNÁNDEZ
Director de Innovandes

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA