Educación
ANÁLISIS UNISABANA
Logo de la Universidad de La Sabana

Dizque el Papa en “batimóvil”

La precisión de los datos debe ser uno de los infaltables requisitos del periodismo.

Dizque el Papa en “batimóvil”

A un profesional de la comunicación, y más de la comunicación pública, se le exige que domine con suficiencia el idioma en el cual se expresa.

Foto:

123rf

07 de septiembre 2017 , 08:22 a.m.

Todos los seres humanos hemos cometido errores; esa es una característica de nuestra condición: somos falibles. Los periodistas, sin embargo, en el ejercicio de nuestra profesión, debemos cuidarnos mucho más que el resto de los ciudadanos para evitar más distorsiones de la realidad, aunque estas surjan sin ninguna intención.

Es frecuente que en las facultades de periodismo y comunicación se reitere que no basta la intención de comunicar una idea, sino que las palabras utilizadas y su disposición han de encajar en el sentido preciso que se busca.

Por supuesto, es entendible el ya conocido caso de una señora frente a los micrófonos y cámaras de televisión, quien trataba de informar cómo ella fue testigo del asalto en un autobús urbano: “Yo vi a un hombre que llevaba un revólver; pero yo no pude hacer nada, porque quedé… ¡putrefacta!”.

Es fácil deducir que la señora víctima del asalto estaba nerviosa, no era periodista y confundió dos adjetivos: “putrefacta” por “estupefacta”. Ningún reproche para ella, porque no hubo intención de cometer ese error; por eso, es error. También imaginar que ella se descomponía (putrefacción) resulta muy temerario.

Pero, a un profesional de la comunicación, y más de la comunicación pública, se le exige que domine con suficiencia el idioma en el cual se expresa: la lengua es la materia prima del periodista y del comunicador público (no todos son periodistas).

Sus equivocaciones serían equiparables si observáramos cómo trastabillan a cada momento Messi, Neymar, James o Ronaldo cuando tocan el balón. La categoría de un futbolista se mide por su destreza en el dominio del balón; la de un periodista, en la habilidad con el idioma, entre otros talentos.

El concepto contrario de la precisión es la vaguedad, la indefinición. Y en ese vicioso círculo están prisioneros muchos colegas, a pesar de que se entienden la premura y la dificultad diarias para acceder a las fuentes, circunstancia muy propia de este trabajo. No obstante, continúan soltando en cada emisión el “también hay que decir”.

Si también hay que decirlo, solo díganlo, y ya, sin acudir todas las veces a esta muletilla, a la cual se suman el “importante” (“el club contrató a un importante jugador”, como si los demás jugadores no tuvieran importancia), el “tema” (ultratrilladísimo cliché), “esta es toda la información” (cuando no han dicho nada concreto ni suficiente).

Otros informadores anuncian que “muchas personas continúan avanzando…” (¿qué significa “muchas”?): la precisión se soporta en un número (al menos aproximado), en los nombres y apellidos completos (porque abundan los homónimos), entre otros recursos. O eso de “un joven fue herido” puede ser reemplazo por “una persona de 19 años”, por ejemplo. Ante un niño de seis años, hasta un veinteañero puede ser un viejo; si la noticia la escucha alguien de 83 años, pensará que esa persona es muy joven. De ahí la relevancia de la precisión en la información noticiosa.

Y toda esta exposición viene a cuento debido al lapsus de una colega en Bogotá cuando, en vivo y en directo, cambió “papamóvil” por “batimóvil”. El aparte de su nota periodística fue compartido hace unos tres días por las redes sociales, y fue objeto de comentarios ácidos, burlones y hasta injustos. Y se convirtió en un indicio de cómo el mundo de la ficción lleva a suplir de manera inconsciente la realidad con el lenguaje trastocado.

Por fortuna, ella notó muy pronto el error y, sobre la marcha, corrigió.
Y este no es un desacierto tan grave como los que cometen, casi a diario y en la mayoría de las emisiones, infinidad de colegas.

Con vuestro permiso.

JAIRO VALDERRAMA V.
UNIVERSIDAD DE LA SABANA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA