Educación

El nuevo papel del docente en el siglo 21 / Columnista invitado

El docente en este siglo tiene que ser un experto que guía.

12 de marzo 2018 , 09:27 p.m.

Según los expertos —entre ellos economistas, educadores y profesionales de todos los rangos en todo el mundo—, los jóvenes que tienen éxito en este siglo serán los que crean algo nuevo, no los que buscan un trabajo ‘normal’. Con una economía que no podemos predecir de un día para otro, el mundo necesita personas que puedan adaptarse, que creen oportunidades e innovaciones, en lugar de copiar los modelos del pasado.

Muchas de las instituciones viejas están volviéndose obsoletas por su incapacidad de resolver nuestros problemas más grandes. Por eso, dice Jaime Casap, de Google, no debemos preguntarles a nuestros hijos qué quieren hacer cuando sean grandes, sino que debemos preguntarles cuáles problemas quieren resolver. Este cambio de filosofía requiere un docente que sepa no solamente de su materia, sino también sobre cómo puede utilizar los conocimientos en contextos locales y globales para resolver problemas.

Además de eso, tenemos la revolución de información que ha venido con nuestra revolución tecnológica en las últimas décadas. Si cada estudiante con celular tiene acceso a casi toda la información que necesitará al buscarla en Google, ¿cómo cambia el papel del docente?

Hay escuelas que quieren bloquear el acceso o prohibir celulares, pero internet y los redes sociales tienen mucho valor educacional como herramientas para el siglo 21. En el Gimnasio Los Caobos estamos utilizando tecnologías para extender las investigaciones de los estudiantes, para buscar y compartir ideas, para colaborar con expertos y otros socios globalmente, para recibir retroalimentación, para recaudar fondos y para exponer nuestros productos finales.

Los jóvenes de hoy no tienen que memorizar todo, pero sí saber cuestionar, investigar, analizar y utilizar la cantidad monumental de información que tienen al alcance en internet, y los docentes de hoy tienen la responsabilidad de ayudarles en estas tareas.

En lugar de ser la fuente central de conocimiento, el docente en este siglo tiene que ser un experto que guía, crea curiosidad y aprovecha todas las oportunidades para explorar intersecciones entre disciplinas. Debe ayudar a fomentar habilidades como pensamiento crítico, colaboración en equipo, comunicación por diferentes medios y creatividad.

Siempre con la meta de crear más capacidad de automanejo en sus alumnos, el docente de este siglo fomenta la curiosidad y la capacidad de buscar respuestas. Deja que se frustren sus estudiantes y, así, aprendan a sobrepasar sus frustraciones y mejorar sus colaboraciones por medio de práctica y reflexión.

Siempre vamos a necesitar a los maestros, a personas que dedican sus vidas para la formación de conocimiento, habilidades y valores en nuestra juventud. Ser docente no es un trabajo que se puede hacer como una máquina porque requiere corazón, presencia y humanidad. Pero el papel que toma el docente en el aula está cambiando —debe cambiarse— si queremos preparar a nuestra juventud para este siglo en un mundo cambiante.

JENNIFER D. KLEIN
Rectora del Gimnasio Los Caobos

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA