Educación

Muchas actividades, más costos que beneficios / Opinión

Les permite a los niños desarrollar diversas habilidades, pero también les dificulta cultivar otras.

Pereza2

Participar en diferentes actividades les permite a los niños desarrollar diversas habilidades y destrezas, pero también les dificulta cultivar otras.

Foto:

123RF

02 de julio 2018 , 11:10 p.m.

Muchos padres, bajo el criterio bienintencionado de que sus hijos se preparen para el futuro, sean exitosos, aumenten las posibilidades de socialización, potencien sus dones y talentos o tengan buen estado físico, promueven el probar muchas actividades para darles la oportunidad de tener diferentes experiencias.

Si bien es cierto que esta multiactividad, que incluye deporte, arte, idiomas, trae beneficios que se reflejan en disfrute y ganancias sociales e intelectuales para los niños y los jóvenes, se ha convertido en un nuevo estilo de vida que parece no ser tan positivo en términos del impacto de sus efectos, pero también de los resultados.

Pocas ganancias. Participar en diferentes actividades les permite a los niños desarrollar diversas habilidades y destrezas, pero también les dificulta cultivar otras. Muchas investigaciones muestran que tener tantas opciones puede estar relacionado con ser inconstantes, no profundizar o perseverar y abandonar apenas se desaniman, y con frecuencia ellos mismos no sienten que lleguen a ser buenos porque volverse diestro en algo requiere constancia, hacer hábito y desarrollar la habilidad.

La socialización no es tan efectiva. Uno de los principales argumentos a favor de que los niños tengan acceso a diferentes actividades es que los niños pueden establecer relaciones con sus pares y compartir intereses comunes. Pero muchas veces las actividades están tan organizadas con tiempos fijos y reglas muy estructuradas, que dejan poco espacio para socializar.

Niveles altos de cansancio. Cada actividad implica una exigencia en tiempo, atención y energía. Atender a tantos estímulos genera fatiga y estrés. Esto sumado a que cada vez más los niños disminuyen sus horas de sueño y de paso la calidad reparadora de este, con los perjuicios que esto implica para la salud. Tanto para los padres como para los hijos, una agenda copada permanentemente los deja exhaustos, sin tiempo libre para descansar o disfrutar relajadamente de otras actividades.

Una inversión alta. Cada actividad requiere una inversión en equipo e implementos que puede ser costosa. Los padres esperan que sus hijos respondan a este esfuerzo en dinero y tiempo con motivación y disciplina. Pero con frecuencia esto no sucede y los niños se desaniman rápidamente, mientras los padres se sienten decepcionados y frustrados.

MARÍA ELENA LÓPEZ
Psicóloga de Familia
www.inteligenciafamiliar.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA