Vida

Los colombianos aman a sus perros, pero...

Pese a que los dueños les dan un valor importante, los descuidan en aspectos de su bienestar.

Perros

Muchos colombianos consideran a sus mascotas parte integral de la familia, incluso, como hijos.

Foto:

123RF

11 de mayo 2018 , 10:31 p.m.

Está más que comprobado: los colombianos aman a sus perros, al punto de que la mayoría los considera parte integral de la familia, e incluso, como hijos. Así lo demostró un estudio latinoamericano realizado por la ONG Protección Animal Mundial y que reveló los principales hábitos de los dueños de perros en la región.

La investigación, realizada en los recientes meses de febrero y marzo a 10.051 dueños de perros en Colombia, Argentina, México, Venezuela, Ecuador y Chile, reveló que, en general, los humanos les dan un muy buen trato a sus mascotas. Pero los descuidan en aspectos fundamentales para su bienestar.

En el caso colombiano, donde la investigación se aplicó con 1.200 dueños de perros, se destaca que el 93 por ciento considera que sus perros “son sus hijos” o “parte de la familia”, contra solo un 4 por ciento que los ve como mascotas; el 3 por ciento restante los ve como sus amigos. Sin embargo, no todos son tan responsables a la hora de brindarles las atenciones que requieren.

Es así como solo un poco más de la mitad los saca de casa hacer la actividad física que necesitan para que conserven una buena salud.“Estos resultados nos confirman que los perros tienen un rol muy importante en la vida de las personas, y que son mucho más que el mejor amigo del hombre”, comenta la doctora Melania Gamboa, gerente de Programas Veterinarios de Protección Animal Mundial, organización activa en 50 países y con más de 50 años de experiencia en el tema del bienestar animal.

En entrevista con EL TIEMPO, Gamboa analiza los principales resultados de esta investigación, enfocada en el caso colombiano.

¿Cómo está Colombia en el tema de tenencia responsable de mascotas respecto a otros países?

Colombia está ligeramente mejor en vacunación, desparasitación y baño, pero peor en paseo y visitas al veterinario, con respecto al promedio latinoamericano. También reportan, en general, más desconocimiento en cuanto a los temas señalados. La poca preparación de los dueños para cuidar de sus perros se refleja en algunos datos de la encuesta. Por ejemplo, el 35 por ciento lleva al veterinario menos de una vez por año, solo si se enferman, o nunca.

¿En qué otros aspectos se refleja ese desconocimiento?

Los dueños también señalan varias áreas de desconocimiento sobre las necesidades de sus mascotas en asuntos como la salud y su alimentación. Tres de cada diez reconocen no saber lo suficiente sobre cómo cuidar la salud de su perro ni sobre la comida.

¿Porque cree usted que las mascotas han adquirido tanta importancia en la vida de los humanos?

Porque han evolucionado al lado nuestro. Porque a los humanos nos gusta estar acompañados y tenemos animales de trabajo que nos ayudan con nuestras labores, como por ejemplo, el perro policía o el perro guía. También, cada vez más, nos vamos convirtiendo en una sociedad más tolerante y más sensibilizada con los animales. Ahora entendemos que los animales pueden sentir y merecen de nuestro respeto y consideración.

¿No cree que a veces se exagera con los perros y se humaniza demasiado a los animales?

A esto se le llama antropomorfismo y se trata de darles cualidades humanas a los animales. El antopormorfismo puede ser dañino para los animales, pues parte del bienestar animal implica que ese animal pueda expresar su comportamiento natural. Cuando a un animal se le pone ropa, o va dentro de una cartera, o se le trata igual que a un niño, podría causarle estrés y desviaciones de su comportamiento natural.

¿Qué le preocupa de los resultados del estudio?

Los datos revelan una tendencia a que los perros lleguen a sus nuevas familias de forma impulsiva o poco planeada, sin que sus miembros sepan cómo distribuir sus tareas de cuido, o si las características del perro empatan con las de la familia. Uno de cada cuatro dueños, por ejemplo, asegura que adquirieron a sus perros sin acondicionar la casa para ellos, sin discutir la responsabilidad que significa tener un perro, ni distribuir las tareas de su cuido entre los miembros de la familia.

Esa falta de planeación es delicada…


Esta es una situación preocupante, pues la adquisición impulsiva de los perros puede llevar al abandono y al maltrato cuando la familia no sabe cómo cuidar de él en una enfermedad, cuando no saben controlar su temperamento, o si sencillamente llegan a aburrirse de tener una mascota en casa.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA