Ciencia

Análisis: el gran final de Rosetta, la misión que alcanzó un cometa

Dentro de sus objetivos, la sonda buscaba desentrañar parte del pasado del Sistema Solar.

fg

Al final de su misión, Rosetta se estrellará en uno de los fosos del cometa 67P.

Foto:

Efe

29 de septiembre 2016 , 09:38 p.m.

Este viernes 30 de septiembre, luego de un viaje de 12 años, 6 meses y 27 días, durante los cuales recorrió casi 8 mil millones de kilómetros, la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) terminará sus operaciones al posarse sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko, el cual ha estado orbitando durante los últimos 2 años.

Rosetta es un vehículo espacial esencialmente compuesto por una caja de aluminio de unos dos metros de lado que alberga los sistemas de navegación y 11 instrumentos científicos, que son alimentados por unos paneles solares que se extienden 16 metros en cada uno de sus costados. Se trata de la primera misión en orbitar alrededor del núcleo de un cometa y depositar una sonda de exploración en su superficie, Philae, que después de su accidentado aterrizaje, en noviembre de 2014, logró más de 64 horas de observaciones científicas. (Lea también: Rosetta termina este viernes misión y se estrella voluntariamente)

La información que Rosetta ha recolectado durante su viaje interplanetario junto al cometa 67P es invaluable para los astrofísicos. Esto se debe a que los cometas es como cápsulas del tiempo que provienen del momento de formación del Sistema Solar y su composición encierra las claves para entender cómo se formó nuestro sistema planetario y la presencia de moléculas orgánicas en su superficie puede arrojar pistas sobre los procesos que originaron formas de vida en lugares como la Tierra.

Así como la piedra Rosetta –en cuyo honor está nombrada la misión–, permitió descifrar el lenguaje escrito del Antiguo Egipto, algún día, las observaciones de la sonda Rosetta pueden constituir una herramienta para comprender la historia de nuestro planeta.

Pero antes de desentramar estos grandes acertijos, Rosetta ha revelado que el cometa 67P es, en sí mismo, un objeto fascinante. Está compuesto por dos secciones que le dan el aspecto similar al de un pato de goma y, a pesar de estar compuesto de hielo y roca, su densidad le permitiría flotar con facilidad en los océanos de la Tierra. La superficie del cometa, que refleja menos de un 4 por ciento de la luz solar, haciéndolo más oscuro que el carbón, se ha revelado como un mundo rico en accidentes geográficos, incluyendo pozos de más de 100 metros de diámetro y 50 metros de profundidad, que expulsan chorros de gas, polvo y plasma. Es precisamente junto a uno de estos pozos, el llamado Deir al-Medina, en honor a un importante yacimiento arqueológico en Egipto, donde Rosetta finalizara su última maniobra. (En imágenes: Los 10 hitos de la misión Rosetta)

Durante su descenso final, Rosetta intentará tomar imágenes detalladas del interior de este pozo y culminará sus operaciones con un impacto suave pero que, dado que la sonda no está diseñada para aterrizar, probablemente la dejara inutilizable.

Con un costo total de 1.4 billones de euros, lo equivalente al precio de tres aviones Airbus 380, Rosetta se ha constituido en una de las misiones más ambiciosas y exitosas en la historia de la exploración espacial. Más allá de sus significativos resultados científicos y las implicaciones filosóficas que se derivan de la exploración directa de un objeto celeste que aún es fuente de temor y de superstición, Rosetta es parte fundamental de una nueva era de la exploración espacial en la que las redes sociales han devuelto el protagonismo a las misiones espaciales, permitiendo el seguimiento por parte de millones de personas interesadas en todo el mundo.

Hoy, los logros de la misión se pueden seguir gracias a los videos de la campaña “Rosetta, ¿Cuándo llegamos?” preparada por la ESA para anticipar los hitos de la misión y explicarlos en un lenguaje simple y en varios idiomas (incluido el español). También es posible comprar muñecos de peluche de la sonda, ver las imágenes que esta ha tomado con sus cámaras; se pueden escuchar las pistas de audio generadas a partir de campo magnético del cometa y participar en teleconferencias de acceso público o enviarles preguntas a los científicos del proyecto a través de Twitter.

Más que nunca en la historia de la humanidad, los habitantes del planeta tienen acceso las ideas que permiten lograr hazañas tecnológicas como alcanzar un cometa. Nunca antes tantas personas en todo el mundo tuvieron a un clic de distancia la oportunidad de ver cómo la dedicación y la cooperación entre personas de distintas naciones, colores y creencias permiten alcanzar un objetivo que antes parecía estar más allá de la imaginación.

En medio de los sentimientos de tribalismo y de desconfianza en la ciencia que ahora se convierten en capital político, son logros como los de Rosetta los que inspiran a las nuevas generaciones a buscar nuevos objetivos, a encontrar la inspiración y el conocimiento que se necesita para desarrollar las ideas que mejoren la calidad de vida de los humanos, pero al mismo tiempo preserven el tesoro vivo de nuestro planeta. Porque hoy llegamos a un cometa no solamente para aprender sobre nuestro pasado sino también para demostrar lo que podemos lograr para enfrentar el futuro.

JUAN DIEGO SOLER
Investigador del Servicio de Astrofísica del CEA / Saclay, Francia
Twitter: @juandiegosoler

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA