Ciencia

Control a la fiebre aftosa / Opinión

El caso del virus de la fiebre aftosa puede pasar al hombre, pero no produce en él una enfermedad.

Fiebre aftosa

Aunque el brote en Yacopí generó una cuarentena sobre 132.752 reses en los cinco municipios, el alcance de la medida en el centro del país cubre a 1'045.252 animales.

Foto:

Juan Carlos Domínguez / Archivo EL TIEMPO

21 de julio 2017 , 12:32 a.m.

Ni la peste porcina ni la influenza aviar le van a dar al hombre. La mayoría de infecciones virales son específicas de especie, lo que significa que si son de cerdo, se quedan en el cerdo. Si no fuera así, ¿se imaginan qué pasaría si nos tomamos un jugo de naranja hecho con naranjas infectadas por el virus de la tristeza de los cítricos?

La excepción a esta regla es el virus de la rabia, que afecta tanto a hombres como a animales. Sin embargo, también está el caso del virus de la fiebre aftosa, que si bien puede pasar al hombre, no produce en él una enfermedad con sintomatología de impacto para su salud.

Toda esta explicación es para enfatizar en que, si bien se reinició en Colombia un brote de fiebre aftosa, esta no genera ningún problema para el hombre. Podemos seguir comiendo carne y tomando leche, pues el virus no entra por vías digestivas, y apoyar la industria ganadera. No obstante, tenemos que mejorar las prácticas de prevención y control.

La fiebre aftosa es una enfermedad muy contagiosa, de curso rápido y que afecta a vacas, ovejas, cerdos, corderos y caballos. Gracias a su ausencia por nueve años, logramos certificarnos como país libre de aftosa, lo que permitió fortalecer la industria pecuaria convirtiéndola en una importante fuente de ingresos.

El pasado 4 de julio, en el municipio de Tame, Arauca, se presentaron casos en una finca, lo que se atribuyó al ingreso de animales desde Venezuela. Días después, en Yacopí se registró un brote con ocho fincas infectadas. Esto indica desafortunadamente que hemos quedado sin la certificación, expuestos a padecer importantes pérdidas económicas no solo por la muerte de los animales y por la disminución de su productividad, sino también por la veta en la exportación.

El ingreso de animales ilegales desde Venezuela, país que no cuenta con estrictas medidas de vacunación, y la falta de controles sanitarios más estrictos para llegar con la vacuna a predios apartados o de pocos animales fueron las causas de este brote que deja como enseñanza el refrán de las abuelas “es mejor prevenir que lamentar”.

MARÍA FERNANDA GUTIÉRREZ
Bacterióloga y doctora en ciencias biológicas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA