Ciencia

Chorros de agua en luna de Saturno, posible señal de vida microbiana

Por ahora, solo se tienen evidencias de habitabilidad, pero no de la existencia de formas de vida.

Saturno

El descubrimiento en Encélado fue hecho gracias a la sonda Cassini, de la Nasa, que desde 2004 estudia al planeta gigante Saturno.

Foto:

Nasa

14 de abril 2017 , 11:26 p.m.

En el polo sur de Encélado, una de las lunas de Saturno, el sexto planeta de nuestro sistema solar –famoso en el imaginario popular por su impresionante sistema de anillos–, unos enormes chorros de agua emergen hacia la superficie desde el interior del planeta con gran presión.

Las rocas que se forman a grandes profundidades, al entrar en contacto con el agua líquida cerca de la superficie, sufren una transformación, que junto con la actividad hidrotermal producen la liberación de grandes cantidades de hidrógeno molecular.

Este hallazgo, hecho por la sonda Cassini, que desde 2004 sobrevuela Saturno –misión que se encuentra en su recta final–, y divulgado por la Nasa, implicaría que junto con otras condiciones de Encélado, como el agua en estado líquido que se encuentra en sus océanos subterráneos y la temperatura, entre otros, ha llevado a los científicos a barajar la posibilidad de que exista vida en Encélado, por lo menos de forma microbiana.

“El hecho de que hayan encontrado hidrógeno no significa que haya vida, sino que pueden darse las posibilidades para que esta exista allí. Pese a haber encontrado tan altas cantidades de este elemento, aún falta una parte de la ecuación”, explica el geólogo planetario David Tovar, quien es enfático en aclarar que los científicos se enfocarán en buscar formas de vida microscópica.

Tovar agrega que el objetivo es tratar de descifrar las razones por las cuales hay tanto hidrógeno molecular, elemento que puede ser una fuente de energía para los microorganismos: “Podría ser que no hay ningún ser consumiéndolo, pero también puede ser que esté asociado a las fuentes geotermales o que sea el subproducto del metabolismo de algunos microorganismos”, indica el experto.

“Estas son circunstancias similares a las que tenía la Tierra cuando se dieron los orígenes de la vida, hace más de 3.800 millones de años, cuando la tectónica de placas no funcionaba, y había ventilas, fuentes hidrotermales, agua y mares ácidos”, lo cual llena de expectativa a los investigadores.

El descubrimiento convierte a Encélado en el único lugar más allá de la Tierra en que los científicos han hallado evidencia directa de una posible fuente de energía para la vida, según las conclusiones del estudio, divulgadas en ‘Science’.

“La próxima vez que vayamos, vamos a llevar algo que no solo siga la historia de la habitabilidad, sino que empiece a buscar evidencia de vida”, dijo Hunter Waite, del Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio (Texas), y autor principal del estudio.

VIDA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA