Ciencia

Los rayos que cambiaron nuestra visión del mundo

Wilhelm Röntgen se convirtió en el primer ganador del Premio Nobel de Física, que recibió en 1901.

Rayos x

Desde el arte se ha explorado el uso de rayos X con aparatos 200 veces más potentes que los que encontramos en los hospitales, para mostrar la ‘esencia’ de objetos cotidianos.

Foto:

123RF

07 de noviembre 2017 , 09:00 p.m.

Ver a través de los objetos, uno de los poderes de Supermán, no está restringido al mundo de la ficción. Hace 122 años ese sueño comenzó a volverse realidad, gracias a una de las grandes mentes de nuestra historia, el físico Wilhelm Conrad Röntgen.

Apasionado por la fotografía, hacia finales del siglo XIX Röntgen se desempeñaba como físico jefe de la Universidad de Würzburg, en Alemania. Un día, su ayudante le llevó unas placas fotográficas –que en aquella época eran de vidrio– y le comentó que por algún error se había velado uno de los lotes, ante lo cual Röntgen se preguntó cómo había podido ocurrir, teniendo en cuenta que se encontraban en un cajón, envueltas en papel negro. Pensó que la fuente causante era un tubo de vidrio al vacío en el cual realizaba descargas eléctricas y que había sobre la mesa, encima del cajón (conocido como tubo de rayos catódicos), el cual dejó la sombra de un aro proyectada en las placas fotográficas.

Durante mes y medio, Röntgen se puso a la tarea de ahondar en el fenómeno, descubriendo que cierto tipo de radiación invisible había actuado sobre la emulsión de las placas, a la cual denominó rayos X o rayos incógnita, teniendo en cuenta que en matemáticas esta letra se utiliza para denotar una variable desconocida (incógnita) en una ecuación. Quiso estudiar el alcance de estos misteriosos rayos, para lo cual pasó al cuarto contiguo y colocó una placa fotográfica al lado de la puerta, en donde plasmó la imagen de las bisagras metálicas.

Uno de los días más memorables para la ciencia fue cuando pidió a su esposa poner la mano sobre la placa fotográfica para tomar la primera imagen radiográfica del cuerpo humano. En ella se visualizan los huesos de la mano y el anillo de boda, gran comienzo para una de las ramas más poderosas de la medicina, la radiología.

Röntgen se convirtió en el primer ganador del Premio Nobel de Física, que recibió en 1901, y el uso de rayos X se popularizó durante el siglo XX.
Gracias a ellos, hemos estudiado la configuración de materiales con la técnica denominada cristalografía de rayos X, pero también profundizado en el conocimiento de cuerpos y fenómenos en el universo que los emiten, como los agujeros negros, la formación de galaxias, el ciclo vital de las estrellas, y los fenómenos más energéticos de nuestro sistema solar, que tienen lugar en el Sol y suelen denominarse tormentas solares.

Incluso, desde el arte se ha explorado el uso de rayos X con aparatos 200 veces más potentes que los que encontramos en los hospitales, para mostrar la ‘esencia’ de objetos cotidianos. La radiografía más grande se tomó a un avión Boeing 777, con 500 radiografías individuales.

SANTIAGO VARGAS
Ph. D. en Astrofísica. Observatorio U. Nal.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA