Ciencia

Los telescopios del Papa

Pese a algunas desavenencias con la ciencia, el Vaticano tiene un antigua institución astronómica.

Castel Gandolfo

La imagen muestra la residencia papal de Castel Gandolfo.

Foto:

Michael Kappeler / EFE

29 de agosto 2017 , 10:30 p.m.

Los misterios del universo no son ajenos a la Santa Sede. Pese a que encontramos a lo largo de su historia posturas marcadas por un claro rechazo a importantes contribuciones científicas, el Vaticano ha establecido también relaciones con la ciencia, particularmente con la astronomía.

La implementación del calendario gregoriano, promulgado en 1582 por el papa Gregorio XIII, es uno de los ejemplos más significativos que muestran una conexión directa del pontificado con el uso de datos astronómicos. Para este propósito se construyó, en 1580, la llamada torre Gregoriana, en donde se promovió el estudio de la astronomía, acompañado de minuciosas observaciones de la posición aparente del Sol en el cielo.

La que se establece como una de las instituciones de investigación astronómica más antiguas del mundo recibe actualmente el nombre de Specola Astronomica Vaticana, o el Observatorio Vaticano, y tiene su sede principal en la residencia veraniega del Papa, en el Palacio de Castel Gandolfo –unos 25 kilómetros al sureste de Roma–, desde que en la década de los años 30 del siglo pasado el papa Pío XI decidiera moverlo de la Ciudad del Vaticano debido a los altos niveles de polución y contaminación lumínica, que impedían realizar en buena forma las observaciones.

En este lugar trabajan investigadores de la orden de los jesuitas que se han formado en áreas científicas, principalmente con doctorados en astronomía, y llevan a cabo investigaciones en diversas áreas del conocimiento sobre el entorno cósmico.

Tan solo tres décadas después de su llegada a Castel Gandolfo, los mismos problemas para la observación surgieron en esta nueva locación, y se decidió tener al grupo de investigación del Vaticano en una sede internacional en la Universidad de Arizona, en Estados Unidos, en el observatorio Steward. La necesidad de tener un instrumento propio los llevó a completar, en 1993, el Telescopio Vaticano de Tecnología Avanzada (VATT, por sus siglas en inglés), situado en el monte Graham, en Arizona.

Importantes investigaciones han sido llevadas a cabo en este lugar, incluyendo el descubrimiento de los llamados objetos astrofísicos masivos de halo compacto en la galaxia de Andrómeda y la caracterización de un centenar de objetos transneptunianos (que habitan regiones más allá del planeta Neptuno).

La sede principal en Castel Gandolfo sigue activa y cada dos años realiza una escuela de verano para estudiantes de astronomía.

SANTIAGO VARGAS
​Ph. D. en Astrofísica Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA