Vida

Entrevista a un corazón cansado que clama por ayuda

En el día de la falla cardiaca, se confiesa y aclara que esta complicación se puede prevenir.

corazón

Con ejercicio y estilos de vida saludable, el corazón funciona mejor.

Foto:

Nilson Quecano

08 de mayo 2018 , 11:38 p.m.

“Si no me tratan, la mitad de las personas que me padecen morirán antes de cinco años. Por eso pido que me paren bolas, hoy que es mi día”, dice un corazón insuficiente en medio de la molestia de saber que afecta a casi 650.000 personas en el país.

Como órgano vital, este corazón en falla muestra su preocupación porque tiene claro que todo lo que le pasa se pude prevenir, y por eso acepta hablar sin tapujos de su condición, con el único interés de que la gente sepa que la insuficiencia cardiaca merece más atención.

Cuéntenos, ¿qué es la insuficiencia cardiaca?

Bueno, es una enfermedad que se produce porque el músculo que me forma pierde fuerza y no soy capaz de bombear la sangre con el oxígeno y los nutrientes que necesita el organismo.

¿Pero usted deja de latir?

No, de ninguna manera. Yo sigo en mi ritmo, pero con una debilidad tal que no puedo lanzar la sangre lejos.

Entonces, ¿qué ocurre?

Pues, como no puedo bombear la sangre, esta se acumula en las venas, y se hinchan los pies, los tobillos, las piernas, y de ahí para arriba se congestionan el hígado y los pulmones. Es una especie de trancón de sangre que complica todos los lugares en donde se queda.

¿Cuáles son los síntomas cuando usted falla?

Son fáciles de entender. Mire, como el cuerpo no se oxigena ni se nutre, hay un cansancio y una debilidad marcada; el cuerpo, especialmente las piernas, se hinchan; y, como el pulmón se llena de líquido, hay falta de aire. La gente siente que se ahoga, sobre todo cuando se acuesta; hay tos, y el pecho silba. Por supuesto que hay aumento de peso, por el acúmulo de líquidos, y, como el cerebro no se oxigena, hay confusión mental.

¿Qué hace que usted llegue a ese estado?

Las causas son todas las que afectan mis fibras musculares. Las más comunes son los problemas de las arterias coronarias que se tapan y pueden ocasionar infartos que me lesionan y me dejan sin fuerza. Pero también están la tensión alta, los daños en mis válvulas, la inflamación de mis músculos, las infecciones, las alteraciones del ritmo (arritmias), el sobrepeso, la diabetes, las drogas, el alcohol y hasta los medicamentos contra el cáncer. Mejor dicho, todo lo que comprometa mi esencia muscular.

¿Cómo se diagnostica?

Bueno, solo el médico puede decir si estoy en falla. Para eso hace un examen de pies a cabeza; y si lo sospecha, para confirmarlo puede practicar electrocardiogramas, ecocardiografías, radiografías, cateterismos y pruebas de esfuerzo, entre otros medios.

¿Pero tiene tratamiento?

Afortunadamente, sí. Sin embargo, estos me los tienen que aplicar rápidamente para evitar que mi falla avance y se complique. Para esto hay medicamentos que mejoran mi fuerza y sacan líquidos del cuerpo. Hay que bajarle a la sal y restringir los líquidos; en algunos casos requiero ayuda con oxigeno y, según el caso, puedo necesitar cirugía o la instalación de dispositivos que favorecen mis tareas.

¿Y el pronóstico?

Puede ser bueno si me tratan a tiempo y como debe ser. De lo contrario, puedo empeorarme y complicar la existencia.

Usted dijo que esto se puede prevenir. ¿Cómo?

Claro, aquí va una lista de cosas que todos pueden hacer para mantenerme sano. Empiece por no fumar, controle su peso y presión arterial, regule el alcohol, haga ejercicio de manera regular, baje la sal, las grasas saturadas y trans. Mérmele al estrés, descanse y visite al medico con regularidad.

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
ASESOR MÉDICO
EL TIEMPO

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA