Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 07:11 a.m. - viernes 18 de abril de 2014

Vida de hoy 03:20 a.m.

No es fácil regenerar a los violadores / Análisis

No es fácil regenerar a los violadores / Análisis

Su conducta no configura una enfermedad mental, lo cual impide desarrollar tratamientos eficaces.

Al oponerse al proyecto de ley que busca la cadena perpetua para los violadores en Colombia, el presidente del Partido Conservador, José Darío Salazar, lanzó un argumento polémico: los violadores podrían regenerarse si se someten a un tratamiento psiquiátrico.

Para los conocedores del tema, la afirmación resulta curiosa, pues ni siquiera hay consenso sobre si los violadores son o no enfermos mentales; en consecuencia, tampoco existen tratamientos efectivos.

"Si hubiera una forma eficaz de regenerar a los violadores, se aplicaría universalmente y no habría discrepancia conceptual al respecto. Sería posible no solo identificar al potencial violador, sino también prevenir sus actos delictivos", dice el psiquiatra Rodrigo Córdoba, presidente de Sociedades Científicas.

Según la psiquiatra Olga Albornoz, distintas investigaciones señalan que más del 80 por ciento de estos abusadores cometen estos actos en pleno uso de sus facultades; de ese total, el 70 por ciento puede tener trastornos de personalidad, y dentro de estos solo un pequeño porcentaje presenta características psicóticas, que los hacen inimputables (se exime de responsabilidad penal, porque no entienden la ilicitud de sus actos).

"En otras palabras, si hay enfermos mentales entre los violadores, son muy pocos", afirma Albornoz.

¿Por qué actúan así?

Los hombres -dicen los expertos- son más propensos a incurrir en estas conductas que las mujeres, lo cual se debería, entre otras razones, a que la respuesta sexual masculina tiene fases rápidas: estimulación, copulación y eyaculación. La femenina es más larga, lo cual las hace más selectivas.

Para Córdoba, lo que hay en la mente de un violador son conductas fundadas sobre antecedentes de violencia intrafamiliar, de agresividad e incluso de violaciones que generan sentimientos hostiles.

"Esto impide que controlen sus impulsos; aunque esto no configura un trastorno psiquiátrico específico, sí se trata de personas con perturbaciones", dice.

Albornoz insiste en que hay evidencia suficiente según la cual los tratamientos fundados en el uso de psicofármacos, intervenciones psicoterapéuticas e incluso tratamientos más radicales, como la castración química (destrucción con fármacos de la función testicular que desestimula el deseo), no han mostrado ser eficaces para evitar que un violador reincida.

'Hay que aislarlos'

La carencia de tratamientos eficaces para regenerar violadores ha llevado a la sociedad a buscar métodos para protegerse de ellos. Uno es el encarcelamiento.

"Es un tema complejo. Es claro que eso no los regenera, pero tampoco se puede permitir que vivan entre la población, como si nada", dice el psiquiatra Rodrigo Córdoba.

En algunos países que rechazan medidas extremas, como la pena de muerte, la cárcel perpetua o la castración química, hay centros de aislamiento para estos individuos. "Estos delitos obligan a las sociedades a plantearse soluciones, como la supervisión o vigilancia extremas, pero rara vez estas condiciones están legalmente previstas", explica.

Castigo a pederastas en otros países

Rusia: en mayo, el presidente ruso, Dmitri Medvedev, se mostró a favor de introducir la castración química para castigar a abusadores de niños.

Estados Unidos: la Corte Suprema de Justicia dictaminó, en el 2008, que no debe aplicarse la pena de muerte a violadores de niños; en seis estados se han probado legislaciones sobre castración química.

Polonia: en el 2009, aprobó una ley que prevé la castración química obligatoria por la violación de niños menores de 15 años y por incesto.

Perú, México y Bolivia: han discutido la adopción de la castración química e incluso de la pena de muerte, pero las iniciativas no han prosperado.

CARLOS F. FERNÁNDEZ
ASESOR MÉDICO DE EL TIEMPO
Twitter: @saludET

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper