Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 10:15 p.m. - jueves 17 de abril de 2014

Vida de hoy 09:17 p.m.

Defienda a sus oídos del ruido

Defienda a sus oídos del ruido

Foto: Fotolia

¿Cuándo un ruido es muy alto? ¿Cómo sé que tengo daños? ¿Qué me indica que abuso del volumen?

La audición es el guardián de la comunicación humana y la principal forma de conexión con otras personas.


Quienes escuchan con claridad no saben lo difícil que resulta cualquier daño en los oídos; incluso este puede llevar al aislamiento y a la pérdida de actividades placenteras.

Sin embargo es posible proteger la audición y para ayudar en esta tarea lo más importante es evitar la exposición a ruidos muy fuertes, porque cualquier sonido que sea lo suficientemente elevado puede causar pérdida temporal de la audición, provocar zumbidos o destruir las células nerviosas y generar daños permanentes.

Estos ruidos pueden ser generados por elementos cotidianos como las aspiradoras, los secadores de pelo, las sierras y los reproductores de audio. El problema es que muchas personas desconocen cuándo un ruido es demasiado alto y en qué momento está empezando a producirse la pérdida de audición.

Recientes estudios advierten sobre el incremento en la pérdida de la audición debido a la falta de cuidado con los oídos.

Las siguientes son las inquietudes que con más frecuencia se plantea la gente al respecto.

¿Qué afecta a los oídos?

El proceso de envejecimiento, algunos medicamentos y lesiones en la cabeza pueden causar problemas de audición permanentes.

No obstante, hoy la principal causa de pérdida es la exposición a ruidos altos por periodos prolongados. Las células y los nervios del oído interno se destruyen con la exposición continua o repetitiva a los mismos. Si un número suficiente de estas estructuras se pierden, el daño de la audición puede ser permanente.

¿Qué tan alto es un ruido alto?

La intensidad del sonido se mide en decibeles (dB), mientras más alto es el sonido, menor el tiempo que se requiere antes de que ocurra daño.

Ocho horas de exposición a un ruido de 85 dB diarios puede comenzar a dañar los oídos de una persona. Para hacerse una idea de lo que es un ruido excesivo basta decir que la herramienta pesada (como los martillos eléctricos que se usan en grandes obras) produce un volumen cercano a los 100 dB; escuchar con audífonos a alto volumen, unos 110 dB; ir a un concierto de rock, 120 dB, y un disparo, entre 140 y 170 dB.

¿Cuándo un ambiente es ruidoso en exceso?

Cuando el sonido es tan fuerte que una persona prácticamente tiene que gritar para ser escuchada.

Del mismo modo si no puede entender lo que otra persona, a 20 centímetros de distancia, le está diciendo.

Otra de las típicas situaciones nocivas para los oídos tiene que ver con el uso de reproductores de música: si una persona que está parada cerca a usted alcanza a escuchar los sonidos que provienen de sus audífonos, mientras los tiene puestos, preocúpese. Ese es el tipo de ruido que causa daños.

¿Qué síntomas indican que ya tengo pérdida?

Las sensaciones vagas de presión en los oídos, escuchar que uno está hablando como si tuviera la boca tapada o como si estuviera muy lejos u sentir zumbidos en los oídos se cuentan entre los síntomas de desgaste en la audición.

La primera señal de pérdida auditiva causada por el ruido es no oír los timbres altos, como el canto de los pájaros o no comprender el habla cuando se está en una multitud o en un lugar en donde se escucha mucho ruido de fondo.

Si el problema continúa, la audición va disminuyendo y los sonidos de tono bajo se vuelven difíciles de entender.

¿Cómo puede prevenirse el daño?

Disminuya su exposición al ruido; desarrolle el hábito de usar tapones en los oídos cuando tenga claro que va a estar expuesto a ruidos durante períodos de tiempo largos; no trate de tapar sonidos indeseables con otros más altos (por ejemplo, subirle al radio del carro para bloquear la bulla del tráfico).

¿Cómo aislar el ruido excesivo?

Si vive o trabaja en ambientes ruidosos, insista en utilizar materiales que absorban el sonido. Es útil, por ejemplo, poner tapetes de goma debajo de artefactos de cocina ruidosos e impresoras. Las cortinas y las alfombras también ayudan a bloquear el ruido de la calle.

FUENTE: HEALTH BEAT. ESCUELA DE MEDICINA DE LA UNIVERSIDAD DE HARVARD.

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper
Paginar