Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 08:05 p.m. - miércoles 16 de abril de 2014

Vida de hoy 06:55 p.m.

Algunas personas han perdido el sentido del olfato ¿por qué sucede?

Algunas personas han perdido el sentido del olfato ¿por qué sucede?

No ser capaces de oler lo que nos rodea puede ser peligroso.

Foto: Fotolia

Casi siempre se produce por infecciones o tumores. Un mal que sufren pocos y se presta poca atención

Les pasa a pocas personas, pero cuando sucede, la vida es otra. Es una vida que no huele a pan recién salido del horno ni a mandarina, chocolate o al perfume de la pareja. Es una vida que no huele a nada.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cerca del 2 por ciento de la población mundial sufre de anosmia o pérdida total del olfato (cuando es parcial se llama hiposmia). Se trata de un sentido, dicen los especialistas, con frecuencia subestimado frente a la vista o el oído, aunque sea fundamental. De hecho, es uno de los más antiguos en la evolución de la estructura cerebral de los mamíferos.

Según Miguel Parra, otorrinolaringólogo colombiano, la calidad de vida de las personas anósmicas es "muy mala, pues al perder el olfato también se pierde la capacidad de percibir los sabores y, por ende, el apetito". Además, destaca que los olores son capaces de activar las regiones emocionales del cerebro y gracias al olfato somos conscientes de que algo se está quemando o de que un alimento está contaminado, lo que evita que nos enfermemos.

"Es un sentido muy importante para el hombre. Como es poco común que lo perdamos, no le ponemos suficiente atención -explica Parra-. Y en la parte erótica es clave, pues sin olfato uno deja de percibir el perfume de su pareja, las feromonas, y eso puede producir impotencia y pérdida de la libido".

Infecciones o traumas

La causa más frecuente de anosmia es la inflamación de la mucosa nasal (sinusitis, rinitis y pólipos), pero también se puede dar por infecciones virales que afectan el nervio olfativo, o por traumas craneoencefálicos, que afectan la parte de la nariz en la que se aloja la mucosa que contiene las células olfativas. Igualmente se produce, aunque en menor proporción, por tumores -se sienten olores penetrantes y feos- y por factores hereditarios o congénitos -una persona nace sin que se hayan desarrollado los nervios que contienen los receptores olfativos. Y existe una anosmia ligada a la vejez, por lo que es común en quienes sufren, por ejemplo, de Alzheimer.

"La anosmia era considerada un problema difícil de medir, de detectar y, más aún, de tratar", le dijo al diario español El Mundo el otorrino Adolfo Toledano. Según un estudio realizado por él y publicado en el American Journal of Otolaryngology, después de la pérdida del placer por comer, los anósmicos sufren frustración, tristeza o irritación: "Primero porque sienten que nadie los entiende y luego, porque es frecuente que los médicos les digan que no hay solución".

Preguntas
Sí hay recuperación

¿Es reversible la pérdida del olfato?

Sí, al tratar las causas que producen la inflamación o irritación de la mucosa, el olfato se recupera. En pocos casos, por traumas, alteraciones crónicas o tumores en la fosa anterior del cerebro, es irreversible. Si esto ocurre, hay terapias que ayudan a traer a la mente los olores. A eso se le llama ilusión olfativa.

¿Cómo darse cuenta de que estamos perdiendo el olfato?

Al dejar de percibir aromas familiares; también cuando los demás enuncian la presencia de olores que no sentimos.

¿Esa pérdida tiene que ver también con la edad?

Al envejecer se tiende a perder mucha agua. Esa resequedad oral y nasal es un factor que entorpece el proceso químico necesario para detectar aromas.

¿Cuándo es momento de buscar ayuda?

Las alarmas deben prenderse cuando se siente un cambio en la percepción -que un olor familiar se distorsione o que otro usualmente agradable se vuelva desagradable- y cuando se va perdiendo el sentido del gusto. Sin embargo, la pérdida del olfato puede ser temporal si se debe a una congestión nasal y el sentido del olfato volverá a la normalidad sin tratamiento. Hay que tener en cuenta que si el problema continúa después de que pase la gripa o empeora, se debe buscar a un especialista.

REDACCIÓN SALUD

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper
Paginar