Novedades Tecnología

El costoso fin de Juicero, el 'iMac de los extractores de jugo'

La compañía se declaró en quiebra y ofreció reembolsos a sus clientes. Ahora buscarán un comprador.

Juicero

¿Un extractor de jugos con conexión WiFi? Por apenas dos millones de pesos, puede ser -OK, podía ser- suyo.

Foto:

Juicero

05 de septiembre 2017 , 09:23 a.m.

No es un chiste, aunque podría pasar a la historia como uno: Un exprimidor de jugos ultramoderno, conectado por WiFi, que buscaba seducir al segmento Premium del mercado de los zumos saludables. Ah, ¿mencionamos que en un momento se vendía por 700 dólares?

Eso fue Juicero, el ‘iMac de los extractores de jugo’, que tras el anuncio del cierre su casa matriz ratificó lo que dijeron sus más acérrimos críticos por los 16 meses que duró la empresa: que era un concepto estúpido, tremendamente sobrevalorado, y que representaba lo peor de la innovación sin ideas de la élite de Silicon Valley.

Sobre todo, confirmó que no era buena idea invertir 120 millones de dólares en ese proyecto. Si en efecto Juicero pasa a la historia como un chiste, será uno de los chistes más caros en épocas recientes.

En resumen, se trataba de un sistema automático que exprimía jugo no a partir de frutas, sino de bolsas de pulpa selladas herméticamente. En su sitio web, la fabricante decía: “Elegimos los mejores ingredientes orgánicos en el tope de su calidad”. Sin temor a la grandilocuencia, remataban con esta invitación: “Beba 4.500 años de perfección”.

En principio, la máquina despertó críticas por su extravagante precio. A razón de algo más de dos millones de pesos por unidad, se trataba más de una excentricidad que de un artículo necesario, decían. El precio bajaría después a 399 dólares, a lo que se agregaban 29,99 semanales por un kit de cinco bolsas de pulpa.

Precisamente las bolsas fueron motivo de otra controversia, pues Juicero se preciaba de haber creado un empaque inviolable, una especie de cerradura para la que solo sus máquinas ofrecían la llave. No solo eso, sino que en su manual se aseguraba que el extractor aplicaba "la presión exacta para cada fruta". Tanta sofisticación no resistió la prueba más elemental: en abril, un reportero de Bloomberg demostró que bastaba apretar la bolsa con las manos para extraer el jugo y que, de hecho, ese método era más rápido que el propio extractor.

Y, bueno, no ayudaba que al fundador de la compañía le gustara compararse con Steve Jobs y declarar en los medios -así como en el comercial de su producto- que literalmente corría jugo por sus venas.

Pero todo eso está en el pasado, el primero de septiembre de 2017 la firma de San Francisco anunció que suspendió todas las ventas y, por un espacio de 90 días, ofreció reembolsos a quienes los soliciten.

"Se hizo evidente que crear un sistema de producción y distribución nacional requiere una infraestructura que no podemos alcanzar como un negocio independiente”, señaló, en un comunicado, la compañía, que planteó la posibilidad de hallar un comprador con una cadena nacional de distribución de alimentos.

Habrá que ver si lo consigue. Por ahora, Juicero entra a la lista -junto al anillo destapador, el desempañador de espejos de baño y el celular mitad Android, mitad iOS- de ‘innovaciones’ de Silicon Valley que responden a problemas que no existen.

TECNOLOGÍA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA