Novedades Tecnología

ZTE de China se disculpa después de pagar multa por sanción de EE. UU.

La multa para la firma fue de mil millones de dólares. El caso ha mostrado tensión entre los países.

Fabricante de celulares ZTE

La Zhong Xing Telecommunication Equipment tiene 80.000 empleados

Foto:

Stringer / EFE

08 de junio 2018 , 11:29 a.m.

Después de meses de tensión y espera, el fabricante chino de chips ZTE llegó a un acuerdo con el Gobierno de EE. UU. para levantar las restricciones a proveedores que habían afectado sus principales líneas de negocio. El jueves, el presidente de ZTE, Yin Yimin,  se disculpó en un memorando tras el acuerdo de la firma de pagar una multa de mil millones de dólares a los Estados Unidos para terminar la prohibición. 

El acuerdo permite a la segunda mayor empresa de equipos de telecomunicaciones de China reiniciar las operaciones y reconstruir la confianza con los clientes globales, ya que funciona para pasar de un episodio que, según dijo, amenazaba su propia existencia.

Pero los expertos de la industria estiman que ZTE tardará al menos un mes en enviar de nuevo teléfonos una vez que se levante la prohibición, mientras que los empleados temen recortes de empleos, reducciones salariales y una posible pérdida de clientes, ya que la empresa reorganizará la gerencia.

La compañía acordó el jueves pagar la multa y revisar su liderazgo para levantar la prohibición que ha estado vigente desde abril.

La prohibición, que se remonta a una violación del embargo de los EE. UU. Sobre el comercio con Irán, había impedido que ZTE comprara los componentes de los EE. UU. En los que confía para fabricar teléfonos inteligentes y otros dispositivos.

ZTE se declaró culpable el año pasado de conspirar para evadir los embargos de EE. UU. Al comprar componentes de los EE. UU., Incorporarlos en el equipo de ZTE y enviarlos ilegalmente a Irán. La nueva sanción en abril se debió a que la empresa violó los términos de un acuerdo sobre disciplinar a los ejecutivos responsables de las violaciones originales.

El caso se ha vuelto altamente politizado y un foco clave de las conversaciones, mientras Washington y Pekín buscan evitar una guerra comercial.

En un memorando enviado al personal el viernes, el presidente de ZTE, Yin Yimin, se disculpó con empleados, clientes, accionistas y socios comerciales y dijo que la firma buscará aprender de sus errores y responsabilizará a los responsables, dijo un miembro del equipo a Reuters.

"Este problema refleja los problemas que existen en la cultura de cumplimiento de nuestra empresa y en el nivel de gestión", escribió Yin, según el miembro del personal, y agregó que el incidente fue causado por los errores de algunos líderes y empleados de ZTE.

"La activación de la orden de denegación ha causado enormes pérdidas para la empresa. La empresa ha pagado un precio desastroso ".


"Pagar la multa no es un problema, la verdadera dificultad está en el futuro y conseguir negocios en el futuro, especialmente en el extranjero. La confianza del mercado se pierde ", dijo otro empleado a Reuters. La persona agregó que el personal temía que habría recortes salariales y posibles pérdidas de empleos. "Las bonificaciones se verán afectadas".

Según el acuerdo, ZTE cambiará su junta y su administración dentro de los 30 días, pagará una multa de mil millones de dólares y depositará 400 millones adicionales en custodia. El acuerdo también incluye una nueva prohibición de 10 años que se suspende a menos que haya futuras violaciones.

Un tercer miembro del personal dijo que todos los empleados de ZTE estaban siendo convocados a reuniones grupales para "reflexionar profundamente" sobre el caso, lo que incluye asistir a la capacitación de cumplimiento y redactar informes.

La reestructuración de la gerencia también crearía inestabilidad, al menos a corto plazo. "Si tantos jefes se van al mismo tiempo, ¿cómo sería el proceso de sucesión? Habrá muchas luchas de poder internas por venir", dijo el tercer empleado. Los empleados no quisieron ser identificados debido a la sensibilidad del asunto.

En la sede central de ZTE en Shenzhen, la mayoría de los empleados con los que Reuters habló fueron reticentes a comentar sobre el trato de EE. UU.

Un empleado de oficina, que solo dio su apellido, Liu, dijo que no le preocupaba que la empresa realizara recortes importantes o fallara. "No estoy planeando buscar un nuevo trabajo".

REDACCIÓN TECNÓSFERA*
*Con Reuters

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA