Novedades Tecnología

Facebook y el futuro de la privacidad en línea / Análisis

La discusión sobre la protección de datos en internet debió darse hace mucho tiempo, dicen expertos.

Investigaciones a Facebook

el escándalo reciente le ha abierto los ojos a la población sobre la amenaza que plantea la inacción para la democracia misma.

Foto:

Dado Ruvic / Reuters

15 de abril 2018 , 01:42 a.m.

Chris Hughes, cofundador de Facebook, observó recientemente que el escrutinio público de Facebook “debió haberse producido hace mucho tiempo”.

Los líderes del sector de las tecnologías de la información (TI), especialmente en Europa, han venido advirtiendo sobre los abusos cometidos durante años por Facebook y otros portales. Sus recomendaciones prácticas son urgentes hoy.

El testimonio ante el Congreso de EE. UU. del CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, sirvió de poco para apuntalar la confianza en una empresa que trafica datos de sus usuarios.

Sus contradictores vienen sosteniendo este punto desde hace años. Stefano Quintarelli, uno de los principales expertos en TI de Europa (y miembro del Parlamento italiano hasta hace poco), ha sido un crítico persistente y profético del abuso que hace Facebook de su posición en el mercado. Para Quintarelli, el uso indebido que hizo Cambridge Analytica de datos adquiridos de Facebook fue una consecuencia inevitable del modelo de negocio de la firma de Zuckerberg. Y Facebook reconoció que Cambridge Analytica no es el único que explotó perfiles personales alojados en su plataforma.

En comunicaciones conmigo, Quintarelli dice que el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea (UE), que entra en vigencia el 25 de mayo, tras seis años de debate, “puede servir como guía en algunos aspectos”. Según el RGPD, observa, “las organizaciones incumplidoras pueden enfrentar sanciones severas, de hasta el 4 por ciento de sus ingresos.

Si el RGPD estuviera establecido, para evitar esas penalidades Facebook habría tenido que notificar a las autoridades sobre la filtración de datos apenas tomó conciencia de ello, mucho antes de las últimas elecciones presidenciales de EE. UU.”.

Quintarelli enfatiza que “la competencia es una herramienta poderosa para aumentar y defender la diversidad en el espacio digital”. Y aquí el RGPD debería ser de ayuda, porque “introduce el concepto de portabilidad del perfil, por el cual un usuario puede mover su perfil de un proveedor de servicios a otro, como hacemos cuando pasamos nuestro número de móvil de un operador a otro”.

Pero “esta forma de propiedad de los datos de nuestro perfil no basta”, admite Quintarelli. Igualmente importante es “la interconexión: el operador en el que depositamos nuestro perfil debería estar conectado con el operador de origen para que no perdamos contacto con nuestros amigos online. Esto es posible gracias a tecnologías como IPFS y Solid, desarrolladas por el inventor de la web, Tim Berners-Lee”.

Esta forma de propiedad de los datos de nuestro perfil no basta

Sarah Spiekermann, presidenta del Instituto de Sistemas de Información de Gestión de la Universidad de Economía y Negocios de Viena, es otra pionera de estos temas que desde hace tiempo ha advertido sobre el tipo de abusos vistos con Facebook. Spiekermann, una autoridad global en materia de tráfico de nuestras identidades virtuales, destaca la necesidad de tomar las riendas de “los mercados de datos personales”.

“Desde que el Foro Económico Mundial empezó a discutir los datos personales como una nueva clase de activos, en el 2011, los mercados de datos personales han prosperado con base en la idea de que estos podrían ser el ‘nuevo petróleo’ de la economía digital, así como de la política”, me dijo. Como consecuencia de ello, “más de mil empresas participan en una cadena de valor de información digital que recopila datos a partir de cualquier actividad online, y que ofrece contenido dirigido a usuarios unos 36 segundos después de su ingreso al reino digital”.

Si bien Spiekermann piensa que “los mercados de datos personales deberían prohibirse en su forma actual”, considera que el RGPD “es un buen motivador para que las empresas en todo el mundo cuestionen sus prácticas de compartir datos personales”. También observa que “un ecosistema rico en servicios en línea amigables con la privacidad está empezando a funcionar”.

Hasta ahora, el inmenso poder de cabildeo de Facebook ha eludido las ideas prácticas de Quintarelli, Spiekermann y sus colegas activistas. Sin embargo, el escándalo reciente le ha abierto los ojos a la población sobre la amenaza que plantea la inacción para la democracia misma.

La UE tomó la delantera en la respuesta, gracias a sus nuevas normas de privacidad, y propuso el cobro de mayores impuestos a Facebook y otros vendedores de datos personales online. No obstante, es posible hacer más. Quintarelli, Spiekermann y sus colegas defensores de la ética digital nos ofrecen un camino práctico hacia una red que sea transparente, justa, democrática y respetuosa de los derechos personales.

JEFFREY SACHS*
© Project Syndicate
* Profesor de la Universidad de Columbia y director de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA