Novedades Tecnología

‘Start up no es una empresa pequeña, es un ejercicio de supervivencia’

Trámites interminables y poco acceso a crédito son algunos de los obstáculos.

Emprendimiento

Los trámites son otra de las barreras a la hora de querer crear su start up.

Foto:

123rf

20 de noviembre 2017 , 06:04 p.m.

Si usted quiere emprender en Colombia, tenga en cuenta que se someterá a las mismas condiciones que afrontan quienes llevan 50 años en el mercado. Si desea acceder a un crédito, no tendrá consideraciones especiales por ser una start up. Como a las grandes compañías, le pedirán las garantías en términos de propiedad, historial de productos similares y ventas. Este es uno de los principales obstáculos a los que se enfrentan los emprendedores en Colombia y, sin duda, su principal queja.

“No se ha entendido que un emprendimiento no es una empresa chiquita, sino un ejercicio de supervivencia”, dice René Rojas, director de HubBog, comunidad que impulsa a start ups.

Nadie dijo que sería fácil, en ningún lugar del mundo lo es. Pero expertos del sector, emprendedores y académicos señalan que es necesario rediseñar la política de emprendimiento para que tampoco sea tortuoso. Los creadores piden que las condiciones tributarias de inicio tengan un trato especial.

“Colombia tiene una carga tributaria de alrededor del 70 por ciento. Es decir: del 100 por ciento de los ingresos, aproximadamente el 60 o 70 se van en impuestos, y eso nos restringe la posibilidad de generar empleos, por lo que al final se afecta la economía”, señala Mauricio Toro, gerente de Nuevos Negocios de Rebus Technology.

Rojas agrega que existen obligaciones parafiscales que bloquean las posibilidades de crecer. “Por ejemplo, la ley de riesgos de seguridad social. A algunos les toca pagar uno o dos millones de pesos por una asesoría de manejo de seguridad, igual que lo paga una empresa de cien empleados”, dice.

Los trámites son otra de las barreras. “Aunque en América Latina tenemos un buen lugar en creación de empresa de manera rápida, tenemos que cumplir con muchos pasos”, afirma Toro. Para Guillermo Caes, miembro de la Asociación de Emprendedores de Colombia, “esto lo que hace es invitar a los emprendedores a que no se formalicen”.

El pasado mes de octubre, el senador Juan Manuel Galán radicó ante el Congreso el proyecto de ley ‘Primera empresa’, que busca precisamente solucionar esos cuellos de botella. La iniciativa plantea cambiar las condiciones de evaluación de riesgo en un estudio crediticio, facilitar la contratación a start ups por el Estado y simplificar los trámites.

Los emprendedores, no obstante, destacan la inversión del Gobierno para impulsar la creación de empresa. “Hay apoyos como los programas de Apps.co, pero también se debe pensar en los emprendimientos que ya están funcionando y generan ingresos”, dice Caes.

Rojas coincide en que el Gobierno debería fomentar el nacimiento de empresas autosostenibles que apoyen a las start ups. “Hay que redireccionar recursos a ese sector porque el modelo asistencialista no ha mostrado resultados”, asegura.

Las equivocaciones

Cada paso es un reto. Para Juan Cubillos, cofundador de Nidoo, una plataforma que permite conectar a quienes quieren alquilar un garaje privado, es importante que los fondos de inversión entiendan cómo funciona una start up. “Estamos en una ronda para levantar capital y nos preguntan cómo es la monetización, pero no ven que los resultados van a ser a largo plazo”, indica. “Los fondos deben estar dispuestos a que de 10 inversiones que hagan, 7 u 8 fracasan”, agrega Rojas.

Y es que la decepción y el fracaso son inevitables: esa debe ser la premisa de todo emprendedor. “Los errores que vive son parte de su carrera y son necesarios”, afirma el gerente de Mi.com.co, Gerardo Aristizábal, quien agrega que el más común es tener una visión demasiado amplia y no aterrizar el producto a un mercado. “Te dicen que van a solucionar el mundo, pero primero hay que hablar de un grupo objetivo”, aclara.

“Lanzamos algo y creemos que todo el mundo lo va a querer, pero no probamos para ver cómo responde la gente”, dice Cubillos.

La dificultad de armar equipos es otra de las equivocaciones más comunes. Rojas añade que en algunas ocasiones es equivocado emprender por “oportunidades de mercado o estudios técnicos”. “Si el emprendimiento no parte de las pasiones internas sino de estudios técnicos o macroeconómicos, tarde o temprano la empresa o no vende o se estanca. Uno debe emprender muy emocionalmente, muy pegado a esas cosas que lo mueven o que le gustan”, concluye.

Consejos útiles

Rojas recomienda que al tener una idea lo primero que se debe hacer es buscar las primeras 5, 10 o 20 ventas. “Esas ventas son las que me determinan si hay posibilidad de escalar. Ahí es cuando hay que registrarse ante Cámara de Comercio. Muchos hacen el registro mercantil con solo una idea y se cargan gastos innecesarios”, señala. El experto dice que es indispensable buscar iniciativas que solucionen problemas. “Si no hay un problema, es mejor cambiar de idea pues el emprendedor es un solucionador de problemas, no un genio creativo”.

ANA MARÍA VELÁSQUEZ DURÁN
REDACCIÓN TECNOLOGÍA
@Anamariavd19

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA