Novedades Tecnología

‘Cambié mis bitcoines por dinero físico en un cajero’

Una máquina, instalada en Bogotá, permite canjear o vender monedas virtuales.

Cejero bitcóin

Athena planea instalar cajeros de monedas virtuales en Medellín y Cali. La idea es llegar a 100 máquinas en 2018.

Foto:

Claudia Rubio

21 de mayo 2018 , 10:06 p.m.

Atrás quedó la época dorada del bitcóin (BTC) que me hizo arrepentir de no haber comprado más fracciones. Ya pasaron esos días en los que la unidad de bitcóin se conseguía en 20.000 dólares.

La fiebre de la criptomoneda, que por poco nos calienta la cabeza, hoy es más un viento tibio. La unidad de la moneda se puede adquirir en la actualidad por 8.409 dólares que, aunque no es una cifra despreciable, sí refleja la volatilidad de ese dinero ‘imaginario’. Solo en la tercera semana de mayo, el BTC cayó un 3,7 por ciento, según coinmarketcap.com.

Hace cinco meses compré 0,0016735 fracciones de BTC (el bitcóin se divide en ocho decimales, por lo que una unidad equivale a 1.00000000), algo así como 15 dólares (50.000 pesos en su momento). Durante los picos que registró a finales de 2017, esos dólares se convirtieron en 30, 40 y hasta 50. Ya me sentía rico. No quise arriesgar mi ganancia y como pensé que podría seguir subiendo, no vendí.

Guardé mis fracciones de bitcóin como un principiante de esta ‘bolsa de valores virtual’. Nunca subió más. Volví a los 15 dólares. Incluso llegué a caer a los 13 dólares. Realmente no sabía qué hacer con las fracciones. Durante todo este tiempo una parte de mí insistió en quedarse y esperar otra fiebre de bitcóin y ahí sí vender mis unidades. La otra, menos optimista, decía que había perdido y que mi inversión de 50.000 pesos se quedaría en nada. Mejor dicho: que esa platica se había perdido. No fue sino hasta hace unos días cuando vi una salida.

A través de Twitter me enteré de que en Bogotá existe un cajero que permite comprar y vender bitcóin. Sí, un cajero como el que usamos para retirar el dinero de nuestro banco. Al principio, no lo niego, creí que se trataba de una broma. ¿Ha evolucionado tanto esa tecnología que ahora es posible ir a un cajero para comprar monedas virtuales o cambiarlas por dinero físico?

Resulta que sí. La máquina, propiedad de la compañía Athena (sucursal de la firma estadounidense Athena Bitcóin), es el primer cajero de monedas virtuales en Colombia de la firma y está ubicado en el norte de la capital del país. Desde allí se pueden comparar y/o vender bitcoines e incluso otras monedas como litecoin y bitcoin cash. Pronto será posible hacer transacciones con ethereum. Se pueden hacer movimientos de hasta cuatro millones de pesos.

Al principio, no lo niego, creí que se trataba de una broma. ¿Ha evolucionado tanto esa tecnología que ahora es posible ir a un cajero para comprar monedas virtuales o cambiarlas por dinero físico?

Hice el ejercicio de vender mis fracciones de BTC. El proceso tardó 20 minutos, más rápido de lo que había imaginado, pero no es tan fácil, especialmente para quienes apenas entran en este ecosistema digital.

Como era la primera vez que utilizaba el cajero, debí crear un usuario y contraseña. Para ello, la máquina me solicitó, en principio, mi número celular. Luego espere unos minutos y recibí un código (mediante SMS) de verificación. Ingrese esa combinación, seguido de mi nombre y número de cédula (la máquina solicita una foto con la identificación).

“Exigimos esos datos para evitar actividades ilícitas en nuestra máquina, como lavado de dinero o suplantación de identidad. Al no estar sometidos al control de vigilancia (no existe una regulación), somos voluntarios a presentar nuestros registros”, afirmó Cristian Peñaranda, director comercial de Athena Colombia, quien tiene 23 años y es graduado en negocios internacionales.

Agregó que todas estas transacciones son posibles porque el cajero se conecta, a través de internet, a una billetera virtual en tiempo real.Pasaron unos 10 minutos entre la realización de mi perfil y la revisión de mi información en bases de datos de riesgos. Después de eso fui aceptado para realizar la venta.

Agregó que todas estas transacciones son posibles porque el cajero se conecta, a través de internet, a una billetera virtual en tiempo real

En esta parte, el proceso se complicó. La máquina me ofreció el monto en pesos que deseaba recibir. Después generó un código QR que tuve que escanear desde mi billetera virtual, que es la aplicación en donde guardaba las fracciones. Después, en la app seleccioné la opción ‘enviar’ y esperé a que la transacción fuera confirmada y recibida en el cajero. Pero mi dinero aún no salía. ¿Será que lo perdí definitivamente?, pensaba.

“Esa transacción está sujeta a la aprobación de los mineros que están conectados a la red de blockchain (las monedas virtuales nacen de resolver fórmulas matemáticas en internet). Hasta que no sea confirmada, la máquina no dispensará el efectivo y lo que hace es generar un recibo con un código de bono”, informó Peñaranda.

En efecto, la confirmación tardó varios minutos, por lo que el cajero me dio un código. Luego de cinco minutos, digité la combinación y, finalmente, me entregó 20.000 pesos, lo que se traduce en 0,0000102 fracciones de BTC vendidas. La máquina cobra una comisión del 10 por ciento por cada transacción, al igual que la billetera virtual.

“Para instalar el cajero, los lugares nos piden referencias comerciales y manuales para prevenir el lavado de dinero y de reconocimiento al cliente”, señaló el joven emprendedor.

Sin marco legal

En conversación con EL TIEMPO, Francisco Reyes Villamizar, superintendente de sociedades, alertó sobre los riesgos de invertir en las monedas virtuales.

“Como es difícil establecer si el precio del bitcóin se va a mantener, el riesgo de perder dinero es bastante grande. Además, no hay ante quién reclamar las pérdidas porque no hay bancos o autoridades que respalden la operación”, señaló Villamizar.

En Colombia, según la Superintendencia de Sociedades, no se ha detectado captación ilegal de dinero a través del BTC u otras monedas virtuales.

“El mensaje es no invertir en operaciones que no tengan rendimientos razonables y que presentes utilidades exorbitantes. Si hay operaciones que se muestren como clubes de inversión o de referimiento de personas, hay que estar alerta”, añadió.

El Superintendente instó que por el momento no se ha considerado la creación de un marco normativo para las monedas virtuales.

CAMILO PEÑA CASTAÑEDA
REDACTOR EL TIEMPO
@penacamilo en Twitter
campen@eltiempo.com

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA