Novedades Tecnología

Las claves para entender el caso Waymo vs Uber

El lunes arrancó el juicio en el que se sabrá si la tecnología de conducción autónoma fue robada

Waymo vs Uber

Waymo es la unidad de carros autónomos de Google y Otto, de Uber, es una empresa que desarrolla la misma tecnología.

Foto:

Waymo / Otto

06 de febrero 2018 , 10:57 a.m.

El lunes 5 de febrero inició el primer día de juicio en una disputa legal entre Waymo (unidad de vehículos autónomos propiedad de Google) y Uber lleva más de un año. El caso es visto como una disputa entre las compañías por adueñarse de la conducción autónoma, una tecnología que se espere transforme los modelos de negocio en el sector de transporte y producción automotriz. Así mismo, el proceso y las fuertes acusaciones de 'robo de secretos profesionales' han traído a colación también el debate sobre la movilidad laboral en el sector tecnológico. 

El juicio, que se desarrolla en San Francisco, EE. UU., inició con la demanda que entabló Waymo a Uber en la que argumenta que supuestamente un exempleado de la compañía (el ingeniero Anthony Levandowski) habría robado un total de ocho secretos comerciales, compuestos por unos 14.000 archivos, en el momento en que realizaba su transición laboral a Uber Technologies. El caso se ilustra mejor al conocer el precio que Uber pagó a Levandowski para contratarlo: 592 millones de dólares.

Con la demanda, Waymo busca alrededor de los 2.000 millones de dólares como pago por daños. Pero la compañía de Alphabet también pide una orden judicial en la que se le impida al competidor seguir usando la tecnología supuestamente robada. 

El 30 de enero, cuando se escogieron los jurados del caso, Uber planteó una pregunta irónica sobre la política laboral en Silicon Valley ¿debería exigirse una lobotomía frontal completa a los ingenieros que buscaran cambiar de empleo? según dijo la compañía a Bloomber "eso sería lo que depara el futuro si Waymo ganara la demanda". 

El lunes, el juez del caso, William Alsup, escuchó las declaraciones de ambas partes. En repetidas ocasiones el juez de distrito de Estados Unidos ha asegurado que el proceso es importante para comprender jurídicamente "el problema de la movilidad de los empleados". 

Russ Mitchell, periodista del Los Angeles Times, se refirió a Waymo como "un llorón que no puede aferrarse a ingenieros talentosos y lo compensa al entablar demandas sin fundamento sobre secretos comerciales robados" Incluso, el periodista aseguró que en su criterio, los supuestos secretos comerciales robados de Waymo "no son realmente secretos, solo cosas que cualquier ingeniero entrenado en la tecnología adecuada ya sabría".

Los hechos


En una detallada línea de tiempo estructurada por la revista Fortune, se identifica que la salida de Anthony Levandowski, que había trabajado 9 años en Google, sucedió el 27 de enero de 2016, cerca de dos semanas después del lanzamiento oficial de Otto, compañía que fundó con Lior Ron y la cual fue adquirida a finales del mes de junio de 2016 por Uber. Para el mes de agosto de 2016 Levandowski se convierte en el jefe de investigación para los autos de conducción autónoma.

En Febrero de 2017, Waymo demanda a Uber por "infracción de patente y robo de secretos comerciales". La demanda alegó que Otto, la compañía del ingeniero, y su casa matriz Uber estaban utilizando fragmentos clave de su tecnología para conducción automática. Específicamente, Waymo aseguró que se trataba del LiDAR, una tecnología de detección de alcance que mide la distancia usando luz láser para generar un mapa 3D de alta precisión del mundo alrededor del automóvil en cuestión.

En un mandato del juez de distrito Alsup, publicado en mayo del año pasado, exige que Uber debe devolver los archivos confidenciales robados a Waymo. El juez aseguró que "Uber sabía, o debería haber sabido, que el ex ingeniero de Waymo había tomado archivos de Waymo que potencialmente contenían secretos comerciales", y que parte de esa propiedad intelectual se había "filtrado en los propios esfuerzos de desarrollo de Uber".

Para mediados del año pasado por su parte Uber asegura que nunca le dijo a su empleado que debía descargar los archivos de su ex empleador. Así mismo, el juez Alsup solicitó a ambas partes que redujeran sus problemas para el juicio. De esta manera Waymo decide desestimar tres de los cuatro reclamos iniciales.

Añadiendo más controversia al caso, Richard Jacobs, un ex analista de seguridad, testificó en el tribunal y aludió a una carta de 37 páginas enviada a una abogada interna de Uber. Aunque en el tribunal Jacobs se retractó de algunas partes de la misiva, el escrito aseguraba que existía una unidad dentro de Uber que trabajaba de manera sistemática en la obtención de secretos comerciales de sus competidores.

REDACCIÓN TECNÓSFERA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA