Novedades Tecnología

'Es la economía -digital-, estúpido'

Autores de ‘La Economía ‘No Collar’’ hablan sobre el mercado laboral y los retos de las ciudades.

Revolución digital

Economía ‘No Collar’ también analiza los retos y oportunidades de la democracia en el panorama de las TIC, entre otros temas.

Foto:

123rf

10 de noviembre 2017 , 11:17 a.m.

De acuerdo con la teoría oficial, Donald Trump llegó a la presidencia de EE. UU. porque un sector de la población, particularmente la clase obrera en el centro y centro este del país, decidió castigar a los demócratas por el desempleo y empobrecimiento que han llegado de la mano con la globalización.

Un fenómeno parecido se habría registrado también en muchos países de Europa, donde los partidos tradicionales no han podido resolver el drama que vive una clase media que se siente desplazada.

Eso, sin embargo, no es lo que piensan los autores de La Economía ‘No Collar’, un libro de la Fundación Bertelsmann y el Tanque de Análisis y Creatividad de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (Tic Tac) que se presentó oficialmente en Washington esta semana.

Para ellos, la zozobra en el mercado laboral es más bien producto de una revolución digital que crece y que está transformando no solo la cadena de trabajo sino la manera como el ser humano se relaciona con su entorno.

El libro, escrito por Felipe Buitrago, fundador de Tic Tac y por Samuel George, Asesor Digital en la Fundación Bertelsmann, parte de la idea de que lo que se está viendo en estos momentos indica que, más que una “era de cambios” lo que enfrentamos es un “cambio de era”.

Por citar un ejemplo, toda la tecnología que necesitó la Nasa para poner a Neil Armstrong en la Luna en 1969 palidece frente al poder que posee hoy día un smartphone.

La gente siente rabia porque se ve desplazada de sus empleos. Es más fácil responsabilizar a México por los empleos perdidos que echarle la culpa a un computador

“Lo más relevante para nosotros era convertir esto en una conversación incluyente que no solo esté dirigida a economistas, expertos y políticos. Todo está cambiando y nos afecta a todos. De no tener cuidado y si la gente sigue siendo desplazada, este progreso podría convertirse en algo sumamente divisorio”, sostiene George.

De allí que el libro esté escrito en un lenguaje sencillo y haga uso de infografías, caricaturas y fotos que ayudan a entender la película en solo 150 páginas.

Para Buitrago, “si bien no es una guía definitiva sobre cómo navegar la revolución digital, sí es una guía para que empecemos a apropiarnos de las oportunidades y nos adaptemos a los retos”.

Según Buitrago, el país atraviesa por una etapa en la que se habla mucho de la revolución digital pero no se aplica en la práctica. De hecho, se está reduciendo el presupuesto que se destina a esta nueva frontera.

‘La Economía ‘No Collar’’

‘La Economía ‘No Collar’’ fue lanzado esta semana.

Foto:

‘La Economía ‘No Collar’’

“No se piensa en lo digital primero, cuando es lo que deberíamos estar haciendo –dice Buitrago–. No es que esto vaya a pasar en el futuro, está pasando ya y debemos movernos en esa dirección cuanto antes”.

Según los autores, el libro también surgió como un aporte de ambas organizaciones para enriquecer el debate sobre la economía digital y por eso incluye temas como la velocidad exponencial de los cambios, el futuro de trabajos y productos, los cambios que requieren las ciudades para volverse ‘inteligentes’, alternativas digitales a la financiación, identidad digital, digitalización y comercio internacional.

Economía ‘No Collar’ también analiza los retos y oportunidades de la democracia en el panorama de las TIC, el auge del uso de datos y presenta una serie de acciones para mantenerse a la vanguardia en la era digital.

“Lo único que sabemos a ciencia cierta es que los cambios van a seguir pasando. Y la respuesta no es cómo protejo lo que tengo, sino cómo me adapto a lo que viene. Hay que seguir aprendiendo”, afirma Buitrago.

George, al analizar el impacto político, sugiere que en muchos países se está aprovechando el efecto de la globalización con fines electorales, pero sin medir causas y consecuencias.

“La gente –sostiene George– siente rabia porque se ve desplazada de sus empleos, pero no sabe bien a quién responsabilizar. Parte de la explicación está en la transformación digital. Pero, claro, es más fácil responsabilizar a México por los empleos que se han perdido que echarle la culpa a un computador”.

Eventualmente, dice el analista, esos trabajos regresarán a EE. UU. Pero si lo hacen, probablemente se verán sustituidos por máquinas y computadores. Y ese es precisamente el reto que sigue.

Es un debate que quizá resucite la vieja frase que usó Bill Clinton para fulminar a George H. Bush en las elecciones de 1992: “Es la economía, estúpido”. Aunque en este caso habrá que añadirle la palabra ‘digital’.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington
Twitter: @sergom68

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA