Novedades Tecnología

¿Dónde está el piloto? / Análisis del editor

Los autos autónomos son otra de esas profecías del cine de ciencia ficción que podríamos ver pronto.

fg

A medida que la tecnología avanza, precisamente en virtud de todas estas pruebas, los carros autónomos serán más y más seguros.

Foto:

Archivo / ETCE

15 de agosto 2016 , 06:07 p.m.

Entre los resultados financieros, los lanzamientos y las ineludibles noticias de Pokémon Go, un tema recurrente en las redacciones tecnológicas de hoy es el de los autos autónomos o, en términos coloquiales, los carros sin conductor. Vi de cerca el de Google, durante su evento I/O, y he seguido con atención los desarrollos de Tesla, una firma que ha apostado fuerte a esta clase de desarrollos. Otros actores de la industria, de Volvo a Uber, también se han mostrado interesados.

Los carros autónomos son otra de esas profecías del cine de ciencia ficción que podríamos ver realizadas durante nuestras vidas. Probablemente no alcancemos a ver las autopistas verticales de Minority Report, pero sin duda veremos evolucionar sistemas autónomos que permitan que su carro vaya por usted y lo lleve a su destino. Sonará a ciencia ficción pero ya existen modelos comerciales que parquean solos. De hecho, Audi probó ya un modelo que se despide de su conductor y se conduce solo para buscar un sitio en el parqueadero.

Pero por cada noticia prometedora sobre el asunto llegan otras que ilustran los desafíos que quedan por vencer. Los accidentes en las pruebas de Google se cuentan por docenas, si bien no han dejado víctimas. En la mayoría de los casos, carros con pilotos humanos estrellaron al vehículo sin conductor.

No puede decirse lo mismo de las pruebas de Tesla, que ya dejaron una fatalidad. Según el reporte, el piloto automático falló en reconocer un remolque que atravesaba el camino y se estrelló de frente, cobrando la vida de una persona que se hallaba a bordo.

Tesla, por supuesto, también tiene pruebas del potencial de su sistema para salvar vidas: la prensa cubrió el caso del vehículo autónomo que llevó al hospital a su pasajero después de que este sufrió un episodio cardiaco. El propio Elon Musk, el CEO de Tesla, reportó, vía Twitter, que su auto salvó la vida de un peatón que cruzó imprudentemente una calle oscura. Ocurrió en Washington el mes pasado. El carro accionó los frenos y la cosa no pasó del susto. Musk dice que si se usaran masivamente, sus carros salvarían 50.000 vidas al año.

El asunto es que la percepción del público frente a la idea de carros que se conducen solos es más emocional que racional. Un solo episodio fatal pesa más que las estadísticas que hablan de miles de kilómetros recorridos de manera segura por vehículos autónomos en EE. UU.

Está, además, el tema ético: ¿Cómo dotar a un vehículo de la capacidad de elegir entre salvar la vida de sus pasajeros o la de otras personas en su camino? Preguntas como esta, por ahora, no tienen respuesta.

A medida que la tecnología avanza, precisamente en virtud de todas estas pruebas, los carros autónomos serán más y más seguros. Pero pasará al menos una década (y probablemente más) para que el uso masivo de esta tecnología sea asumido por los consumidores del mundo como algo habitual.

WILSON VEGA
Editor Tecnósfera
@WilsonVega

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA